descripcion

descripcion

martes, 28 de abril de 2015

Conociendo a nuevos lectores en Santander y a Carlos como lector nº 5500

Emisora "Dime Radio"
A lo largo de estos tres años y medio, y desde que decidiera involucrarme en la ardua tarea de ser escritor y promocionar mis libros por mi cuenta (además de utilizar otros medios menos eficaces), siempre me he movido por los barrios de La Rioja que es la comunidad en la que resido, y por los pueblos, localidades y ciudades limítrofes a ésta. Esto es; Alava, Navarra, Vizcaya y Burgos. 
Desde hace un año lo hago con mi cuarta y última novela "agua"

Sin embargo, como la experiencia, además de dura resulta en muchas ocasiones intensa y gratificante, he decido ampliar el territorio de búsqueda incesante de nuevos lectores de mis novelas. 

Fue así como la semana anterior me dispuse a hablar con gente de la ciudad de Santander. Además también tenía intención de acercarme, esta vez como lector, a la feria del libro de aquella ciudad.  

Cuando algo nuevo ocurre en esta promoción, siempre veo que en la víspera me suelen atormentar ideas del tipo ¿Y si no encuentro a ningún lector? ¿Y si voy hasta allí y no me abre la puerta nadie? Pero al poco rato se me pasa, más que nada porque en todos los días que he buscado lectores, siempre han aparecido personas que aprecian este esfuerzo. 


Me llevo un buen sabor de boca de la ciudad. Gracias sin duda alguna a que el martes -el segundo de los días que me promocionaba- Guillermo me abrió la puerta tras tocar su timbre. 
Como ya sabéis, la mayor parte de mis entrevistas y reportajes han sido gracias a que he tenido la suerte de tocar la puerta a algún periodista o conocido de éste o ésta. 
Pero lo curioso de todo esto es que al segundo día di con Guillermo que trabajaba en "Dime Radio", una emisora de la ciudad. 


Momento antes de la entrevista

Me presenté ante él como autor de la novela "agua" y pregunté por posibles lectores. Él, sorprendido en un primer instante, escuchó luego atentamente mi relato y, al final del cual, me ofreció una posible entrevista. 
Tenía que hacer unas llamadas antes. Me pidió el número de teléfono y por la tarde y para mi sorpresa, recibí su llamada. 

- Sergio- me dijo- podemos hacer una entrevista a eso de las 19:00h

Con Ariane de Dime Radio
Fue ahí cuando, entusiasmado por llegar a más gente, dejé de llamar a las puertas y tras salir del edificio me dirigí hacia el lugar del cual Guillermo me había hablado.

Allí, en la emisora, Guillermo nos presentó a José Antonio, como responsable y a Ariane como locutora. Tengo que decir que el trato fue completamente agradable desde el primero hasta el último de los instantes y reflejan ser unos auténticos profesionales de la comunicación.

Dejo el enlace sobre de lo que allí se habló:


Entrevista en "Dime Radio".



Sucede en ocasiones, porque los medios de comunicación ayudan y mucho, que me encuentro con alguien que sabe de mí por haberme escuchado en la radio, leído en la prensa o visto en alguna entrevista local de televisión. 
En ese sentido, salir en la radio en una emisora de una ciudad que no conocía, suponía un favorable viento a favor. Entonces lo quise utilizar como apoyo y vaya que sí que funcionó. Suelo decir, siendo demasiado optimista, que el ochenta por ciento de las puertas que toco son negativas que se me ofrecen. Pero mi intención siempre es encontrarme con personas que valoren el esfuerzo.  

Recuerdo  también a Elba que apareció tras la puerta el miércoles y, desde un primer momento se interesó por mi proceder. Entiendo que no  escuchó el día anterior la entrevista, porque no me lo dijo, pero me demostró con su actitud que le entusiasmó el hecho de que fuera el  propio escritor el que distribuyera sus libros puerta a puerta. Ella, según entendí, trabaja como coordinadora de una empresa de marketing y me ofreció, en una extensa charla, diferentes métodos para optimizar mi actuación en esto de las redes sociales. Estoy seguro que no desestimaré ese apoyo. 

Pero también me había acercado a la ciudad de Santander con el objetivo de conocer al lector protagonista de esta historia número 5500. Los lectores de días anteriores iban acercándome de forma insistente a tan esperada cifra.

Tras tocar un timbre, esperar y no obtener respuesta, me dispuse a descender por las escaleras. Ocurrió que se abrió otra puerta aquella mañana de viernes. 
El hombre tras ella preguntó. 
Yo me presenté como autor que buscaba gente que leyera. 
Carlos, tras asentir, se interesó por la novela. Le expliqué. Le gustó la idea y decidió adquirir un ejemplar de "agua". 

- Carlos- le dije a continuación-, este es un libro especial en esta promoción, pues se trata del número 5500. Por este motivo, te voy a obsequiar con la primera de mis novelas "Soy un gusano", pero nos tenemos que hacer una foto para documentar este hecho. 

Carlos, madrileño afincado en Santander y propietario de un parque infantil (http://www.dibertipark.es/), sabe lo difícil que es abrirse camino 
y aceptó sin ninguna clase de remilgos.

Carlos con el ejemplar nº 5500  y el obsequio
 de "Soy un gusano"


Sigue siendo difícil y es probable que lo siga siendo siempre. Pero no importa. Estoy comprometido con una nueva novela a la que he dejado descansar en esta semana para conocer a gente de Santander. 


Lo hice alejado de las redes sociales. Simplemente echando una rápida ojeada. Nada más. 
Sin embargo en una de esos rápidos vistazos me agradó mucho  recibir un último comentario de ánimo como el de Alberto el martes 21 de abril:


Hola Sergio. Te escribo desde Vitoria. El otro día dejaste tu tarjeta en mi casa. He visitado tu pagina y me he sentido emocionado. Hacía tiempo que ningún escritor me emocionaba. Me suelo quejar de que no puedo. Después de conocerte no volveré a quejarme. Si tu puedes yo también. Gracias por el ejemplo. Para mi vale tanto como lo que has escrito. Por lo tanto, tiene que valer mucho lo que has escrito. Prometo leer tu obra. Enhorabuena por ser así. Un saludo. Alberto


Hola Alberto,
Por mucho que nos vengan diciendo que no se puede o que es imposible, lo que está más que claro es que uno mismo es el que decide el hacer o no hacer. 
Muchas veces nos preguntamos ¿Por qué? cuando es mucho más útil utilizar la siguiente pregunta ¿Por qué no?
Me alegra que aquel día quisieras echar un vistazo al blog y decidieras enviarme estas palabras. Las utilizaré de avituallamiento. 
Gracias por tu comentario y apoyo. 
Un abrazo.

Esta experiencia en la ciudad de Santander me lo ha dejado bien claro. Por mucho que se nos cierren las puertas, siempre hay gente, en todos los lugares, que estima la cultura y el esfuerzo de alguien que lucha por sus sueños, labrándose un camino. 

No sé, quizá estemos ya muy hartos de tanto maleante mediático y tanta mierda que se nos ofrece en los grandes medios. 


Gracias Guillermo, Ariane, Jose Antonio, Elba, Carlos y a todos aquellos que escuchasteis a un tipo que se presentó tras la puerta con un libro bajo el brazo la semana pasada en las calles de Santander.



                              "Seguiremos intentándolo, aunque no nos apoyen"







"El amor crea poetas, 

la pobreza crea ladrones,
la falta de talento crea críticos profesionales"

                              Alejandro Jodorowsky



miércoles, 8 de abril de 2015

Una entrañable y nueva lectora



Fachada del edificio Paternina en "La Plaza de la Paz"
 donde se ubica la Biblioteca de Haro
Debido a esta nueva novela en la que estoy inmerso, además de otro proyecto literario como coautor, de vez en cuando me suelo acercar a la nueva biblioteca de Haro para hacerme con unos cuantos ejemplares que complementen mi documentación. 

Hasta ahí todo sería normal pero, esta mañana a eso de las once, me encontraba hurgando en uno de los pasillos entre las  estanterías, cuando se me ha acercado una señora entrada en años, bien dispuesta y completamente entrañable. 

- Joven- me ha dicho- ¿Qué lectura me recomienda?

Tengo que decir que nunca me hubiera esperado esa salida por parte de aquella mujer. Se supone que uno va a  la biblioteca a hojear con las manos nuevos relatos y husmear entre los cientos de ejemplares que se encuentran en los diversos anaqueles. A lo sumo, puedes solicitar ayuda a algún bibliotecario que ronde la sala.  Sin embargo, la señora insistía y eso me ha cautivado.

- Algún libro entretenido, así como para distraerme. 

La verdad es que ante tal prerrogativa, mi cabeza se ha puesto a divagar para ofrecer alguna historia de las que nos rodeaban y que pudiera satisfacer a la buena mujer. Pero, al momento, una luz ha iluminado mi cerebro. 
Conociendo de primera mano el lugar aproximado de la estantería en el cual se encuentran mis libros, me he acercado hasta ellos para coger tres títulos: 

- Soy un gusano
- Dos cabezas de alfiler
- Consciencia. 
Entrada de la Biblioteca de Haro.

- Mire señora estos son algunos de los libros que he escrito yo- le he expuesto.
Naty, que así me ha comentado que se llamaba, se ha quedado sorprendida por el hallazgo. 
Inmediatamente se ha interesado por el primer volumen y me ha insistido en que le explicara  a groso modo de qué iba el argumento de la Trilogía. 
Ni corto ni perezoso lo he hecho con notable entusiasmo.

Así pues, un día cualquiera alejado de mi promoción puerta a puerta, me ha encantado poder volver a explicar a una completa desconocida el relato de mis primeras obras. 
Y esta vez, curiosamente, no me presentaba yo como autor. Más bien, he querido aprovechar aquella buena oportunidad que se me presentaba.
La charla se iba alargando y, entonces,  mi pareja Ainara, se ha levantado para elegir algún libro más y, tras escucharnos, ha decidido unirse a la conversación. Ha sido ahí cuando, a Naty, le hemos comentado que mi labor en estos últimos años, es y ha sido el promocionarme por diferentes ciudades, con los libros bajo el brazo, presentándome ante la gente en busca de nuevos lectores. 

Luego de ello, la mujer, como si nos conociéramos de toda la vida,  nos ha hablado de diferentes temas relacionados con su vida, familiares, periodistas conocidos, anécdotas de diversa índole, etc.
En un momento, incluso la bibliotecaria se ha acercado hasta nosotros para llamarnos la atención. 

Naty, de pronto ha bajado la voz, pero ha proseguido con su historia. 



No sé, nos ha encantado conocer a una jarrera tan entrañable, dispuesta a entablar conversación con un auténtico desconocido para solicitar una buena lectura. 

- Te voy a dar una tarjeta, para que tengas mi mail- ha dicho Naty en una de éstas. 

A su edad, me ha parecido sorprendente que tuviera correo electrónico, que hiciera uso de él, e incluso que ofreciera a la gente sus tarjetas de visita. 

- No lo uso mucho- ha continuado- a veces también juego a las cartas en la pantalla, así como para distraerme- recuerdo que ha dicho risueña- cuando pierdo me digo: "Naty, estás distraída" así que vuelvo a empezar y no paro hasta ganar.

Nos hemos reído con la mujer. Incluso le hemos ofrecido, a modo de intercambio, una de nuestras tarjetas, con el fin de mantener el contacto. 

Esta anécdota que me ha ocurrido en el día de hoy a la mañana en la biblioteca, me ha resultado tan curiosa que al llegar a casa, no he hecho más que enviarle por correo electrónico, el enlace a mi blog (así habíamos quedado) y escribir esta interesante anécdota que me ha sucedido gracias a todo esto del inmiscuirme en el mundo del libro como narrador. 

Resulta curioso observar que las oportunidades están siempre a nuestro alcance. Hoy, Naty se ha puesto en contacto conmigo para solicitarme una buena lectura, y no he dudado en recomendarle la primera parte de la Trilogía "Soy un gusano"

Ella no lo ha dudado tampoco. Tras la conversación, se ha aproximado hasta el mostrador para adquirir el libro. 

Espero que lo disfrutes. 

Un fuerte abrazo Naty. 



Soy de los que piensan que aquel que no sabe, debe preguntar. Aquel que quiere, debe pedir, y quién tiene todas las puertas cerradas, no tiene más que ponerse a llamar. 

Naty, esta mujer con larga experiencia en la vida, no me lo ha dicho esta mañana. No obstante, sé, porque así me lo ha demostrado, que está de acuerdo con las líneas anteriores. 



El camino sigue estando repleto de obstáculos. 

No importa. 
Seguiremos intentándolo, aunque no nos apoyen.
Cueste lo que cueste, pase lo que pase y pese a quién le quiera pesar.






"Nos encontramos constantemente ante grandes oportunidades

brillantemente disfrazadas de situaciones 
imposibles".
                      
                                                   Charles R. Swindoll