descripcion

descripcion

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Lectura de poesía y relatos en Mafalda`s Haro

Cartel promocional
La ocasión merecía la pena. Se acababa el año y el escritor afincado en Haro, Valerio, del que ya he hablado en alguna que otra ocasión, nos invitó a mi pareja y a mí, a acercarnos a la librería sita en la localidad, "Mafalda´s", porque iba a interpretar alguna de sus poesías manuscritas.

Además, Sara, la niña que aparece en la foto sentada en la silla del medio, nos deleitó también con la lectura de un cuento de navidad.


Momento de la lectura con Valerio, Sara y Maite

Y, por si fuera poco, Maite R. Ochotorena, una escritora de la localidad, leería un relato de los suyos y hablaría de sus proyectos como escritora en ciernes. A Maite no la conocía en persona, pero sabía de ella y de su primera obra "El secreto de la Belle Nuit" puesto que ha tenido una buena repercusión en las redes. Recuerdo que en una ocasión quedamos para realizar un trueque de nuestras obras pero por diversas causas eso no fue posible.



Marta, Sara, Valerio y Maite
Entonces, esta oportunidad no quería dejarla caer en saco roto. Así que nos acercamos a la hora prevista.

La velada resultó entrañable. Marta, la propietaria del local realizó hasta un escenario en el local ofreciendo un toque navideño con el mural de estrellas al fondo y nieve por doquier, que divirtió al público más joven asistente.

Ellos escucharon atentos las interpretaciones de los protagonistas.

Al final de las lecturas, Maite y yo hicimos el trueque de nuestras obras con sus correspondientes dedicatorias.
Todo un lujo conocer a gente cercana que posee al menos similares inquietudes.

Con Maite R. Ochotorena
Una vez acabado el acto, y como aún era pronto,  decidimos tomarnos algo por la localidad, para hablar de nuestros proyectos, situaciones y sobre todo para poder despedir el año.

Sin duda, una muy buena manera de concluir con un año repleto de buenas lecturas, buenas experiencias y logros particulares que desde aquí voy mostrando a medida en que van pasando los días, semanas, meses e incluso años...

"El secreto de la Belle Nuit"

Por otra parte, y algo que quiero señalar es lo siguiente: Valerio me comentó que, en su día, hojeando el Diario La Rioja, me reconoció en una reseña en la cual se hacía mención del número cinco mil de mis obras, vendido en Haro. Para ser sinceros, aquella noticia no la había leído y él me trajo un recorte del periódico que tenía guardada. Todo un detalle que desde aquí quiero agradecer.

A Pedro, el lector-protagonista número cinco mil le comenté que quizás pudiéramos salir en el periódico. (anteriormente ya había hablado con el periodista, Diego Marín, sobre esa posibilidad) Hoy puedo mostrar la foto que confirma tal hecho. Otro gran detalle y apoyo por parte de Diego.

Recorte del periódico con el nº 5000

Toda una muy buena experiencia.

Desde aquí quiero agradecer a Marta por su disposición a promover la cultura con gente de la localidad, a Valerio por su invitación, a Sara, a Maite y, de nuevo a Pedro por haber sido, en este año el lector protagonista número cinco mil. Gracias también a Diego por hacer eco de la noticia y a todos los que en este año escuchasteis al menos a un tipo con un libro bajo el brazo que se presentó ante la puerta de vuestras casas.

¡Un fuerte abrazo a todos y un feliz año 2015!






"Quién no encaja en el mundo, está siempre cerca de encontrarse a sí mismo"

 Hermann Hesse


jueves, 18 de diciembre de 2014

Anécdotas del puerta a puerta (18)

- Logroño.

Lo que me ocurrió hace ya un par de semanas en la ciudad de Logroño, para mí no tiene desperdicio. Resulta que, tras tocar el timbre de una puerta desconocida, aparece un hombre de mediana edad. Me presento ante él como escritor que promociona sus obras por diferentes ciudades, en busca de lectores.

Salvador se expresa, tras escucharme atentamente, con las siguientes palabras:

- No he leído un libro desde hace veinte años, pero éste, ten por seguro que me lo voy a leer- me dice con "agua" entre sus manos.
En ese momento, debido al poder que otorgo a esas palabras, descubro cómo los "noes" acumulados en la mañana cayeron repentinamente a mis pies, sobre ese frío pavimento.

- Logroño.

Un día, también en Logroño (tengo que decir que esto no me ocurrió tras tocar una puerta), iba andando por la calle, distraído quizá con mis frecuentes elucubraciones, cuando observo que, al cruzarme con una chica, ésta me mira de manera poco común.
Luego de ello, se acerca y me dice:

- Me estoy leyendo tu libro.

Me vino a la cabeza, entonces, una vez que me sucedió algo similar en Miranda de Ebro, y, curioso, quiero saber más.

- ¿Qué libro es?- le pregunto.

- "agua"- me contesta- viniste a mi casa hará un mes.

Rosana me comenta que hablando con vecinos del barrio, algunos también conocían mi historia y adquirieron un ejemplar de mis novelas, tras haber llamado, en su día, a sus puertas y presentarme.

- Me está gustando- prosigue Rosana.

Tras la inesperada charla, nos despedimos ofreciendo por mi parte mis gratitudes y ella animándome en mi tarea de búsqueda de lectores-protagonistas de esta historia.

Así fue como, esta vez sin llamar a una puerta, Rosana consiguió que los "noes" insistentes, se esfumaran contumazmente.
Me gustó su detalle. Para mí resulta un honor que alguien me reconozca y me pare en la calle animándome a que continúe con mi labor.
Gracias Rosana.

- Vitoria.

Hay veces que, naturalmente, las cosas te van peor que en otras ocasiones. Sobre todo ocurre cuando nadie se encuentra tras las llamadas, cuando éstas se ignoran de la forma más patente y no existe nadie con quién charlar sobre tu última novela.
No obstante, existe siempre una obstinación intensa en este proceder que me obliga a seguir buscando una y otra vez, una vez y otra.
Todas las ocasiones con la idea:

"Nunca sabes quién te va a abrir la siguiente puerta"

Así pues, transcurrían los minutos hasta que, en una de éstas, apareció Garikoitz.
Él me hizo caso. Pero no sólo eso. Escuchó de manera atenta mi relato y decidió adquirir un ejemplar de mi última novela "agua". Entonces, después de una buena conversación, nos despedimos.

Él, recuerdo, residía en un edificio de unas seis alturas. Descendí las escaleras confiado en encontrar a algún lector más en las plantas inferiores del edificio - creédme si os digo que a veces sucede- pero no fue éste el caso.
Salí, entonces, del edificio y llamé hasta que me abrieron la puerta del siguiente portal.
Esperando al ascensor estaba, cuando Garikoitz, para mi sorpresa, me abordó de nuevo:
- Sergio- dijo boqueando y tratando de coger aire- creí que no te iba a encontrar- continuó- quiero que me dediques otro ejemplar para mi cuñada que se lo voy a regalar.

Yo no cabía en mí. Cuando estas cosas ocurren, entiendo que a pesar de las negativas, también hay gente que valora el esfuerzo de personas que quieren abrirse camino.
Únicamente me resta decir que es un inmenso placer experimentar este tipo de situaciones.

Gracias Salvador. Gracias Rosana y Gracias Garikoitz por ofrecer más base a esta historia que no ha hecho más que comenzar y a la que os quiero añadir.

Agradezco vuestro apoyo y os envío un fuerte abrazo.


                        "No hay un final. No existe un principio.                                     Solamente existe una infinita pasión por la vida"
                                                                                           
                                                                                                 F. Fellini.

viernes, 12 de diciembre de 2014

Centro de Educación Para Adultos: Plus Ultra

Con Pilar Salas
Cuando por mediación de Aitziber, Charo me presentó a su amiga Pilar Salas y le comentó la manera en que he decidido promocionar mis obras; ésta, para mi sorpresa, no dudó un momento en pedirme que realizara una charla para sus alumnos del Centro de Educación Para Adultos, Plus Ultra; sito en la ciudad de Logroño.

Yo, por supuesto, acepté encantado.

Pilar, como profesora del centro, el día de ayer, me presentaba a sus colegas, minutos antes de la ponencia que iba a realizar en el lugar, el escritor Jesús Ferrero a eso de las 11:00h.

Entretanto, quiero destacar que Pilar también me presentó a Nieves, una profesora que tras cuarenta años dedicada a la docencia, ha decidido que ha llegado el tiempo de su jubilación o "júbilo", es decir, que puede dedicarse a un sueño largamente acariciado, viajar a Flateyri (lo explica muy bien en uno de sus poemas) para seguir impartiendo docencia en una escuela de adultos, como voluntaria en este remoto lugar de Islandia, repleto de paz y calma, y rodeada de naturaleza con mucha "agua".

Propuse a Nieves un trueque de nuestras obras y ella aceptó encantada.
El trueque de Nieves "Pinceladas poéticas"
Inés, su hija, es la coautora del poemario e ilustradora del mismo. Aquí os muestro una foto que documenta nuestro trueque.
Suerte en esa nueva andadura, Nieves.

Luego de todo ello, y tras la charla del escritor, me propuse con mi tarea insistente de esa búsqueda que ya muchos conocéis, de lectores por los barrios de las inmediaciones al centro, hasta que dieran las ocho menos cuarto de la tarde, y tras la que impartiría mi charla. Sin duda, era otra oportunidad interesante para llegar  a más gente.

Fachada del centro
Ocurrió que en la presentación hablé de cómo, tras quedarme desempleado, un día decidí embarcarme en la tarea de escribir libros y hacerlos llegar a la gente con todos los medios y alternativas (creo que son muchas) que pudiera tener a mi alcance. La verdad, tengo que decir que para mí fue un verdadero honor el hecho de que la clase, formada por alumnos y alumnas con situaciones muy dispares y nacionalidades diversas, me escuchara atentamente.

Allí se habló del "sí que se puede". Se habló de cosas interesantes sobre cómo sobreponerse a las situaciones difíciles que van surgiendo gracias a la coyuntura tan dramática que ya todos conocemos. Se trató incluso del medio ambiente y de diversos temas relativos al agua y su consumo. Pude hablar de mis libros, prestando especial atención a mi primera obra "Soy un gusano", sobre los valores y la tesis de que las ideas que tú mismo te pongas en la cabeza son las que te llevan hacia una dirección u otra.

Son tantas veces las que nos complicamos tanto...

Por supuesto, expliqué mi manera de trabajar y me entretuve hablando de mi última obra, "agua", con la cual me sigo moviendo por las diferentes provincias limítrofes a La Rioja, día sí y día también.

Momento de la charla

Ayer me encontré a gusto. Feliz de poder trasladar esta historia a más gente. Satisfecho también, porque, gracias a Pilar Salas, una puerta grande se había abierto.

Un lujo.

Supone para mí un honor la atención recibida.
De experiencias como la vivida ayer, surgen unas crecientes y terribles ganas de continuar por este camino. Cada vez, uno se siente menos solo. Quizá más cobijado por el apoyo inestimable que, gracias a todo esto de llamar a las puertas, me he ido, de manera paradójica, encontrando.

Rodeado de toda esa gente luchadora que sigue ahí,
pese a todas esas barreras que se presentan.
Sostengo que el de ayer fue un día intenso, completo, lleno de actividad, y muy productivo e indispensable en mi promoción.
Por sistema, tras tres años y algún mes más, continuaré desestimando los cerramientos de puertas, con sus connaturales "noes", que lógicamente me iré topando y depositando en los felpudos que dan la bienvenida a los hogares encontrados y, de resultas de todo ello, proseguiré con la firme intención de atesorar esos "síes" que, al menos, presten atención a un tipo que un día llamó a la puerta con un libro bajo el brazo (esto último va, sobre todo en este caso, por Inma).

Gracias a Aitziber, Charo, Pilar, Nieves, Inma y a toda esa "gente luchadora" que conocí en el día de ayer y que ofrecen más base a toda esta historia.

Un fuerte abrazo.


"Tu tiempo es limitado. No lo malgastes viviendo la vida de otro. No te dejes atrapar por los dogmas que consisten en vivir con lo que otros han pensado. No dejes que el ruido de las opiniones de los demás ahogue tu voz interior. Y, lo más importante, ten el coraje de seguir tu corazón y tu intuición"
                                                                                 
                                                                                   Steve Jobs


martes, 9 de diciembre de 2014

Con el micro y en tacones: Entrevista "agua"

Trilogía "Soy un gusano" y "agua"
Cuando la presentadora, reportera y redactora, Inmaculada, me envió un mail solicitándome una entrevista, lo tuve claro desde un primer instante. Siempre digo que todas las oportunidades que se presentan son pocas para promocionar mis obras y, ésta, sin duda, era una de ellas. Entonces acepté encantado. No obstante, además de la entrevista, lo que más me ha sorprendido y gustado, ha sido su particular perspectiva en cuanto a la manera de promocionar mis obras y llamar a las puertas. A mi parecer las siguientes líneas no tienen desperdicio y quiero mostraros lo que Inma escribió en su blog -Con el micro y en tacones-, un día antes de presentar la conversación:

Perspectiva de Inma

Hay veces que quien toca a la puerta de casa puede traerte algo inesperado... Quizás la felicidad, quizás entretenimiento y, en el mejor de los casos, encontrarte a un escritor con su novela en la mano… Esta es nuestra historia con Sergio Hernández…


Suena el timbre de casa… Me da pereza levantarme… (pienso que son los típicos comerciales que desean venderme un aspirador, un seguro del hogar o cambiar de compañía telefónica).
A continuación suena el timbre de mi vecina y oigo que abre la puerta. Pienso:  “pobre, ya la han enganchado”… Cuando de pronto escucho algo como… “Soy escritor y estoy promocionando mi novela”.

Me levanto del sofá de un brinco y voy directa (a cotillear) a la puerta de la entrada. Parece interesante, un chico joven que ha apostado por un sueño y ha decidido compartirlo con posibles lectores.

No puedo resistirme y abro la puerta. Tras una muy breve presentación del escritor y su novela, me sorprende con una tarjeta, a modo de marca-páginas, donde puedo comprobar quién es, por qué escribe y qué es lo que escribe… Así tengo la oportunidad de decidir si compro algún ejemplar de sus libros, o no.

Cierro la puerta y, como me corre sangre de periodista por las venas, decido ver quién es este chico que acaba de tocar a mi puerta. Abro el ordenador, busco el blog que aparece en la tarjeta, meto su nombre en Google… Y Voilà… Allí está… La página de Sergio Hernández.

“El escritor errante”, así lo han apodado algunos colegas de profesión. Y es que no es para menos… Ya va por su cuarta novela.. “Agua”…

Decido enviarle un mail a la dirección que aparece en su tarjeta y quedo para hacerle una entrevista… Su historia es de lo más interesante…

Mientras le hago la entrevista tomando un café me animo a leer algunos fragmentos de “Agua” y, os adelanto que no tienen desperdicio alguno. La novela promete intriga, tensión, diversión y se ven reflejados desde el primer momento todo el esfuerzo, tesón e investigación que hay tras este libro.
También nos da tiempo a hablar de su trilogía compuesta por: “Soy un gusano”, “Dos cabezas de alfiler” y “Consciencia”… Las historias que  narra me están enganchando, de pronto tengo una necesidad imperiosa de leer a Sergio, así que no me lo pienso dos veces y le compro sus cuatro libros. Algunos para mí, otros para regalar… Porque no hay mejor regalo que un libro, sobre todo si éste está escrito desde la más pura pasión y entrega…

Mañana podréis leer la entrevista que hemos hecho a este “Escritor errante” y conocer más a fondo su última novela, “Agua”.

Aquí os dejamos un pequeño adelanto de su sinopsis:

"¿Cómo reaccionarías si al accionar la maneta del grifo de tu casa, un día sí y otro también, no saliera ni una miserable gota de agua?"

He creído oportuno insertar esas líneas de su blog -con su permiso- puesto que demuestran uno de los aspectos "amables" de esta peculiar promoción.  En el siguiente enlace se halla la transcripción de la entrevista que me hizo la semana anterior, en una cafetería de la ciudad de Logroño, y que también se encuentra en su "página": 


Sin duda, un gran apoyo; considero a Inma como a una protagonista más que se suma a esta historia y una gran puerta abierta a esta promoción.

Gracias Inma por la entrevista, por tu gran interés e inestimable apoyo. 

Un abrazo. 




"Si usted piensa que puede o sueña que puede, empiece. La osadía posee genialidad, poder y magia. Atrévase a hacer y el poder le será dado"
                                                                              Goethe




sábado, 29 de noviembre de 2014

Último trueque literario: Pedro José Sáez Alfaro


 "Yo nunca olvidaré lo recibido"
Quizá fuera la ley de la probabilidad, unida sin duda a una suerte de casualidades, y la lógica influencia de la perseverancia, lo que hizo que el jueves de esta semana, me sorprendiera un hombre del que ya había oído hablar semanas atrás.

Sin duda, es lo que tiene esto de llamar a las puertas.

Situado ya mi coche en una de las calles de la ciudad de Logroño, me dispuse a acometer, aquella mañana, la tarea insistente de conocer a más lectores de mis novelas.

Recuerdo que Pedro fue una de las primeras personas que tuvo la decencia de escucharme aquel día. Él me hizo saber, en un primer momento, que también era escritor.
Cuando eso ocurre siempre existe una creciente curiosidad que me incita a saber más. Fue ese el principal motivo por el que pregunté por su nombre.

- Pedro José Saéz Alfaro- dijo.

Mi cabeza comenzó a elucubrar, la pantalla del pasado se agitaba con vehemencia y así se lo hice saber.

- ¿De qué me suena ese nombre...?- pensé en alto- ¡ah! ¡Claro!- proseguí tras unos intensos segundos-. Tú tienes una hermana que se llama Mª Luisa y vive en Haro.

El hombre tras la puerta, afirmó sorprendido. Le conté, a continuación, que Pedro, su sobrino, me atendió hacía ya unos quince días en Haro, convirtiéndose en el "lector-protagonista" de esta historia nº 5000.
Hablé de la experiencia, le mencioné mis propósitos y algo más sobre aquella charla que mantuve con sus familiares.

Él quedó sorprendido, yo entusiasmado por la increíble casualidad.
Entonces volvió a mí, aquella frase inherente a esta promoción:

"nunca sabes quién te va a abrir la siguiente puerta"

A continuación, como ya viene siendo costumbre, propuse a Pedro un trueque de nuestras obras. Él, para mi sorpresa, aceptó encantado.

Pedro, así lo dice en la contraportada de su libro de poemas, es Doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Deusto. Licenciado en Filología Románica por la Universidad de Zaragoza. Licenciado en Filosofía y Letras y en Teología por la Universidad de Salamanca y, por si esto fuera poco, aquellas líneas siguientes exponían un largo etcétera.

Pero además de todas esas cosas, a mí entender, lo más relevante de todo, es que Pedro es una persona entrañable y de trato agradable. Así lo pude comprobar el jueves de esta semana cuando me escuchó tras tocar su timbre y presentarme como autor que promociona sus obras por diferentes ciudades.
Sin duda, un honor el que me abriera su puerta, escuchara mi relato y se afianzara una buena charla.

Siempre resulta fascinante que una persona que posee similares inquietudes, en cuanto a la escritura se refiere, te abra la puerta, te escuche y se origine un intercambio de experiencias sobre este ámbito. Él, sin duda, se ha convertido en un ejemplo a seguir.
Pedro me dedicó su obra "Yo nunca olvidaré lo recibido". Me quiero quedar con unas palabras que me escribió en esas primeras líneas:

Para Sergio, escritor inquieto...

Quizá sean ciertos esos dos términos que me llamaron profundamente la atención;

-escritor inquieto-

Puede que lo avalen esas cuatro novelas escritas y una quinta obra que se encuentra en proceso de creación.

También puede que lo hagan los más de cinco mil libros dedicados de primera mano, las más de cinco mil charlas con más de cinco mil lectores de diferentes ciudades a lo largo de estos tres años..., y hoy, hoy quizás, blindado ante los "noes" que, de seguro, seguiré hallando, alejado aún más de ese estado tan indigno que supone quedarte sin empleo, sin ingresos..., inmerso en la tarea de aprender y de seguir aprendiendo a medida en que se va puliendo la narrativa, gracias indudablemente a la fiel compañía del fracaso, acierto y error..., hoy me encuentro con más ganas que nunca por conocer a más lectores y de vivir más experiencias como la contada.


Gracias Pedro José Sáez Alfaro.

"Llega un momento en que es necesario abandonar las ropas usadas que ya tienen la forma de nuestro cuerpo y olvidar los caminos que nos llevan siempre a los mismos lugares. Es el momento de la travesía. Y, si no osamos emprenderla, nos habremos quedado para siempre al margen de nosotros mismos" 
                                                                                    F. Pessoa 


miércoles, 26 de noviembre de 2014

Charla-Taller en Balnea

Cartel promocional
Siempre resulta un honor recibir invitaciones para hacer llegar tu historia a más personas. La editorial Balnea, todas las veces dispuesta a echar una mano, me propuso en su día la posibilidad de hablar sobre mi manera de proceder en esta búsqueda incesante de conocer a más lectores-protagonistas de mis novelas por diferentes ciudades limítrofes a la comunidad de La Rioja.

Yo, por supuesto, acepté encantado y así fue cómo, en el día de ayer, me acerqué a la ciudad de Burgos.

Sin embargo, no lo hice para llegarme a las 20:30h que era cuando empezaría la charla.
Me acerqué a primeras horas de la mañana, puesto que quería aprovechar el día y promocionar mis libros durante la jornada. Ya sabemos que siempre hay que aprovechar el tiempo y exprimirlo al máximo.

El día fue, como ya viene siendo habitual, intenso, repleto de "noes" que iban sistemáticamente cayendo al suelo, pero, al menos, los "síes" también aparecían de manera gradual.
Por fortuna, y esto lo llevo viendo cada día en estos últimos tres años, no todo el mundo cierra la puerta a tipos que se presentan con un libro debajo del brazo, tras llamar al timbre de su casa. Los hay, también, que leen, que escuchan, que se interesan y que quieren saber más de esta historia. El número de lectores, por suerte, por persistencia y también por goteo, insistía en aumentar.

Momento de la charla
Los timbrazos se sucedieron a lo largo de las horas, hasta que, al fin, llegó el momento de acercarme a Balnea.
Sin duda, resultó ser otra buena oportunidad, en la que se habló de esta manera de proceder y sobre todo quedó clara una muy buena idea muchas veces escuchada pero que quisiera recalcar:

 "Los límites los pones tú".

Esta frase, tal y como también recalqué ayer, viene a medida con la idea que quise mostrar con la primera de mis obras, esto es, "Soy un gusano".
En esta novela el asunto básico es que las ideas que tú mismo te impongas en la cabeza son las que te van a hacer que te lleves hacia una determinada dirección o hacia otra.
Y todo esto lleva la connotación de que tú y sólo tú eres el hacedor y el responsable de que eso ocurra. Tú eres el que decide en un cerebro plástico y flexible (aunque resulte duro y difícil de creer) en el que las ideas se pueden modificar. Únicamente hay que trabajar en ello.

Es tan sencillo, y, muchas veces tan complicado...

Me llevo un gran sabor de boca. Sin duda una intensa pero gran jornada.

Desde aquí quiero agradecer a los ocho últimos lectores de la ciudad de Burgos por su apoyo y por convertirse y sumarse a la cifra de lectores-protagonistas de esta historia. También, de manera especial  a Carmen y, a Ana Isabel porque, como ya he dicho en alguna ocasión, Balnea es aquella puerta a la que nunca tuve que llamar porque siempre estuvo abierta.

Un fuerte abrazo.

"En la vida y en el trabajo, lo más interesante es convertirse en algo que no se era al principio"
                                                                      M. Foucault








viernes, 21 de noviembre de 2014

Últimos trueques...

El "cd"de Carlos Onís
Sucedió el miércoles de esta semana. Me encontraba en la ciudad de Logroño con la siempre perseverante intención de promocionar mi última novela, cuando Carlos me abrió la puerta. En un primer momento me comentó que no estaba interesado. Fue por ello por lo que proseguí con mi búsqueda incesante de lectores.

Cuando andaba por los pisos inferiores, escuché el eco de unos pasos y descubrí a Carlos, el cual me solicitaba más información sobre mi libro y la manera tan peculiar de difundirlos. 

El músico con su "cd" y "agua"
Así fue como él se interesó por mi proceder y me propuso un trueque. Carlos Onís es músico, y me comentó que él andaba de la misma manera y que no perdía nada en absoluto por escuchar mi relato. 

- Todos sabemos lo complicado que resulta para alguien que no es conocido, hacerse un hueco- me dijo. 

En este sentido, el mercado musical como el literario, caminan muy juntos de la mano. 

- Si no nos ayudamos entre nosotros, no hacemos nada- creo recordar que comentamos. 

El caso es que ahí os muestro el "cd" de Carlos Onís. 
Tengo que decir que lo he escuchado y, aun no siendo muy entendido en la materia, su música me ha resultado muy interesante; así que, ya sabéis, si tenéis intención de hacer un regalo, ahí os brindo esta oportunidad. 


El mismo día, minutos más tarde, me abrió su puerta Carlos Sierra. Tras comentarle mi manera de promocionar mis obras, se interesó por mi libro y me comentó que él también había escrito un volumen del cual había impreso unos cien ejemplares para repartir entre allegados. 
Se trata de un cuento ilustrado por él mismo: "La princesa que amaba a las flores" 
Carlos Sierra es el autor tanto del texto como de las ilustraciones. A lo largo de la charla descubrí que era un libro dedicado a sus hijas, tal y como me comentó.

La princesa que amaba a las flores.

Entiendo que esto no es más que una búsqueda incesante de lectores. Muchas veces ardua, difícil y dura, pero, tal y como vengo diciendo desde el principio de esta aventura, nunca sabes quién te va a abrir la siguiente puerta.

Por supuesto, con esta promoción voy desechando, como ya sabéis, los incontables "noes", para aferrarme a experiencias tan gratificantes como las contadas. Gracias a ellas, te sumerges cada día más profundamente en la idea de que todo esto, cada vez más, merece la pena. 

Hoy son más de cinco mil libros distribuidos. 

Inmerso de lleno en un nuevo proyecto, cada día voy descubriendo que el oficio de escritor, por muchos muros que se nos impongan, bien merece la pena. No se trata más que de un mero aprendizaje en el que cuenta, por supuesto, la lectura de grandes obras de ilustres autores, así como también una documentación inagotable, un escribir, escribir y escribir..., y, en este proceso, siempre están los fracasos inevitables y más fracasos intensos, que te van llevando gradualmente hacia la meta de publicar tu siguiente obra. Un escalón más. Sí, y otro, y después otro. La vida nos enseña que quizá simplemente sea esa la dirección. Los vientos arrecian fuerte a menudo, las nubes nos acechan y la oscuridad gobierna tantas veces por doquier... No obstante, en ocasiones, tibios rayos de luz refulgen en un horizonte lejano. Sólo hay que dirigirse hacia él. 
Es siempre fascinante, comprobar que hay gente que aprecia tu manera de mover y promocionar tus obras, en un mundo con cauces y canales en muchas ocasiones muy limitados y, por el contrario, por paradójico que pueda parecer, muy abierto a alternativas varias, que circulan ante nuestros ojos. 

Desde aquí quiero dar las gracias, tanto al músico Carlos Onís, como al escritor e ilustrador del libro "La princesa que amaba a las flores", Carlos Sierra. 
Hoy, para mí, forman parte de esta historia. Un honor haber coincido con estos dos artistas y grandes personas. 



                      "Quizá todo esto no sea más que una maratón
                        en la que apenas lleve recorridos unos quinientos metros"



martes, 18 de noviembre de 2014

Vivar del Cid

Cartel promocional
Con ese viento desagradable, un frío burgalés propio del mes de noviembre; a las seis y media de la tarde, parecía que en Vivar del Cid fueran las cuatro de la madrugada. Ni un alma en las calles, domingo por la tarde y chimeneas encendidas en los hogares colindantes al "telecentro" del municipio.

Las múltiples hojas de los árboles se mecían, y, crepitaban esas numerosas gotas de lluvia palmoteando por doquier. Movidas, a su vez, por un impertinente y gélido aire insidioso que se inmiscuía insistente por cualquier recoveco olvidado.

A lo lejos, en la ciudad de Burgos, una densa columna de humo grisácea con matices propios del amoníaco, ayudada por el viento, se alejaba de la ciudad perturbando a los municipios de los arrabales y desalojando barriadas. La fábrica de Campofrío seguía ardiendo desde la mañana anterior.

Los habitantes de la localidad no eran ajenos al terrible suceso. Nuestros oídos escuchaban las vespertinas conversaciones propias y connaturales al desastre, en uno de los mesones mientras asían nuestras manos unos cafés bien calientes que expulsaban volutas de agradable humo.

A pesar del escenario descrito, minutos antes de dar las 18:30 horas, nos encontramos con Ana Isabel, editora de Balnea. Ella siempre, con su sonrisa inherente y optimismo propio, ofrecía algo más de luz a aquellas horas de la tarde. La editorial, junto con la colaboración de la Diputación de Burgos, organizaba el evento propio de los encuentros literarios "un pueblo, un libro, una historia".

Una vez en el lugar, preparamos el equipo en una confortable estancia caldeada y acogedora. Pronto, antes siquiera de empezar, la puerta de entrada se abría alternativamente e iban entrando los "audaces" asistentes.
Algunos asistentes

Entonces fue Ana la que me presentó como escritor de la editorial y yo comencé a hablar sobre mi experiencia en esto del escribir y de la manera de llegar a los lectores, desde mis comienzos con esta aventura.

Siempre resulta muy grato hablar de mis obras a gente que ha decidido acercarse al evento y dejar a un lado, al menos por unos días, esto de tocar timbres.  Conté la penosa circunstancia que supuso en mi caso, el hecho de quedarme desempleado y la decisión contundente de escribir novelas y llegar a la gente con los medios que tuviera a mi alcance. La acogida, por parte de los valientes asistentes, fue magnífica y, desde aquí, quiero agradecer.

Con Beatriz

Tras la charla, se formularon preguntas respecto a la forma tan atípica de llegar a la gente, también se habló, a parte de literatura, de música y de músicos que se movían de manera también poco convencional para llegar al público. Recuerdo que se hizo referencia a un página que lleva por nombre "pon un cantautor en tu salón".
Dejo el curioso enlace:

http://ponuncantautorentusalon.wordpress.com/

Descubrí, después del Taller, que Beatriz y Melisa, no siendo de Vivar, leyeron uno de los carteles distribuidos por la localidad y decidieron acercarse a ver qué es lo que por allí se iba a contar.
También conocí a familiares de Timoteo Riaño (Doctor Catedrático en Lengua y Literatura) que dedicó su vida académica a estudiar el Cantar del Mío Cid y en 1998 publicó tres obras que recogen todas sus minuciosas investigaciones.

¡Resultaba todo tan fascinante!

Sin duda, contra todo pronóstico, fue una calurosa y gran acogida, propia del buen carácter castellano. Una experiencia única que recordaré. Me llevo buenos momentos y buenas charlas con personalidades muy interesantes.
Momento de la firma

Ante días invernales, desapacibles y totalmente desmoralizadores, la buena actitud de gente que quiere encontrarse rodeada de gente, de conocer nuevas historias y de experiencias esquivas, hace que a uno se le vayan olvidando las adversidades para comprometerse, aún más si cabe, con su propio trabajo de escribir, y de entablar conversaciones con auténticos desconocidos que muestran un carácter afable ante las pretensiones de todos aquellos que quieren hacerse un hueco, de alguna manera, en esta coyuntura muchas veces tan férrea y contundente.

En fin, una experiencia digna de ser contada.
Desde aquí quiero agradecer a los asistentes del Taller de Vivar del Cid por su apoyo, así como a Ana Isabel como editora, a Esther como coordinadora del evento...

Por mi parte, el camino continua. Inmerso en mi quinta novela, promocionando mi última obra "agua", voy encontrándome con personalidades dispares que según sea el contexto, el carácter propio o la disposición a la escucha, me harán más o menos caso. Esto lo descubriré, por descontado, en cuanto las próximas jornadas se vayan cumpliendo. No hay duda.
Cinco mil, sí, es una cifra interesante que muy lejos estaba en mis comienzos. Hoy simplemente queda mirar hacia el futuro, desde este pináculo novedoso que ha descubierto mi caminar y eleva mis pies sobre un horizonte próximo por descubrir.

Gracias, Vivar del Cid.

"La vida no debe ser una novela que se nos impone, sino una novela que inventamos"
                                                         
                                                       Friedrich von Hardenberg, Novalis



viernes, 14 de noviembre de 2014

Nº 5000. LA TRILOGÍA Y "AGUA" CAYERON EN HARO

Pedro con "agua" y, de obsequio, la Trilogía "Soy un gusano"
Al abrirme esta mañana, Pedro me ha dado a entender  que era una persona que sí que leía.
De hecho me lo ha querido dejar bien claro desde un primer instante;

- Lo hago en digital- me ha dicho.

- Sí, la tendencia, sin duda es esa ahora mismo- he añadido casi condescendiente.

A pesar de ello, Pedro ha querido saber más de este tipo que se ha presentado en su puerta con un libro bajo el brazo.

Entonces le he explicado que lo hago así porque entiendo que cuando vamos a una librería casi siempre elegimos a autores consagrados y, los que queremos hacernos un hueco, lo tenemos algo más complicado. Le he comentado a continuación que llevo más de tres años promocionándome de esta manera por diferentes ciudades, que lo hago con mi cuarta y última obra "agua". Que intento, por supuesto, estar en todos los canales que se encuentran a mi alcance, pero el que más me surte efecto, de manera paradójica, es el entablar conversaciones con los propios lectores; quizá también-le he dicho- porque se elimina, o se hace más pequeña esa barrera que siempre existe entre lector y escritor.

A Pedro le ha llamado la atención la portada (con las cuatro letras de agua deshidratadas sobre un fondo nuboso) así como también el título de la novela.

Al final, tras saber más de ella, ha accedido y ha decidido adquirir el ejemplar número cinco mil.

Tan sólo por haber formulado aquellas palabras, Pedro se ha convertido en el día de hoy, en el lector-protagonista número 5000 de esta historia que, a lo largo de los años, os vengo contando.

Asimismo, he obsequiado a este nuevo lector con las demás obras que tengo editadas -qué menos-, es decir, la Trilogía: - "Soy un gusano", "Dos cabezas de alfiler" y "Consciencia". Luego de ello, Mª Luisa, su madre y hermana del escritor Pedro José Sáez Alfaro, nos ha hecho una foto para documentar la visita.

- Empiezo a leerlas esta tarde- me acuerdo que ha dicho Pedro.

Sin duda, un gran hito en esta promoción.

Al final, nos hemos despedido con un abrazo.

Hoy, a mi entender, es un día para celebrar.

Recuerdo los comienzos. Aquellos días en los cuales la incertidumbre, la inestabilidad y un devenir a todas luces oscuro, era lo que predominaba contundentemente. Me recuerdo encontrarme, más bien obligado a quedarme en un agujero tenebroso, en el cual todas las puertas estaban cerradas. Quizá aquel "gusano" fuera el que me dijera que había que tocar las puertas. Así lo hice y pude comprobar que algunas se abrían, ofreciendo algo más de luz a aquella situación tan deplorable.
Hoy la luz se hace cada vez más presente. Una sonrisa surge siempre en mi rostro y también en mis ojos cuando alguien me abre la puerta y no sólo me dice que lee, sino que quiere saber de mis libros.
Hoy son cinco mil puertas abiertas, cinco mil caras conocidas, cinco mil libros distribuidos y firmados de primera mano.
Hoy son cinco mil personas las que ofrecen luz a este habitáculo, las que han apoyado a este tipo que seguirá, sin duda, llamando a las puertas con algún que otro ejemplar de sus libros bajo el brazo. Deseoso de conocer a más lectores-protagonistas. Deseoso también de alejarse cada vez más de esa situación tan común y deleznable que nos ofrece a muchos este mercado laboral, todavía, fijaos bien, tras seis años, tan y tan deteriorado.

Hoy con más ganas que nunca de seguir rompiendo, eliminando, dejando atrás a todas  esas barreras que nos ponen y nos ponemos nosotros mismos en la cabeza:
" ¿Quién te va a abrir la puerta? Ahora ya no se lee en papel..., con la crisis que está cayendo..., con la de robos que existen, ahora se bajan los libros gratis. La cultura está infravalorada. Si no estás en las librerías no haces nada, si no te promociona una gran editorial no tienes nada que hacer. Por mucho que te esfuerces, la gente no compra".

No, no, no, no y más "noes", miles de "noes encontrados en estos más de tres años. Miles y miles de puertas cerradas. Son tantos los límites que hay que traspasar...

Y sí, sólo una frase... SE PUEDE.

Hoy, desvisto mis pies para calzarlos de nuevo. Hoy, miro hacia atrás y me sonrío. Hoy, reflexiono, vuelvo la cabeza y oteo un horizonte límpido y nuevo, con más luz si cabe. Hoy, respiro hondamente, con el fin de caminar de nuevo con diferentes zapatos, tocar más puertas y encontrarme con próximos lectores-protagonistas.

Gracias Bilbao.
  Gracias Álava.
    Gracias Cantabria.
      Gracias Navarra.
        Gracias Burgos.
          Gracias La Rioja.

                  Gracias Haro.

                         Gracias Pedro.

                                            Un  fuerte abrazo.




"Seguiremos intentándolo, aunque no nos apoyen..."


martes, 4 de noviembre de 2014

Entrevista en Cadena Ser

Momento de la entrevista
"Nunca sabes quién te va a abrir la siguiente puerta"

Es una frase que me acompaña en los poco más de tres años que conforman esta andadura.

La semana pasada, bajo la incógnita inherente y connatural que supone el llamar a una puerta desconocida, apareció tras ella; Inma.
Sorprendida, como es lógico ante mi presentación como escritor que promocionaba su última obra editada -"agua"-, ella se mostró interesada y decidió escuchar mi relato. Luego de ello se animó a adquirir un ejemplar.

Pero no sólo eso.

Inma me comentó que su marido, Miguel Navarro, trabajaba en la Cadena Ser Radio Rioja.
Lo que cuento sucedió en la ciudad de Logroño. A su vez me dijo que le hablaría de mí y de mi manera de hacer llegar mis libros a los lectores.

No pasaron muchas horas cuando, sorprendido por la rapidez, recibí una llamada de Miguel. En ella hablamos de la posibilidad de hacer una entrevista y fue entonces cuando quedamos para charlar sobre esta experiencia para el martes cuatro de noviembre. Para mí se trataba de una gran puerta abierta; hoy me alegro de poder decir que se trata de otra más.

Acercándome a los cinco mil libros distribuidos por diferentes ciudades limítrofes a la comunidad de La Rioja, en la actualidad siento que me muevo sobre una base mucho más sólida. Creada, sin lugar a dudas, por todos esos lectores-protagonistas que un buen día decidisteis escuchar a un tipo que se presentó con un libro debajo del brazo ante la puerta de vuestras casas.

Hoy es un día especial porque gracias a Inma y a la disposición de Miguel, he recibido un gran apoyo debido siempre al eco que supone salir en un medio de comunicación, puesto que logra acercar tus anhelos y expectativas a muchas más personas.

Aquí os dejo el enlace de lo que hoy hemos hablado:


Cadena Ser entrevista

No me resta más que agradecer el apoyo inestimable que he recibido de Inma y de Miguel.
Un fuerte abrazo para los dos por haber decidido formar parte de esta historia.


      "No hay meta imposible, sino pensamiento equivocado"


lunes, 20 de octubre de 2014

Firma de libros en Eroski

Carteles promocionales
Cuando aquella mañana en Miranda de Ebro, Asier me abrió la puerta de su casa y escuchó  atentamente mi relato, de sus labios surgieron la siguientes palabras:

- No voy a adquirir el libro ahora, pero se me ocurre que podemos hacer una cosa.

Mi expresión cambió de pronto. La atención se acentuaba. Esas palabras para nada eran muy comunes, y quise saber más.

Asier, como directivo de uno de los centros del grupo Eroski, me propuso una entrevista en ese mismo día en el Centro de Rivabellosa.

Yo accedí, por supuesto.

Él me indicaba la posibilidad de dejar en depósito mis libros en la librería del Centro Comercial.

Imaginaos.

Lectores interesados por las obras
El caso es que, tras unos días, se puso en contacto conmigo para hacerme saber que aquello que me comentó en un primer instante, no iba a ser posible.
Ya sabéis... La penalidad de no ser conocido..., los laberintos burocráticos..., bueno, para qué hablar de aspectos que ya de por sí, de sobra nos son conocidos.

Otros lectores 
Pero Asier me demostró que no es una persona de las que tiran la toalla a las primeras de cambio. Él es un tipo altruista, solidario, comprometido, y también rebosa empatía. Esto me lo dejó bien claro desde el primer momento. Tampoco quiere- tal y como me indicó- tomar protagonismo en esta historia. Pero algo dentro de mí me impide hacerle caso. Encontrarse con personas como Asier, a mi parecer, resulta un tesoro que bien merece la pena mostrar. Son esos valores, quizá, los que más falta nos hagan en el día a día en los tiempos que vienen corriendo. Ya son suficientes las mediocridades que nos ofrecen los distintos medios a cada hora que va pasando. Creo yo que con eso no nos tenemos que conformar. Ni mucho menos.

Con Leire, una amiga e incondicional lectora
Asier, dedicando un cuantioso tiempo que a mi parecer resultaba, desde un principio, excesivo; se inmiscuyó en la tarea de realizar los amplios carteles promocionales, pidió permisos, solicitó el escenario de la galería Comercial del Centro, diseñó "cuñas" con mensajes que anunciaban por megafonía el evento de Firma de libros de un "escritor local errante", tanto en los días anteriores a la firma, como el sábado 18 de octubre en la que tuve la oportunidad de hacerme llegar, de un modo diferente, a más lectores.

Luego de ello, oigo palabras tales como:

 - Sé que lo más fácil para mí, hubiera sido decirte que no y listo. Pero me parece interesante lo que haces. Sin embargo no quiero ser merecedor de importancia. 

Continuando con la dinámica de no hacerle caso (espero que me disculpe), quiero decir que Asier la tiene y mucha.

Desde aquí quiero agradecerte tu espontáneo y categórico apoyo, además de, por descontado, enviarte un fuerte abrazo.

Con Manolo y Feli






El día aconteció tranquilo. Muchos se llevaron las tarjetas de un tipo que quiere abrirse camino en este mercado literario.  También escuché frases interesantes tales como:

 "¿Ya has dejado de tocar puertas?", "Ya no te acuerdas de mí", "Quiero los cuatro ejemplares, hay que ayudar a los que estáis comenzando...", "Sabía de ti, gracias a un amigo que cogió tu libro", "Llamaste, en su día, a la puerta y no pude atenderte...", "Sigue así, continúa adelante"

Lugar cedido por el Centro Comercial Eroski
Probablemente aún me resten muchas jornadas de  seguir tocando puertas, quizá meses e incluso años, pero a cada día que va pasando, las fuerzas se van, además de perdiendo, también originándose  gracias sobre todo a comentarios de ánimo y buenas críticas que paulatinamente consiguen que este caminar sea mucho más liviano. Supone un ciclo en el que se tiene que ser perseverante. La idea, sin duda, sigue siendo el anhelo de tocar la puerta adecuada.

In fraganti
Hacerse oír es complicado. Las cosas están mal. Pero cada vez me aferro más a la idea de que en pocos días daré con el lector número 5000 de mis obras. Supone un hito importante en esta promoción como escritor.
Con toda probabilidad, también seguiré encontrándome con gente que rechace de pleno el escuchar a un tipo que llame a su puerta con un libro en la mano. Resulta tan chocante y paradójico... 

Momento explicativo
Y por supuesto, inmerso en la creación de mi quinta novela, los días van asentándose para que ésta vea un día la luz y hasta es posible que pueda tener un hueco entre los escritores que muestran sus libros en los grandes centros comerciales. ¿Quién sabe? ¿Quizá hasta pueda ocurrir?

Con algunos lectores más
Y si no es a la quinta, quizá sea a la sexta, o a la séptima, octava o la siguiente, o la próxima obra que vaya editando...
Únicamente hay que ponerse manos a la obra, armarse de valor, remangarse y tocar: 



                              Nunca sabes quién te va a abrir la siguiente puerta.




Solamente me queda agradecer de nuevo a Asier por su ayuda y por formar parte de esta historia,  a Mónica, a Fernando, como también a los trabajadores del Centro Comercial Eroski de Rivabellosa, a los lectores que se acercaron para conocer o saber más de mis obras y a Leire y Asun por su grata visita. 

Resultó ser una experiencia gratificante y una verdadera gran puerta abierta.


"Ya todos estamos en edad de tirar por la borda los sentimientos que no sirven para nada, y quedarnos sólo con aquellos que nos ayudan a vivir". 

                                                                                          Isabel Allende 



sábado, 11 de octubre de 2014

Casa Aragón en La Rioja

Detalle del pin de la asociación
A veces ocurre, más bien muchas veces, que llamo a la puerta y me presento como escritor que está promocionando sus obras y como es lógico, no siempre pillo a la gente en el contexto. Esto me sucedió hace ya varias semanas en la ciudad de Logroño. Aquel día recibí una negativa, pero Javier, al menos, accedió a adquirir una tarjeta en la que muestro la dirección de este blog.

La cosa hubiera sido hasta ahí normal; no obstante, un día recibí un mail:


"Hola Sergio soy una de esas lectoras que has llamado a mi puerta para ofrecerme tu libro "agua" y no lo he comprado. Pero después que te has marchado se me ha ocurrido una manera de dar a conocer tus libros y tu historia como escritor errante. Mi nombre es Pilar y soy la presidenta de una asociación sin ánimo de lucro me gustaría ponerme en contacto contigo para ver si te interesaría exponer tu obra en esta asociación".


Con el pañuelo aragonés, obsequio de Pilar
por parte de la asociación
Tras contestar a Pilar accediendo a su invitación (lo considero un gran apoyo por su parte), quedamos para el día viernes 10 de octubre. En el día de ayer a las 20:00h presenté mis cuatro obras, haciendo hincapié en mi última novela "agua" y en mi peculiar manera de difusión.

Tengo que decir que la acogida, desde un primer instante fue estupenda por parte de los presidentes -Javier y Pilar- y de todos y cada uno de los asistentes al acto.

Pilar me comentó que fue Beatriz, su hija, la que, tras conocer mis andanzas gracias al blog, insistió para que la charla tuviera lugar. Sin duda, un gran detalle por su parte que desde aquí quiero agradecer.


Ayer hablé de mis obras, de mis intenciones para con ellas, de mis anécdotas y experiencias acumuladas en estos tres años de promoción, de mis propósitos futuros y de lo difícil que resulta resaltar en un mercado literario si careces de contactos en el sector. Respondí a las preguntas que surgieron, y se originó una charla sobre literatura y las tendencias tecnológicas, lo difícil de introducirse en una gran editorial...

Fueron más de sesenta minutos intensos que corrieron con gran celeridad.


Con Javier y Pilar, presidentes de la asociación
También me resta mencionar una anécdota curiosa que ocurrió tras la presentación y en el momento de la firma de ejemplares:

Mariano, tras acercarse a la mesa y presentarse, me dijo:
- Sergio, quiero las cuatro obras. Estoy en deuda contigo.

Le miré un tanto sorprendido ante lo atípico de la situación.

Él prosiguió con su relato:

- Un día llamaste a mi puerta y no te cogí el libro. Te comenté que en aquel momento me encontraba desempleado, pero sí que adquirí una de tus tarjetas. Visité tu blog y, desde entonces, he seguido tus andanzas y me quedé con las ganas de conocer tus obras. Hoy he sabido que ibas a estar por aquí y no he dudado en acercarme.

Intenté hacer memoria. Siendo honestos, me resultó imposible recordar aquel momento..., aquella cara..., pero la curiosidad se hacía fuerte.

-¿Cuando fue eso?- inquirí.

- Hace ya aproximadamente un año y medio- resolvió Mariano- ahora, por fortuna estoy trabajando y me puedo permitir las obras.

Ante esta situación, tuve que confesar que se me erizaban los pelos de la piel ante tal disposición y honestidad por su parte. Intenté exponer que para nada se tenía que sentir con ninguna clase de deuda, pero Mariano insistía en que le firmara los ejemplares.

Sin duda, lo que acabo de contar se añade a una historia que, si bien comenzó hace ya tres años, comprendo firmemente que aún tiene mucho por vivir. Como suelo decir alguna vez: 

"Todo esto es como una maratón en la que hasta el momento llevaré recorridos unos quinientos metros"

Aquí quiero mostrar unas cuantas fotos que documentan la agradable jornada de ayer:

firma de libros
Momento de la presentación













Momento del "lunch"
La obra presentada
Rodeado de amigas asistentes




Con algunos de los asistentes







Obsequio del pañuelo de la asociación

Momento tras la presentación
 y "piscolabis







Otra frase que me acompaña desde los inicios de esta promoción y que quiero mencionar es la siguiente: 

"Nunca sabes quién te va a abrir la siguiente puerta"

Son situaciones como la contada, las que hacen que todo esto, para mí, realmente merezca la pena. Sin lugar a dudas, proseguiré con este método que, de manera paradójica, es el que más me está funcionando hasta el momento, en cuanto a la distribución de ejemplares se refiere y en cuanto a la recopilación de excelentes experiencias. Por supuesto, seguiré estando abierto a esta clase de oportunidades que de cuando en vez se presentan y sería, por supuesto, un gran error rechazar. 

Un fuerte abrazo para Pilar, Javier, Beatriz por ser la artífice de que ayer presentara mis obras;), Mariano y, como no, para todos los asistentes al acto.

Disfruté y mucho. 

Resultó un gran honor conocer a algunos aragoneses que residen en la ciudad de Logroño. 

                                            ¡¡¡Gracias por vuestra buena acogida!!!


"Si de verdad vale la pena hacer algo, vale la pena hacerlo a toda costa"
                                                                            G. K. Cherleston





jueves, 9 de octubre de 2014

Último trueque literario: Sara Tapia

Trueque "femenino plural" de Sara Tapia
Sucede que hay días, cada vez menos, en los que me sigo promocionando con la primera de mis novelas; "Soy un gusano".

Lo hago porque aún me quedan ejemplares y quiero que haya más lectores que conozcan este relato abierto al optimismo. Tengo que decir que todas las jornadas, por suerte, encuentro a personas que apoyan mi labor y lo agradezco profundamente. Pero también lo hago (y esta quizá sea la verdadera causa) porque estoy sin ejemplares y me encuentro a la espera de la segunda edición de mi cuarta obra "agua".


En el día de ayer, tras tocar su puerta en uno de los edificios de la ciudad de Burgos, me presenté ante Sara Tapia como escritor que busca lectores por diferentes ciudades y barrios. Ella, un tanto perpleja en un primer instante, me comentó que también escribía, pero que no tenía intención de adquirir ningún libro.

Ante esta disyuntiva, que por otra parte es bien lógica y es necesario advertir que me la encuentro todos los días, intento siempre dejar claro que la intención primordial no es vender libros, sino que cada vez haya más gente que conozca al tipo aquel que toca puertas para darse a conocer y lograr un puesto en este mercado literario tan inmenso en el que es tan y tan difícil destacar. Por supuesto, entre uno de los fines que tienen mayor peso, está, por supuesto, que la gente también lea mis relatos.
De esta forma, ayer me pude explicar y, Sara, me comentó su particular andanza en esto de la literatura y me presentó "femenino plural" una antología de relatos editada en el año 2006, por una editorial burgalesa.

Tras proponer un trueque, ella aceptó -documento el hecho con la fotografía superior-.

Hoy sigo encontrándome, por supuesto, con situaciones similares. Tal y como dije en su día en un reportaje: "Nunca sabes quién te va ha abrir la siguiente puerta..."

Esto es así y seguirá siéndolo.

Una vez relatada esta breve pero gratificante experiencia, quiero seguir agradeciendo el apoyo a todas esas personas que me escuchan en mi día a día y de manera especial a Sara Tapia, por ser la protagonista de esta entrada.

Un abrazo.


Nota recordatoria:


Mañana viernes 10 de octubre, daré una charla-presentación en la ciudad de Logroño, concretamente en La Casa de Aragón, C/ Mª Teresa Gil de Gárate, nº 14, bajo. A las 20:00h
Allí explicaré de manera directa, todo esto que vengo contando en estos últimos años.


                                                                                Estáis invitados. 

Reseña en el Diario La Rioja