descripcion

descripcion

sábado, 29 de noviembre de 2014

Último trueque literario: Pedro José Sáez Alfaro


 "Yo nunca olvidaré lo recibido"
Quizá fuera la ley de la probabilidad, unida sin duda a una suerte de casualidades, y la lógica influencia de la perseverancia, lo que hizo que el jueves de esta semana, me sorprendiera un hombre del que ya había oído hablar semanas atrás.

Sin duda, es lo que tiene esto de llamar a las puertas.

Situado ya mi coche en una de las calles de la ciudad de Logroño, me dispuse a acometer, aquella mañana, la tarea insistente de conocer a más lectores de mis novelas.

Recuerdo que Pedro fue una de las primeras personas que tuvo la decencia de escucharme aquel día. Él me hizo saber, en un primer momento, que también era escritor.
Cuando eso ocurre siempre existe una creciente curiosidad que me incita a saber más. Fue ese el principal motivo por el que pregunté por su nombre.

- Pedro José Saéz Alfaro- dijo.

Mi cabeza comenzó a elucubrar, la pantalla del pasado se agitaba con vehemencia y así se lo hice saber.

- ¿De qué me suena ese nombre...?- pensé en alto- ¡ah! ¡Claro!- proseguí tras unos intensos segundos-. Tú tienes una hermana que se llama Mª Luisa y vive en Haro.

El hombre tras la puerta, afirmó sorprendido. Le conté, a continuación, que Pedro, su sobrino, me atendió hacía ya unos quince días en Haro, convirtiéndose en el "lector-protagonista" de esta historia nº 5000.
Hablé de la experiencia, le mencioné mis propósitos y algo más sobre aquella charla que mantuve con sus familiares.

Él quedó sorprendido, yo entusiasmado por la increíble casualidad.
Entonces volvió a mí, aquella frase inherente a esta promoción:

"nunca sabes quién te va a abrir la siguiente puerta"

A continuación, como ya viene siendo costumbre, propuse a Pedro un trueque de nuestras obras. Él, para mi sorpresa, aceptó encantado.

Pedro, así lo dice en la contraportada de su libro de poemas, es Doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Deusto. Licenciado en Filología Románica por la Universidad de Zaragoza. Licenciado en Filosofía y Letras y en Teología por la Universidad de Salamanca y, por si esto fuera poco, aquellas líneas siguientes exponían un largo etcétera.

Pero además de todas esas cosas, a mí entender, lo más relevante de todo, es que Pedro es una persona entrañable y de trato agradable. Así lo pude comprobar el jueves de esta semana cuando me escuchó tras tocar su timbre y presentarme como autor que promociona sus obras por diferentes ciudades.
Sin duda, un honor el que me abriera su puerta, escuchara mi relato y se afianzara una buena charla.

Siempre resulta fascinante que una persona que posee similares inquietudes, en cuanto a la escritura se refiere, te abra la puerta, te escuche y se origine un intercambio de experiencias sobre este ámbito. Él, sin duda, se ha convertido en un ejemplo a seguir.
Pedro me dedicó su obra "Yo nunca olvidaré lo recibido". Me quiero quedar con unas palabras que me escribió en esas primeras líneas:

Para Sergio, escritor inquieto...

Quizá sean ciertos esos dos términos que me llamaron profundamente la atención;

-escritor inquieto-

Puede que lo avalen esas cuatro novelas escritas y una quinta obra que se encuentra en proceso de creación.

También puede que lo hagan los más de cinco mil libros dedicados de primera mano, las más de cinco mil charlas con más de cinco mil lectores de diferentes ciudades a lo largo de estos tres años..., y hoy, hoy quizás, blindado ante los "noes" que, de seguro, seguiré hallando, alejado aún más de ese estado tan indigno que supone quedarte sin empleo, sin ingresos..., inmerso en la tarea de aprender y de seguir aprendiendo a medida en que se va puliendo la narrativa, gracias indudablemente a la fiel compañía del fracaso, acierto y error..., hoy me encuentro con más ganas que nunca por conocer a más lectores y de vivir más experiencias como la contada.


Gracias Pedro José Sáez Alfaro.

"Llega un momento en que es necesario abandonar las ropas usadas que ya tienen la forma de nuestro cuerpo y olvidar los caminos que nos llevan siempre a los mismos lugares. Es el momento de la travesía. Y, si no osamos emprenderla, nos habremos quedado para siempre al margen de nosotros mismos" 
                                                                                    F. Pessoa 


miércoles, 26 de noviembre de 2014

Charla-Taller en Balnea

Cartel promocional
Siempre resulta un honor recibir invitaciones para hacer llegar tu historia a más personas. La editorial Balnea, todas las veces dispuesta a echar una mano, me propuso en su día la posibilidad de hablar sobre mi manera de proceder en esta búsqueda incesante de conocer a más lectores-protagonistas de mis novelas por diferentes ciudades limítrofes a la comunidad de La Rioja.

Yo, por supuesto, acepté encantado y así fue cómo, en el día de ayer, me acerqué a la ciudad de Burgos.

Sin embargo, no lo hice para llegarme a las 20:30h que era cuando empezaría la charla.
Me acerqué a primeras horas de la mañana, puesto que quería aprovechar el día y promocionar mis libros durante la jornada. Ya sabemos que siempre hay que aprovechar el tiempo y exprimirlo al máximo.

El día fue, como ya viene siendo habitual, intenso, repleto de "noes" que iban sistemáticamente cayendo al suelo, pero, al menos, los "síes" también aparecían de manera gradual.
Por fortuna, y esto lo llevo viendo cada día en estos últimos tres años, no todo el mundo cierra la puerta a tipos que se presentan con un libro debajo del brazo, tras llamar al timbre de su casa. Los hay, también, que leen, que escuchan, que se interesan y que quieren saber más de esta historia. El número de lectores, por suerte, por persistencia y también por goteo, insistía en aumentar.

Momento de la charla
Los timbrazos se sucedieron a lo largo de las horas, hasta que, al fin, llegó el momento de acercarme a Balnea.
Sin duda, resultó ser otra buena oportunidad, en la que se habló de esta manera de proceder y sobre todo quedó clara una muy buena idea muchas veces escuchada pero que quisiera recalcar:

 "Los límites los pones tú".

Esta frase, tal y como también recalqué ayer, viene a medida con la idea que quise mostrar con la primera de mis obras, esto es, "Soy un gusano".
En esta novela el asunto básico es que las ideas que tú mismo te impongas en la cabeza son las que te van a hacer que te lleves hacia una determinada dirección o hacia otra.
Y todo esto lleva la connotación de que tú y sólo tú eres el hacedor y el responsable de que eso ocurra. Tú eres el que decide en un cerebro plástico y flexible (aunque resulte duro y difícil de creer) en el que las ideas se pueden modificar. Únicamente hay que trabajar en ello.

Es tan sencillo, y, muchas veces tan complicado...

Me llevo un gran sabor de boca. Sin duda una intensa pero gran jornada.

Desde aquí quiero agradecer a los ocho últimos lectores de la ciudad de Burgos por su apoyo y por convertirse y sumarse a la cifra de lectores-protagonistas de esta historia. También, de manera especial  a Carmen y, a Ana Isabel porque, como ya he dicho en alguna ocasión, Balnea es aquella puerta a la que nunca tuve que llamar porque siempre estuvo abierta.

Un fuerte abrazo.

"En la vida y en el trabajo, lo más interesante es convertirse en algo que no se era al principio"
                                                                      M. Foucault








viernes, 21 de noviembre de 2014

Últimos trueques...

El "cd"de Carlos Onís
Sucedió el miércoles de esta semana. Me encontraba en la ciudad de Logroño con la siempre perseverante intención de promocionar mi última novela, cuando Carlos me abrió la puerta. En un primer momento me comentó que no estaba interesado. Fue por ello por lo que proseguí con mi búsqueda incesante de lectores.

Cuando andaba por los pisos inferiores, escuché el eco de unos pasos y descubrí a Carlos, el cual me solicitaba más información sobre mi libro y la manera tan peculiar de difundirlos. 

El músico con su "cd" y "agua"
Así fue como él se interesó por mi proceder y me propuso un trueque. Carlos Onís es músico, y me comentó que él andaba de la misma manera y que no perdía nada en absoluto por escuchar mi relato. 

- Todos sabemos lo complicado que resulta para alguien que no es conocido, hacerse un hueco- me dijo. 

En este sentido, el mercado musical como el literario, caminan muy juntos de la mano. 

- Si no nos ayudamos entre nosotros, no hacemos nada- creo recordar que comentamos. 

El caso es que ahí os muestro el "cd" de Carlos Onís. 
Tengo que decir que lo he escuchado y, aun no siendo muy entendido en la materia, su música me ha resultado muy interesante; así que, ya sabéis, si tenéis intención de hacer un regalo, ahí os brindo esta oportunidad. 


El mismo día, minutos más tarde, me abrió su puerta Carlos Sierra. Tras comentarle mi manera de promocionar mis obras, se interesó por mi libro y me comentó que él también había escrito un volumen del cual había impreso unos cien ejemplares para repartir entre allegados. 
Se trata de un cuento ilustrado por él mismo: "La princesa que amaba a las flores" 
Carlos Sierra es el autor tanto del texto como de las ilustraciones. A lo largo de la charla descubrí que era un libro dedicado a sus hijas, tal y como me comentó.

La princesa que amaba a las flores.

Entiendo que esto no es más que una búsqueda incesante de lectores. Muchas veces ardua, difícil y dura, pero, tal y como vengo diciendo desde el principio de esta aventura, nunca sabes quién te va a abrir la siguiente puerta.

Por supuesto, con esta promoción voy desechando, como ya sabéis, los incontables "noes", para aferrarme a experiencias tan gratificantes como las contadas. Gracias a ellas, te sumerges cada día más profundamente en la idea de que todo esto, cada vez más, merece la pena. 

Hoy son más de cinco mil libros distribuidos. 

Inmerso de lleno en un nuevo proyecto, cada día voy descubriendo que el oficio de escritor, por muchos muros que se nos impongan, bien merece la pena. No se trata más que de un mero aprendizaje en el que cuenta, por supuesto, la lectura de grandes obras de ilustres autores, así como también una documentación inagotable, un escribir, escribir y escribir..., y, en este proceso, siempre están los fracasos inevitables y más fracasos intensos, que te van llevando gradualmente hacia la meta de publicar tu siguiente obra. Un escalón más. Sí, y otro, y después otro. La vida nos enseña que quizá simplemente sea esa la dirección. Los vientos arrecian fuerte a menudo, las nubes nos acechan y la oscuridad gobierna tantas veces por doquier... No obstante, en ocasiones, tibios rayos de luz refulgen en un horizonte lejano. Sólo hay que dirigirse hacia él. 
Es siempre fascinante, comprobar que hay gente que aprecia tu manera de mover y promocionar tus obras, en un mundo con cauces y canales en muchas ocasiones muy limitados y, por el contrario, por paradójico que pueda parecer, muy abierto a alternativas varias, que circulan ante nuestros ojos. 

Desde aquí quiero dar las gracias, tanto al músico Carlos Onís, como al escritor e ilustrador del libro "La princesa que amaba a las flores", Carlos Sierra. 
Hoy, para mí, forman parte de esta historia. Un honor haber coincido con estos dos artistas y grandes personas. 



                      "Quizá todo esto no sea más que una maratón
                        en la que apenas lleve recorridos unos quinientos metros"



martes, 18 de noviembre de 2014

Vivar del Cid

Cartel promocional
Con ese viento desagradable, un frío burgalés propio del mes de noviembre; a las seis y media de la tarde, parecía que en Vivar del Cid fueran las cuatro de la madrugada. Ni un alma en las calles, domingo por la tarde y chimeneas encendidas en los hogares colindantes al "telecentro" del municipio.

Las múltiples hojas de los árboles se mecían, y, crepitaban esas numerosas gotas de lluvia palmoteando por doquier. Movidas, a su vez, por un impertinente y gélido aire insidioso que se inmiscuía insistente por cualquier recoveco olvidado.

A lo lejos, en la ciudad de Burgos, una densa columna de humo grisácea con matices propios del amoníaco, ayudada por el viento, se alejaba de la ciudad perturbando a los municipios de los arrabales y desalojando barriadas. La fábrica de Campofrío seguía ardiendo desde la mañana anterior.

Los habitantes de la localidad no eran ajenos al terrible suceso. Nuestros oídos escuchaban las vespertinas conversaciones propias y connaturales al desastre, en uno de los mesones mientras asían nuestras manos unos cafés bien calientes que expulsaban volutas de agradable humo.

A pesar del escenario descrito, minutos antes de dar las 18:30 horas, nos encontramos con Ana Isabel, editora de Balnea. Ella siempre, con su sonrisa inherente y optimismo propio, ofrecía algo más de luz a aquellas horas de la tarde. La editorial, junto con la colaboración de la Diputación de Burgos, organizaba el evento propio de los encuentros literarios "un pueblo, un libro, una historia".

Una vez en el lugar, preparamos el equipo en una confortable estancia caldeada y acogedora. Pronto, antes siquiera de empezar, la puerta de entrada se abría alternativamente e iban entrando los "audaces" asistentes.
Algunos asistentes

Entonces fue Ana la que me presentó como escritor de la editorial y yo comencé a hablar sobre mi experiencia en esto del escribir y de la manera de llegar a los lectores, desde mis comienzos con esta aventura.

Siempre resulta muy grato hablar de mis obras a gente que ha decidido acercarse al evento y dejar a un lado, al menos por unos días, esto de tocar timbres.  Conté la penosa circunstancia que supuso en mi caso, el hecho de quedarme desempleado y la decisión contundente de escribir novelas y llegar a la gente con los medios que tuviera a mi alcance. La acogida, por parte de los valientes asistentes, fue magnífica y, desde aquí, quiero agradecer.

Con Beatriz

Tras la charla, se formularon preguntas respecto a la forma tan atípica de llegar a la gente, también se habló, a parte de literatura, de música y de músicos que se movían de manera también poco convencional para llegar al público. Recuerdo que se hizo referencia a un página que lleva por nombre "pon un cantautor en tu salón".
Dejo el curioso enlace:

http://ponuncantautorentusalon.wordpress.com/

Descubrí, después del Taller, que Beatriz y Melisa, no siendo de Vivar, leyeron uno de los carteles distribuidos por la localidad y decidieron acercarse a ver qué es lo que por allí se iba a contar.
También conocí a familiares de Timoteo Riaño (Doctor Catedrático en Lengua y Literatura) que dedicó su vida académica a estudiar el Cantar del Mío Cid y en 1998 publicó tres obras que recogen todas sus minuciosas investigaciones.

¡Resultaba todo tan fascinante!

Sin duda, contra todo pronóstico, fue una calurosa y gran acogida, propia del buen carácter castellano. Una experiencia única que recordaré. Me llevo buenos momentos y buenas charlas con personalidades muy interesantes.
Momento de la firma

Ante días invernales, desapacibles y totalmente desmoralizadores, la buena actitud de gente que quiere encontrarse rodeada de gente, de conocer nuevas historias y de experiencias esquivas, hace que a uno se le vayan olvidando las adversidades para comprometerse, aún más si cabe, con su propio trabajo de escribir, y de entablar conversaciones con auténticos desconocidos que muestran un carácter afable ante las pretensiones de todos aquellos que quieren hacerse un hueco, de alguna manera, en esta coyuntura muchas veces tan férrea y contundente.

En fin, una experiencia digna de ser contada.
Desde aquí quiero agradecer a los asistentes del Taller de Vivar del Cid por su apoyo, así como a Ana Isabel como editora, a Esther como coordinadora del evento...

Por mi parte, el camino continua. Inmerso en mi quinta novela, promocionando mi última obra "agua", voy encontrándome con personalidades dispares que según sea el contexto, el carácter propio o la disposición a la escucha, me harán más o menos caso. Esto lo descubriré, por descontado, en cuanto las próximas jornadas se vayan cumpliendo. No hay duda.
Cinco mil, sí, es una cifra interesante que muy lejos estaba en mis comienzos. Hoy simplemente queda mirar hacia el futuro, desde este pináculo novedoso que ha descubierto mi caminar y eleva mis pies sobre un horizonte próximo por descubrir.

Gracias, Vivar del Cid.

"La vida no debe ser una novela que se nos impone, sino una novela que inventamos"
                                                         
                                                       Friedrich von Hardenberg, Novalis



viernes, 14 de noviembre de 2014

Nº 5000. LA TRILOGÍA Y "AGUA" CAYERON EN HARO

Pedro con "agua" y, de obsequio, la Trilogía "Soy un gusano"
Al abrirme esta mañana, Pedro me ha dado a entender  que era una persona que sí que leía.
De hecho me lo ha querido dejar bien claro desde un primer instante;

- Lo hago en digital- me ha dicho.

- Sí, la tendencia, sin duda es esa ahora mismo- he añadido casi condescendiente.

A pesar de ello, Pedro ha querido saber más de este tipo que se ha presentado en su puerta con un libro bajo el brazo.

Entonces le he explicado que lo hago así porque entiendo que cuando vamos a una librería casi siempre elegimos a autores consagrados y, los que queremos hacernos un hueco, lo tenemos algo más complicado. Le he comentado a continuación que llevo más de tres años promocionándome de esta manera por diferentes ciudades, que lo hago con mi cuarta y última obra "agua". Que intento, por supuesto, estar en todos los canales que se encuentran a mi alcance, pero el que más me surte efecto, de manera paradójica, es el entablar conversaciones con los propios lectores; quizá también-le he dicho- porque se elimina, o se hace más pequeña esa barrera que siempre existe entre lector y escritor.

A Pedro le ha llamado la atención la portada (con las cuatro letras de agua deshidratadas sobre un fondo nuboso) así como también el título de la novela.

Al final, tras saber más de ella, ha accedido y ha decidido adquirir el ejemplar número cinco mil.

Tan sólo por haber formulado aquellas palabras, Pedro se ha convertido en el día de hoy, en el lector-protagonista número 5000 de esta historia que, a lo largo de los años, os vengo contando.

Asimismo, he obsequiado a este nuevo lector con las demás obras que tengo editadas -qué menos-, es decir, la Trilogía: - "Soy un gusano", "Dos cabezas de alfiler" y "Consciencia". Luego de ello, Mª Luisa, su madre y hermana del escritor Pedro José Sáez Alfaro, nos ha hecho una foto para documentar la visita.

- Empiezo a leerlas esta tarde- me acuerdo que ha dicho Pedro.

Sin duda, un gran hito en esta promoción.

Al final, nos hemos despedido con un abrazo.

Hoy, a mi entender, es un día para celebrar.

Recuerdo los comienzos. Aquellos días en los cuales la incertidumbre, la inestabilidad y un devenir a todas luces oscuro, era lo que predominaba contundentemente. Me recuerdo encontrarme, más bien obligado a quedarme en un agujero tenebroso, en el cual todas las puertas estaban cerradas. Quizá aquel "gusano" fuera el que me dijera que había que tocar las puertas. Así lo hice y pude comprobar que algunas se abrían, ofreciendo algo más de luz a aquella situación tan deplorable.
Hoy la luz se hace cada vez más presente. Una sonrisa surge siempre en mi rostro y también en mis ojos cuando alguien me abre la puerta y no sólo me dice que lee, sino que quiere saber de mis libros.
Hoy son cinco mil puertas abiertas, cinco mil caras conocidas, cinco mil libros distribuidos y firmados de primera mano.
Hoy son cinco mil personas las que ofrecen luz a este habitáculo, las que han apoyado a este tipo que seguirá, sin duda, llamando a las puertas con algún que otro ejemplar de sus libros bajo el brazo. Deseoso de conocer a más lectores-protagonistas. Deseoso también de alejarse cada vez más de esa situación tan común y deleznable que nos ofrece a muchos este mercado laboral, todavía, fijaos bien, tras seis años, tan y tan deteriorado.

Hoy con más ganas que nunca de seguir rompiendo, eliminando, dejando atrás a todas  esas barreras que nos ponen y nos ponemos nosotros mismos en la cabeza:
" ¿Quién te va a abrir la puerta? Ahora ya no se lee en papel..., con la crisis que está cayendo..., con la de robos que existen, ahora se bajan los libros gratis. La cultura está infravalorada. Si no estás en las librerías no haces nada, si no te promociona una gran editorial no tienes nada que hacer. Por mucho que te esfuerces, la gente no compra".

No, no, no, no y más "noes", miles de "noes encontrados en estos más de tres años. Miles y miles de puertas cerradas. Son tantos los límites que hay que traspasar...

Y sí, sólo una frase... SE PUEDE.

Hoy, desvisto mis pies para calzarlos de nuevo. Hoy, miro hacia atrás y me sonrío. Hoy, reflexiono, vuelvo la cabeza y oteo un horizonte límpido y nuevo, con más luz si cabe. Hoy, respiro hondamente, con el fin de caminar de nuevo con diferentes zapatos, tocar más puertas y encontrarme con próximos lectores-protagonistas.

Gracias Bilbao.
  Gracias Álava.
    Gracias Cantabria.
      Gracias Navarra.
        Gracias Burgos.
          Gracias La Rioja.

                  Gracias Haro.

                         Gracias Pedro.

                                            Un  fuerte abrazo.




"Seguiremos intentándolo, aunque no nos apoyen..."


martes, 4 de noviembre de 2014

Entrevista en Cadena Ser

Momento de la entrevista
"Nunca sabes quién te va a abrir la siguiente puerta"

Es una frase que me acompaña en los poco más de tres años que conforman esta andadura.

La semana pasada, bajo la incógnita inherente y connatural que supone el llamar a una puerta desconocida, apareció tras ella; Inma.
Sorprendida, como es lógico ante mi presentación como escritor que promocionaba su última obra editada -"agua"-, ella se mostró interesada y decidió escuchar mi relato. Luego de ello se animó a adquirir un ejemplar.

Pero no sólo eso.

Inma me comentó que su marido, Miguel Navarro, trabajaba en la Cadena Ser Radio Rioja.
Lo que cuento sucedió en la ciudad de Logroño. A su vez me dijo que le hablaría de mí y de mi manera de hacer llegar mis libros a los lectores.

No pasaron muchas horas cuando, sorprendido por la rapidez, recibí una llamada de Miguel. En ella hablamos de la posibilidad de hacer una entrevista y fue entonces cuando quedamos para charlar sobre esta experiencia para el martes cuatro de noviembre. Para mí se trataba de una gran puerta abierta; hoy me alegro de poder decir que se trata de otra más.

Acercándome a los cinco mil libros distribuidos por diferentes ciudades limítrofes a la comunidad de La Rioja, en la actualidad siento que me muevo sobre una base mucho más sólida. Creada, sin lugar a dudas, por todos esos lectores-protagonistas que un buen día decidisteis escuchar a un tipo que se presentó con un libro debajo del brazo ante la puerta de vuestras casas.

Hoy es un día especial porque gracias a Inma y a la disposición de Miguel, he recibido un gran apoyo debido siempre al eco que supone salir en un medio de comunicación, puesto que logra acercar tus anhelos y expectativas a muchas más personas.

Aquí os dejo el enlace de lo que hoy hemos hablado:


Cadena Ser entrevista

No me resta más que agradecer el apoyo inestimable que he recibido de Inma y de Miguel.
Un fuerte abrazo para los dos por haber decidido formar parte de esta historia.


      "No hay meta imposible, sino pensamiento equivocado"