descripcion

descripcion

viernes, 26 de septiembre de 2014

Octubre 2014. Un mes atípico.

Trilogía "Soy un gusano" y "agua"

A modo de apunte:

 " Raúl ha sido la primera persona de la ciudad de Vitoria que ha adquirido mi cuarta y última novela "agua", tras tocar su puerta"





Como ya he comentado alguna vez en este blog, me considero una persona de decir; -he hecho- antes que -voy a hacer-

Me explico.

Cuando escribí la primera de mis novelas nadie sabía de su existencia hasta que un día aparecí con la noticia de que había editado mi primer libro y lo obsequiaba entre mis allegados. La verdad es que fue una sorpresa para todo el mundo y yo me sentía muy satisfecho por haberlo logrado, no sólo por escribir el relato, sino también de haberlo editado e incluso haber guardado de manera tan celosa el secreto.

No obstante, si bien una ansiada meta había sido cumplida, el objetivo principal por aquel entonces no se había logrado ni mucho menos.
Tras haberme quedado sin empleo y cuando decidí convertirme en escritor, me propuse un fin algo más amplio que escribir un solo libro. Quería, si todo salía bien, dar forma a una trilogía. Así lo hice y, si bien la gente, los allegados, sabían que estaba escribiendo, nunca sospecharon que todo ello venía a cuento de dar a luz tres libros. En marzo de dos mil doce, salió a la "calle" mi tercera obra "Consciencia", concluyendo con la historia de la Trilogía "Soy un gusano".

El gran objetivo se había cumplido.

Ahora tengo por costumbre, cuando sale en papel mi última obra, tener al menos la idea de la siguiente novela por escribir, y ponerme a ello nada más tener aquella en mis manos. Ya no supone ningún secreto el que yo escriba libros. Supongo que ese es el trabajo de un escritor que quiere hacerse un hueco en este mercado editorial y literario.
Con esto quiero decir que, tras haber editado mi cuarta obra "agua", ya estoy inmerso en la creación de mi quinta novela. Siempre es fascinante tener en mente un nuevo proyecto.

Dicho todo esto, como ya sabéis, sigo también inmerso en la tarea de buscar lectores de mis obras. Lo hago cada día por La Rioja y las diferentes provincias limítrofes. Es a día de hoy, cuando van a hacerse ya tres años, cuando el número de lectores se acerca irremediablemente a los cinco mil (hoy sólo me restan para ello, conocer a otros doscientos veintiún lectores más).
La precariedad es una norma que impera desde hace años en nuestra sociedad y, en mi caso, sigue existiendo. El futuro es incierto. Esto está más claro que nunca pero, por otro lado y pensándolo mejor ¿Cuándo ha dejado de serlo?

Con todo, procuro seguir estando abierto a todas las alternativas posibles que pudieran vislumbrarse. Así pues, por la parte que toca a las redes sociales, sigo escribiendo en este blog entradas que explican mi caminar y las cuelgo en Facebook y Twitter. También, en todas las ciudades por las que me voy moviendo dejo en al menos una librería, libros en depósito. Sigo dando charlas, coloquios y hago presentaciones. Es decir, el camino convencional nunca ha sido dado de lado, pero tengo que decir que, a todas luces, es con el método del puerta a puerta, paradójicamente, con lo que recibo mayores resultados en cuanto a lectores de mis novelas se refiere. Ni que decir tiene que las experiencias recogidas con este proceder merecen y mucho la pena.

Se han convertido, en la actualidad, en algo con lo que me siento francamente satisfecho.

A cuento de todo esto viene que en el próximo mes de octubre, las cosas cambian, por suerte, en modo alguno. Sí. En esta ocasión no entro en él como lo hubiera hecho en los meses que se me han venido presentando hasta ahora en estos años pretéritos. Sin tener nunca nada atado e introduciéndome en ellos con una absoluta precariedad y desconociendo lo que me iban a deparar las puertas que pudiera tocar.
En este mes de octubre del año dos mil catorce, seguiré presentándome, por supuesto, tras las puertas, como el escritor siempre errante, que promociona sus libros y busca lectores.
Sin embargo hay tres o cuatro acontecimientos que me acercan un poco más al camino convencional y, a mi parecer, logran allanar algo más este caminar.

Los cuento:

- 10 de octubre en La Casa de Aragón en La Rioja, realizaré una presentación. La calle es Mª Teresa Gil de Gárate 14, bajo. Logroño. Esto será a las 20:00h

- 18 de octubre en el supermercado Eroski de Rivabellosa, estaré firmando ejemplares primeramente durante la mañana del sábado y podré alargarlo durante toda la jornada según la actividad que vaya habiendo.

Estas dos actividades resultaron de haber tocado las puertas, creo yo, adecuadas.

Por otro lado, la Editorial me ha propuesto dos actos más:

- 24 de octubre. A las 16:30h en Burgos, Calle molinillo, en la Editorial Balnea, daré una charla a un grupo abierto a desempleados.
Asimismo, ese mismo día a las 20:00h, haré mi primera presentación en la ciudad burgalesa en el Monasterio San Agustín. (Aplazado al mes de noviembre)

Como veis, expongo esta información por el mero hecho de teneros informados y satisfecho también porque, a medida que va pasando el tiempo, voy encontrándome con más y más personas que me apoyan en este propósito de llegar a cuantas más personas mejor.

Aquí quiero agradecer a Pilar, Asier y por supuesto a Juanma y Ana Isabel, por su inestimable apoyo.

A medida en que vayan aconteciendo los actos, iremos hablando de ello.

Una de las tarjetas firmadas




Y, por otro lado, tal y como prometí en su día, no podía dejar de citar a las cinco lectoras más guapas de la ciudad de Logroño ;)







Para terminar, otra anécdota que quiero atesorar puesto que me llamó la atención en la ciudad de Vitoria.

Mª Jesús (Susi), tras haberme presentado con mi cuarta y última novela "agua", me reconoció porque, en su día, toqué su puerta promocionando la primera de mis obras "Soy un gusano". En aquella ocasión, decidió adquirirla, en está también lo hizo.

- Si me vinieses con una enciclopedia que la hubieses escrito tú, también te la compraría- me dijo con una sonrisa, la mujer- me parece maravilloso lo que haces- concluyó.

Sin duda, un buen regalo para mis oídos.

Un fuerte abrazo.






CCCXIII

"Luchar contra lo imposible por salvar tu vida es una locura. No hacerlo es una estupidez"

                                                                     Alberto Pérez Ruiz 
                                                                              (Gotas sobre el polvo)






viernes, 12 de septiembre de 2014

Anécdotas del puerta a puerta (17)



A modo de apunte:

 "Divina ha sido la primera persona de la ciudad de Logroño que ha adquirido mi cuarta y última novela "agua", tras tocar su puerta"





Y ya metidos de lleno en esta entrada os voy a contar dos historias que para mí tienen verdadera relevancia en esta promoción de llamar a las puertas. Las dos ocurrieron en la ciudad de Logroño:


 1.  Me acuerdo que, en aquella ocasión, me costaba entrar en el edificio. La barrera del portal aún no se había abierto, pero mi dedo seguía pulsando botones y mis oídos no hacían más que escuchar una negativa tras otra. De pronto, estos escucharon el tintineo de unas llaves y, al volver la cabeza comprobé que un chico adolescente, se disponía a entrar en el portal. 
Abrió. 

Entramos los dos y, tras unos saludos formales, nos dirigimos al ascensor. Con la única intención de no perder el tiempo mirando a las esquinas del pequeño habitáculo, y por supuesto evadiendo a todas luces cualquier conversación sobre la meteorología, me presenté como un escritor que iba promocionando sus libros y le pregunté si leían en casa. 
El chico me dijo que sí. Que libros tenían. Sobre todo su madre. Fue entonces cuando le ofrecí una de mis tarjetas. Subimos al último piso. Él se metió en su casa y yo me dispuse a tocar la puerta del vecino. 

Al de un rato. La puerta a la cual llamé, no se abría, pero sí lo hizo la del chico. Una mujer, su madre, apareció tras ella. 

- Tú eres Sergio..., ¿el que escribió "Soy un gusano"?- me preguntó. 

Afirmé. 

- No sabes las ganas que tenía de conocerte- continuó con alegría- en su día, mi marido te cogió tu primera novela y yo me la devoré en un viaje a Barcelona- creo recordar que dijo. 

A Ana le comenté que ahora me promocionaba con mi última obra; "agua", y que me disponía a conocer a más lectores de la ciudad. 
Ella no dudó en adquirirla. 

- Qué valiente por tu parte, esto de ir tocando puertas. Y qué duro ¿no?...

Recuerdo que la charla me resultó agradable a todas luces. Sentí que alguien valoraba mi esfuerzo; además que había leído mi primera obra, le había gustado tanto que incluso se acordaba de mi nombre impreso en la portada "S.H. López-Pastor " y, con todo, quería leer, sin dudar, la última de mis obras. 
En su discurso me habló también que, en su día, comentó la experiencia con "Soy un gusano" y que algunos vecinos del edificio, también lo adquirieron por el mismo método. 

Tras la conversación con Ana, todos los "noes" de la mañana, cayeron de súbito, al suelo. 


 2.  Siempre que me abre un invidente o una persona que posee alguna deficiencia visual y me escucha, me pregunto por qué lo hacen. Para ellos, ofrecer una negativa a un tipo que se presenta con un libro debajo del brazo en la puerta de su casa, sería lo más fácil y lo más  comprensible del mundo.
No obstante, son personas, creo yo, que poseen una, llamémosle "inteligencia emocional", "empatía" o un "saberse poner en la piel del otro", completamente más desarrollada que el resto de los comunes.
Cuando esto me ocurre, hasta noto, literalmente, erizarse los pelos que pueblan mi piel. Resulta tan  fascinante...

Luisa, después de abrirme la puerta, me comentó que sí que leía pero lo hacía con un programa llamado "Gladiator", por voz. Allí descargaba libros en su "Mp4" y un narrador los leía. Unas veces era un hombre el que hablaba y en otras ocasiones escuchaba la voz de una mujer.

- Hace tiempo viniste por aquí, ¿verdad?- me dijo con el libro "agua" entre sus manos.

- Sería hace ya un par de años- le confirmé, con la primera de mis novelas- ahora vuelvo con "agua".

- En aquella ocasión- prosiguió Luisa- me quedé, tras haberte dicho que no, con ganas de haberte cogido el libro y hoy no voy a hacer lo mismo. Ya lo leerán por aquí- me dijo.

En una de éstas, la mujer entró en el piso y tras un rato, apareció con su "Mp4", pulsó algunos botones y me ofreció los auriculares para que escuchara el modo que tenía ella de leer libros. Esta vez la voz era la de un "lector-narrador", se oía clara y se entendía a la perfección. Lo cierto es que me pareció una alternativa a la lectura bastante lograda.

Luisa seguirá leyendo. Así como lo harán otras personas invidentes. Y eso, a mi parecer, resulta fantástico.

Me comentó que le gustaría leer mis libros con sus auriculares.

- ¡Uy!, en ese programa estarán los grandes y asentados. Para los que no somos nadie, seguramente no hay cabida- le dije entre risas.

Tras despedirme con un par de besos, bajé las escaleras, sacudiendo los anteriores "noes" acumulados.

Aquí quiero agradecer, de manera especial,  el apoyo a Divina, Ana y Luisa por formar parte de esta historia.

Un fuerte abrazo. 


"Lo importante no es alcanzar los objetivos, sino la calidad de vida que se adquiere en conseguirlos"
                                                                              A. Robbins



sábado, 6 de septiembre de 2014

Asociación cultural Ebro- Ateneo

Cartel promocional
Sucede a veces (me he equivocado; es muchas veces) que alguien te abre la puerta y te dice que no directamente. Sin embargo, recuerdo que aquel día, ese "no" tenía algo especial.

No se trataba de una negativa rotunda.

Almudena, tras haberle tocado el timbre y comprender que se trataba de un escritor que promocionaba sus obras de puerta en puerta, me habló, de seguido, de la asociación cultural Ebro-Ateneo. A su vez, me habló también de la posibilidad de hacer una presentación en la sede.

Por supuesto, yo acepté encantado (sé de antemano que todos los palos son pocos para alguien que quiere ser leído) y nos intercambiamos los números de teléfono.

Al de unas semanas recibí su llamada en la cual, tras haber charlado con más miembros de la dirección, me invitaban a realizar la presentación para el día 5 de septiembre allí, en Miranda de Ebro.
Vistas al Ebro desde
el balcón de la asociación

De esa manera, fue en el día de ayer cuando hablé, a los asistentes, sobre mis cuatro obras, sobre mi última novela "agua" y sobre mi manera de hacer llegar mis libros a los lectores. Me sentí realmente acogido. Hubo un gran ambiente que se desprendía de los socios miembros de la asociación y, tras mi exposición, nos deleitamos con un magnífico "lunch".

Ni que decir tiene que salí encantado por conocer a gente nueva y que más personas supieran de mi proceder.
Sin duda, todo un lujo. Lo considero, esta experiencia, como otra gran puerta abierta a la promoción.

Asimismo, me recuerdo también, durante el "piscolabis", hablando con gente que, en su día, me abrió las puertas de su casa tras haberles tocado el timbre y, en su momento, no me escucharon pero sí que accedieron a una de mis tarjetas. Ellos miraron el blog y me comentaron que sabían de antemano, que aquel que iba a presentar el libro "agua" iba por las puertas de diferentes ciudades preguntando por posibles lectores. Por un motivo o por otro, al final se acercaron a escucharme.
Momento de la presentación

Sin duda, se trata de casualidades que consiguen que me sienta satisfecho de hacerlo de esta manera. Cierto que es duro, pero también muy satisfactorio.

Lo curioso de esta asociación es que, decidieron un día, sus miembros, adquirir un local en ruinas. Y, ellos mismos, son los que, con sus propias manos, lo han ido rehabilitando y en lo que hace casi un año, ya lo tienen condicionado casi al ciento por ciento. El local me resultó acogedor y digno de admiración. Viguerías de madera conforman la cubierta y paredes de mampostería y estructura de madera le dan un toque encantador a un edificio de la parte vieja de la localidad. Pero lo más importante y destacable era el buen rollo que rezumaban sus miembros.
Con los asistentes y miembros de la asociación

Aquí quiero dar las gracias a Almudena, a Pepe y a todos los asistentes en el día de ayer así como a los miembros de la asociación  cultural Ebro-Ateneo de Miranda de Ebro.

Se trata, sin duda, de un paso más en este largo caminar. No obstante, me alegro de que cada día que pasa me vaya encontrando con más personas y lugares que me ofrecen calurosa acogida y agradables avituallamientos.

Pisando cada día sobre un terreno más y más firme, seguiremos intentándolo;

 " una vez y otra, una y otra vez..." 


Gracias por vuestro apoyo, Ebro-Ateneo