descripcion

descripcion

viernes, 30 de diciembre de 2016

Último trueque literario: Arantza Guinea

Trueque: "Deshojando amapolas" 
Sucedió en el día de ayer cuando, después de llamar a un nuevo timbre, se abrió la puerta y apareció tras ella una mujer. Tal y como suelo hacer siempre, me presenté como escritor que promociona su última obra a la vez que observaba que Arantza, que al principio miraba de forma recelosa, me escuchaba después atentamente.
Luego de toda mi perorata, descubrí que ella no solamente era lectora, sino que... ¡también escribía!

La mujer se introdujo en su casa para, de inmediato,  acercarse con un libro de poemas:
"Deshojando amapolas"

Arantza me habló entusiasmada del Festival internacional de Poesía "Poetas en mayo". También que formaba parte de la organización del evento "A cien poetas en mayo" que se iba a realizar el próximo año 2017 a finales de ese mes de primavera.
Fue ahí cuando se entabló una conversación referida a mi modo de promoción, al evento poético en sí y a futuras charlas y encuentros configurados para que la palabra escrita siga adquiriendo protagonismo en la vida de las personas.
Cuando llegué a casa descubrí, gratamente conmovido, que Arantza hacía mención en las redes sociales, a su propia perspectiva de encontrarse con un escritor en la puerta de su casa. 

En sus palabras:


"Ding, dong... Abro la puerta y un joven alto con una bolsa, carpeta y libro en la mano, se presenta ante mí y me pregunta si me gusta leer y es ahí cuando me pongo a la defensiva, no puedo evitarlo. (Demasiados parlanchines en la puerta han terminado por hacer de mi una persona desconfiada). Pero resulta que según vamos entrando en la conversación, voy bajando la guardia, este chico no es otro más, me cuenta su experiencia y me va fascinando la forma de hablar y desde luego, lo que dice me interesa y terminamos intercambiando libros.

Aquí os presento ¿Y por qué no? Es su sexta obra. Seguro que es un buen regalo para Reyes. Yo, ya tengo el mío.
Gracias Sergio por tocar el timbre de mi puerta. 

Encantada".

Debido a lo poco convencional de mi promoción y sobre la base ingente de "noes" encontrados, no puedo evitar sentirme sumamente sorprendido al escuchar cada vez con mayor frecuencia la siguiente premisa: 

"Gracias Sergio por tocar el timbre de mi puerta"

Supongo que la vida no va más que de eso. Consiste en un simple juego en el que se debe siempre jugar a por todas. Es cierto que recorriéndola habrá dificultades, muchas. Muchos "noes", muchos obstáculos, muchas puertas cerradas, demasiadas miradas despectivas, espléndidas críticas disfrazadas por el fino y glutinoso barniz de la envidia, desplantes descomunales y demás increíbles desvaríos...

No obstante, hay veces que me pregunto: ¿realmente importa todo eso?

Creo que no. 
En mi opinión resulta mucho más relevante reflexionar un momento, levantarte con un sonrisa, sacudir superfluidades y, tras armarte de valor, volver a tocar un nuevo timbre que ¿Quién lo sabe? quizá te acerque un pequeño paso más a la consecución de tu  sueño. 

Quizá, a su vez, haya alguien que, como Arantza, se aleje por un instante de sus cotidianidades, para escucharte con antención, intercambiar un libro y enviarte esas tan agradables palabras. 

"Gracias Sergio por tocar el timbre de mi puerta"

Gracias a ti Arantza y a esas más de siete mil ciento cincuenta personas que un buen día atendieron a un "tipo loco" que promociona sus obras recorriendo calles, pueblos y ciudades...

Dejamos ya el 2016 para introducirnos en el 2017. En mente una idea brilla bien clara: 

"atrevámonos a acumular el valor suficiente para perseguir nuestros sueños"

Feliz Año nuevo y, como decimos en mi tierra, Zorionak eta urte berri on!!




"Es mejor equivocarse siguiendo tu propio camino, 
que tener razón siguiendo 
el camino de otro"

Dostoievski



lunes, 19 de diciembre de 2016

Uno de tantos días...

Que tus sueños sean más grandes que tus miedos
El viento esta mañana arrecia con fuerza sin cejar en su empeño de batir las largas y finas ramas de los jóvenes plátanos que crecen allá abajo, a unas decenas de metros del frío cristal de mi ventana. Nuboso es el cielo y pequeñas gotas de agua, como asustadas y exhaustas por un fatídico viaje, se plasman al fin sobre este frío vidrio, clamando clemencia y pidiendo auxilio, a la vez que se deslizan paulatinamente hacia el marco inferior que soporta el alféizar. Ahora sin energía y rendidas ante el poder de los elementos.
Me desligo con rapidez de ese ajeno sufrir y  relleno, una vez más, el zurrón con los diez ejemplares que de manera holgada me acompañan, día sí y día también en esta trayectoria que una lejana jornada ya, decidí emprender. Carpeta en mano, zurrón al hombro y precarias tarjetas de visita, me conforman como un escritor en ciernes que se dispone a entablar alguna que otra conversación con personalidades sorprendidas y, por qué no, con algún que otro lector que pudiera hallar tras los desconocidos umbrales.
Arranco el motor de mi vehículo a la vez que el limpiaparabrisas me despoja de las súplicas siempre ignoradas de esas pequeñas partículas del líquido elemento más abundante en nuestro entorno. La jornada no podía ser más desapacible.
Después de una media hora de rodar desde la localidad riojalteña de Haro, de rondar las callejuelas de la ciudad más próxima y lograr aparcar el coche, salgo de éste para toparme con una bofetada gélida de aquel aliento que me salpica con las impertinentes gotitas que continúan  clamando clemencia. Por mi parte, sigo huyendo de ellas, inmerso en la tarea apremiante de aferrar mis atuendos y lograr llevarme hasta el portal más cercano.
No dan, mis piernas, numerosos pasos para llegar hasta él. Luego de ello, y tras hallar un viejo portero automático repleto de botones, me dispongo a tocar el primero de todos ellos con la inquietud connatural del que sabe que no va a ser bien recibido.
Pero no tengo en cuenta una supuesta mala  contestación. Desde hace ya mucho tiempo que eso no ocurre. Gracias a un movimiento mecánico, descubro por fortuna, que la puerta está abierta. No hace falta ya esperar la respuesta a una llamada que nunca obtuvo réplica alguna. Allí, en el interior de un portal desconocido de uno de los numerosos edificios que  conforman la ciudad, no hay ya viento. Éste se hace oír, cada vez con quejidos más agudos al filtrarse por quicios de puertas, ventanas y oquedades propias del viejo edificio. Ahora ya no sufro el azote constante de las gotas de lluvia. Las recogidas anteriormente ya se empeñan en horadar la nula impermeabilidad de mi grueso jersey de lana.
De seguido logro introducirme en el ascensor y acciono el botón que señala el piso más alto. En pocos segundos las puertas que una vez se cerraron tras de mí, se vuelven a abrir dándome la bienvenida al piso número doce. Un vistazo rápido. Cuatro puertas amenazantes me muestran mis ojos. Una mano busca el botón en la pared y la luz, casi siempre amiga, vuelve a aparecer. Las sombras, el inexistente ruido, el olor desconocido pero habitual, entremezclado por el rezume de las diferentes estancias, se hacen notar con fuerza.
No lo dudo. Me aproximo a aquella puerta amenazante, oscura pero brillante debido a un fino barniz. Un destello de luz, en aquella pequeña lente inquisidora, hace que la duda vuelva a acuciar con desmedida fuerza. Mi dedo, a pesar de ello y acostumbrado a los más insignes desprecios, obvia tal atisbo y se aproxima al botón durmiente. Mis oídos escuchan ruidos lejanos. Todo me dice que la vieja estructura del edificio sufre los vitales movimientos de gentes y mascotas inmersas en su rutina.
— ¡Ringg! —todo el edificio se queja.
Silencio.
Segundos densos, melifluos, pasan girando su cabeza. Me miran amenazantes preguntando con su mirar: “qué demonios  estás haciendo, chaval”. Sus ceños arrugados, aquellos escudriñamientos inquietantes…
— ¡Ring! —un dedo vuelve a pulsar.
Esta vez, los segundos corren más rápidos y se esfuman al abrirse la puerta.
Muchas veces me he preguntado por qué hay tantas y tantas personas que al abrir la puerta de su hogar se quedan mirando, sin siquiera ofrecer un buenos días a aquel que ha osado llamar. Estoy seguro de que si no hay reacción por parte del que llama, ésta se vuelve a cerrar, sin miramiento ninguno. Pero jamás se ha dado el caso. Entiendo que hay ser proactivo.
—Hola, buenos días —digo tembloroso—. Soy Sergio, un escritor que está promocionando su última novela y ando buscando a gente que le guste leer. ¿No sé si será el caso?

La mujer entrada en años, ataviada con una desgastada bata, me sonríe confusa, no suelta palabra pero niega con la cabeza.
—¿Me acepta, al menos, una tarjeta? —manifiesto mostrando una cartulina impresa—, quizá haya gente que lea en casa.
Ella accede, la coge y cierra la puerta. Su extrañada sonrisa continua siendo recelosa.
<<Al menos, puede que se dé el caso que mire el blog y sepa de mi historia>> me digo confiado.
Desestimando lo anterior, llamo al timbre colindante.
Se abre la puerta.
—Hola buenos días…
Portazo en las narices.
<<Otro más>> pienso.
Ahora me dirijo a las puertas restantes en aquella planta. Esta vez mi llamada no obtiene contestación. Bajo las escaleras. Vuelvo a llamar. Nada. Nadie. Silencio. No hago caso a la suspicacia de esos segundos instigadores. Los minutos pasan también. Alguna que otra tarjeta entregada. Una explicación más detallada. Otra. Muchas puertas llamadas, pocas atenciones, demasiadas negativas. Salgo del portal para percatarme de que el viento gélido, con sus frías gotitas impertinentes, me vuelve a saludar. Consigo entrar en otro, y en otro portal. Una hora, cargada de minutos, repleta de negativas, pasa pesando…
¿Y por qué no?

—¡Ringg!
Una nueva puerta se abre y me presento con mi última novela.
—Y, ¿eres tú el autor? —En esta ocasión las palabras suenan diferentes, están dotadas con otra tonalidad. Abiertas. Dispuestas a querer saber más. Unas manos desconocidas solicitan el ejemplar con el que me he presentado. Hablo, cuento, digo, sonrío porque la magia de entablar una conversación con un auténtico desconocido, ha vuelto a surgir. Siempre lo hace, todos los días. Como una pequeña luz brillante que sobresale de la negrura caracterizada por  los innumerables “noes”.
Al fin, me veo firmando el ejemplar. Un nuevo lector se ha unido a esta historia que comenzó en el mes de octubre del año dos mil once y, que, todavía a día de hoy, considero que no ha hecho más que comenzar.  



La precaria imagen que encabeza esta entrada la encontré por casualidad en una de tantas puertas tocadas. Sucedió en la ciudad de Vitoria el viernes pasado. Llamé a la puerta y nadie abrió. No importa. La frase lo dice bien claro:


"Que tus sueños sean más grandes que tus miedos"





martes, 6 de diciembre de 2016

Palabras de ánimo de dos grandes lectores





Hoy quiero hacer mención a dos últimos lectores que me han hecho llegar sus palabras tras la lectura de mi sexta y última publicación 
"¿Y por qué no?"

No lo hago normalmente, pero, 

¿por qué no dar mayor protagonismo a todas esas personas que saben valorar
 este peculiar esfuerzo?





"Buenos días Sergio,

Recibí tu agradable visita hace ya unos días en Logroño.
Te envío este correo, para animarte a seguir escribiendo (lo poco que he conseguido leer me gusta) y desear que, como tú mismo comentas en una de tus historias, acabes siendo conocido por el contenido de tu obra y no por el continente (la manera de darte a conocer).
Como digo he leído poco, he conseguido arañar unos minutos a mi quehacer diario de "amo de casa" y cuidador de una cachorrita de perro.
Cuando finalice "¿Y por qué no?", quiero leer "soy un gusano" y empezar por el principio.
Aunque no quiero incidir en la forma de dar a conocer tu gran esfuerzo, si quiero decirte que, al igual que a un cachorro la palabra que más se le repite en el adiestramiento es "NO" (estoy ahora en ello), se sabe que es una inversión con un alto interés a largo plazo... tarde o temprano se convierte en SI,SI,SI.
Me gusta mucho la forma de "diario" con la que has enfocado ¿Y por qué no?. Plasmas con una gran habilidad (que envidio) esa lucha ilusionante en dar a conocer tu obra.
Como te dije, para mí ha sido todo un lujo conocer al autor de un buen libro y compartir, aunque brevemente, un ratito de tu vida.
Cuando lea más y tenga elementos de discusión para poder mantener una charla acerca de tu obra, contactaré contigo y dentro de "nuestras apretadas agendas" seguro que encontramos un hueco para pasar un rato hablando de algo que me apasiona "la literatura".
Ánimo.
Gracias por llamar a mi puerta.
Ángel"

Al día siguiente recibí un segundo mail de Ángel:

"Hola Sergio, hace un cuarto de hora he concluido la lectura del libro que depositaste en mis manos hace unos días.
¿Y por qué no?
Ya te dije que soy un empedernido lector y cuando el libro me gusta lo devoro con ansia.
Cuando Logroño despierte (yo llevo unas horas levantado), voy a por "Soy un gusano" disparado. Me encanta tu prosa. Pero ya hablaremos.
He disfrutado con la lectura y a través de ella parece que ya te conozco.
La descripción que cuentas de tu "puerta a puerta", esos sentimientos y esas sensaciones las desarrollas con una naturalidad y una realidad que a veces me parecía que el que tocaba a los timbres, le mordía un perro o le abría la puerta el de la película "Psicosis" de mi admirado Alfred me estaba ocurriendo a mi.
Bueno no te doy más "la brasa", que tendrás mucho que escribir.
Como te decía en el correo anterior, no va a ser fácil "librarse de mi".

Ánimo y mucha ilusión.

Ángel - Logroño city"




Ayer también me escribió Estíbaliz:

"No sé si recordarás a una mujer de Pamplona, cuya hija está estudiando periodismo en Madrid, y cuyo sueño es algún día escribir un libro. Esa soy yo.
Tras haberme leído el libro "¿Y por qué no?" no podía quedarme sin escribirte un mensaje. Desde aquí, gracias por haberme entretenido en algún que otro viaje en metro, cuando los días eran más bien grises.
Por otro lado, me ha gustado mucho el concepto de optimismo que el libro muestra, ya que, para mí, el optimismo no es siempre creer que se puede, sino que a pesar de que hay veces en las que no, se siga pensando que algún día se llegará a poder.
Dedicarse hoy en día a la escritura no está valorado, a veces pienso, que a los que nos llena verdaderamente escribir, deberíamos haber nacido en otra época en la que se consideraba importante. Pero, ¿y por qué no traerla de vuelta?
Gente como tú, con ganas de alcanzar sus sueños es la que da sentido a la lucha. Así que, muchas gracias por tu lucha y por inspirarnos a luchar a muchos de nosotros.
Un saludo desde Madrid,

Estíbaliz"


Imaginaos que un buen día abrís el correo y os encontráis con mensajes similares a estos.
Cada vez lo veo más claro. Todo me dice que todo va por el buen camino.

Todo me dice que el hecho de conocer a miles de lectores de primera mano, de haber entablado alguna que otra conversación con ellos y de haber dedicado miles de mis obras, es algo de lo que no quiero prescindir.


Como tampoco quiero prescindir de continuar escribiendo y es por eso que lo hago cada día.
Lo oigo muchas veces y lo vuelvo a decir. Claro que es duro, pero también fascinante observar que aún restan miles de horizontes por descubrir.

Gracias Ángel y Estíbaliz por vuestras palabras de ánimo. No hay duda de que las atesoraré y me regocijaré en ellas cuando este viento que habitualmente sopla en contra, se convierta en tormenta (a veces también ocurre), pero así de impredecible es la vida.

Un fuerte abrazo.



Sucedió en una ocasión que me abrió la puerta una señora. Le expliqué que me promocionaba tocando a los timbres, le hablé de mis libros,
 de mis pretensiones y de lo que hasta la fecha había logrado. 
Cuando concluí con mi perorata, ella simplemente me dijo:

-¿Qué difícil lo tenéis ahora los jóvenes, verdad?

Solté lo siguiente.

-Señora, créame; quien lo tiene difícil es aquel que cree que no se puede. 






"No podía esperar para el éxito, 
así que seguí adelante sin él"

Jonathan Winters




martes, 29 de noviembre de 2016

El Escritor Errante

Con Inma e "¿Y por qué no?"
En alguna que otra ocasión os he hablado ya de Inma -redactora en el Diario de Burgos-, pero siempre lo he hecho de soslayo.

Esta vez, no obstante, quiero hacerlo de una manera especial porque desde un principio he considerado que ofrece una fuerza especial a esta trayectoria que voy desempeñando en mi día a día.
Ella es un pilar importante en este caminar.

Lo es  porque un buen día a principios del año dos mil doce, en los comienzos de mi trayectoria como escritor que buscaba lectores, recibí inesperadamente un mail. Inma, tras saber de esta historia, decidió conocerme y así dar mayor eco a mi aventura.
Lo es también por su siempre entera disposición.
Por mi parte, como ya muchos sabéis, accedí encantado.

 ¡Era la primera vez que iba a salir en un medio de comunicación!

¿¡Cómo negarme a ello!?

Además, desde la perspectiva que ahora me ofrece el tiempo, reconozco que fue una decisión acertada. La aventura comenzó a encauzarse.

Debido a los pormenores del recorrido, Inma tituló, en marzo del año dos mil doce, el reportaje con el sobrenombre de "El Escritor Errante" .
A mí me pareció que encajaba perfectamente y desde entonces lo he adquirido para fundamentar esta trayectoria que a cada momento y gracias al apoyo hallado, va adquiriendo mayor base.


Así pues, en mi última publicación "¿Y por qué no?", entre las treinta y ocho curiosidades que componen esta primera edición, se encuentra la de la experiencia que tuve al salir en ese primer medio de comunicación.

Primera reseña en el
 Diario de Burgos
10-03-12
Fue así, con esta sexta obra entre mis manos, cuando decidí  obsequiarle en el mes de octubre de este año, con un ejemplar dedicado. Ella, sin siquiera dudarlo un instante, me propuso hacer un nuevo reportaje. Son cosas como estas, tal y como os digo, las que te dicen que no hay duda de que Inma es un gran apoyo.
Es, tal y como muchas veces me empeño en decir, una gran puerta abierta.




En ese marzo de aquel año apenas había conocido a unos seiscientos y pico lectores y me encontraba en los inicios de esta iniciativa que todavía hoy continúa con mayor énfasis, si cabe. Yo me presentaba ante la gente por diferentes provincias limítrofes a La Rioja como escritor que buscaba lectores para su primera obra "Soy un gusano" un poco para darme a conocer, un poco también para salir del bochornoso agujero que el mercado laboral me ofreció como dádiva.
Después de todo este tiempo, a cada momento que va pasando y tal y como decía, me siento más convencido de que aquella decisión fue la adecuada. No solo he distribuido libros, sino que también me he ido encontrando con experiencias singulares que de otra manera, como muchas veces digo, jamás hubiera obtenido.

Todavía recuerdo aquella ocasión cuando me abrió la puerta una mujer y conocía mi historia por el lejano reportaje del periódico.

-Podrías llevar una copia con la noticia para que avale tu recorrido.

Sonreí ante esas palabras y desde entonces siempre presento, además de mi última novela, también la reseña que me hallan hecho recientemente.

Tengo que añadir que, Inma, además, con la publicación de mi cuarta novela "agua", accedió a prologarla.

¿Se puede pedir algo más?

Es ahora cuando se encuentra en mis manos "¿Y por qué no?", cuando le pedí posar para hablar de su gran apoyo en mi blog. Y es por ello por lo que aparecemos los dos en la primera imagen que encabeza esta entrada.
Para mí era importante hablar de este gran apoyo y dedicarle una entrada en este blog.

¡Qué menos!


Ahora ya han pasado cinco años, he publicado seis libros y he conocido a más de siete mil lectores.
Pero considero que esta aventura no ha hecho más que comenzar. 
Es más, continúa ahora con mayor fuerza.
Lo hace porque la coyuntura me sigue obligando a hacerlo. Lo hace también porque en mi haber tengo más inéditos que probablemente vean la luz en un futuro. Lo hace, a su vez, porque veo que a cada jornada que va pasando me es mucho más fácil encontrarme con gente que conoce esta historia. Lo hace, por supuesto, porque no solamente me presento ante la gente cuando llamo a las puertas, sino que también hago presentaciones, charlas, talleres de escritura, participo en ferias...  Lo hace, asimismo, porque la rama dedicada a los más pequeños se empeña en que éstos se muestren interesados por el buen hábito de la lectura y porque conozcan el entorno en el que viven. Pero también lo hace porque si bien en un primer momento la coyuntura social me obligó a hacerlo, es ahora cuando lo hago con una mayor motivación propia.
Siempre lo digo:

"Si haces un esfuerzo el suficiente número de veces, 
ese esfuerzo puede llegar a resultar incluso agradable"

Y sí, es siempre muy agradable encontrarte con personas que en vez de cerrarte la puerta para ofrecerte el mayor de los desplantes, se interesan por aquel "tipo loco" que un buen día se vio obligado a perseguir sus sueños.

Aquí os dejo la última reseña firmada por Inma en el Diario de Burgos:

Ultima reseña en el Diario de Burgos 1-11-16


Gracias Inma, por tu inestimable y gran apoyo.



"La felicidad no depende de lo que uno tiene, 
sino del buen uso que hace de lo que tiene"

Thomas Hardy






Próximo evento:








Burgos, este viernes 2 de diciembre
 a las 20:30h, en Balnea,
 c/ Molinillo nº 18


















viernes, 18 de noviembre de 2016

Y de pronto... ¡una caricatura!

Caricatura:
Escritor Errante y perseverante
En una ocasión, una tarde de un viernes de hace ya algunas semanas, me encontraba en la localidad burgalesa de Miranda de Ebro, llamando a los botones de un portero, en el portal al que me disponía entrar, para continuar mi búsqueda de lectores de mi última publicación "¿Y por qué no?".

Aún recuerdo que costaba que alguien tuviera la amabilidad de abrirme, cuando, por la calle, me fijé de manera distraída en un señor mayor, trajeado, canoso con bigote y cejas pobladas. Él me miró, torció el gesto de una forma que me pareció entrañable y continuó con su caminar.


Pulsé otro botón.

-Sí ¿Quién es? -mis oídos escucharon la voz de una mujer.

-Buenas tardes, me abre ¿por favor?

-Sí, pero ¿Quién es?

-Mira, que soy Sergio, un escritor que está ...
La mujer cuelga.

Cuando me disponía a pulsar otro botón vecino, eché la vista  a la calle y observé que el señor del traje se había parado. Es más, se dirigía a mí mientras iba aproximándose.

- Discúlpame -me dijo con amabilidad- eres tú Sergio, ¿el escritor que distribuye sus libros por las casas?
- Así es -afirmé.

Reportaje de Mª Ángeles
El hombre, con movimientos pausados, me ofreció su mano, se la estreché y me comentó que se estaba leyendo mi libro. Pero ahí no acababa la cosa. Antonio, que es así como se llama, me explicó que en el mes de octubre había realizado una exposición de caricaturas en la localidad. También que era caricaturista y que estaba trabajando en un dibujo mío.
Seguidamente, Antonio me confirmó que era el padre de Mª Ángeles, la redactora de El Correo, la cual me había hecho un reportaje hacía pocos días. A ella le obsequié con un ejemplar y era por eso por lo que estaba leyendo mi libro y de ahí la iniciativa de retratarme.
Tras la inesperada charla, nos despedimos con un nuevo apretón de manos y yo, emocionado por el poco común encuentro, toqué un nuevo timbre. 
Alguien abrió y pude entrar en el portal.

Al de unos días recibí una llamada de Mª Ángeles. Ella me dijo, tras una afectuosa charla en la que me explicaba los pormenores de la decisión de su progenitor, que Antonio ya había realizado la caricatura y nos citamos el hombre yo en una cafetería, el jueves siguiente a eso de media mañana.

El hombre, que luego descubrí que tenía 85 años de edad, se presentó trajeado, con una enorme carpeta bajo su brazo, puntual como un reloj y, fue así como comenzó una entrañable charla amenizada con café. Hablamos de su anterior exposición, del arte, de la vida, de cómo está la sociedad..., en fin.

Antonio, autor de la caricatura
Pero el momento cumbre llegó y Antonio, siempre con movimientos estudiados, me mostró su obra, la caricatura que me había hecho y que ilustra esta entrada.

Que yo recuerde, en mi vida me habían hecho una caricatura de tales dimensiones. Es más, nadie se había interesado por hacérmela y me sentí completamente halagado por aquel presente.

Tengo que decir que me encantó la predisposición, el detalle, el dibujo y que, de esto no me cabe ninguna duda, introduciré esta nueva experiencia en una nueva edición actualizada de mi última publicación "¿Y Por qué no?". La caricatura tomará verdadera relevancia en esta historia.
¡Qué menos!

En palabras de Antonio:

"La caricatura es una opinión. Observo, pienso, y después dibujo"

No todos los días se encuentra uno con sorpresas tan afables como la contada. ¡Gracias Antonio!

Un fuerte abrazo




Termino con una de las frases surgidas de aquella conversación...


"Un hombre soporta el dolor como un castigo no merecido; 
una mujer lo asume como su patrimonio natural. 
A las mujeres que pretenden ser iguales a los hombres
 les falta ambición"

Timothy Leary





Próximo evento: 






Ciudad de Logroño
Jueves 24 de noviembre 
Biblioteca San José
18:30h






miércoles, 9 de noviembre de 2016

Aurora, la lectora nº 7000, me abre la puerta en Pamplona

Con Aurora, lectora-protagonista número 7000
Como ya muchos sabéis, cada vez que logro conocer a quinientos lectores que se suman a esta promoción, me suelo hacer una foto y obsequiar con algún que otro libro a quien, tras mi llamada, decida adquirir el ejemplar con el que me presento. 

El día de ayer, martes, ocho de noviembre, me desperté cargado de unas ganas increíbles por conocer al lector o lectora número 7000. 
Sin duda alguna, iba a ser una gran jornada.
Para nada el día gris, el gélido viento, las frías gotas y las bajas temperaturas iban a ser un obstáculo. Además, por si fuera poco, tenía decidido acercarme hasta la ciudad de Pamplona. Sí, desde Haro, el desplazamiento dura una hora y media, pero la ocasión, todo hay que decirlo, bien merecía la pena. 
Con todo, la experiencia me indicaba que la gente de allí no solamente leía, sino que también, algunos, hasta hacían caso a esos que un día decidimos perseguir nuestros sueños. 

Me presentaría ante los habitantes, como escritor que busca lectores, dispuesto a conocer y dedicar de primera mano a quien quisiera adquirir ese ejemplar número 7000. 

Una vez con el coche en movimiento, descubrí que el camino se tornó lluvioso. Observé también que las primeras nieves ya se acumulaba en las sierras, disfruté después del intenso tráfico que imperaba en la ciudad y, al fin, logré aparcar el coche en una de las calles conformadas entre altos y desconocidos edificios. Una vez cargado con mis libros (entre ellos se encontraba el número 7000), me apresuré por tomar un merecido café, para recomponerme del viaje. Tras ello me puse manos a la obra. 
La puerta del portal más cercano a la cafetería se abrió. Luego me llegué hasta el ascensor y subí al último piso. Entonces, ahora sí, comencé con mi labor de búsqueda de lectores. 

Sumados a la intemperie, al desplazamiento y al transcurrir de los minutos y las horas,  los "noes" hallados tras las puertas, se iban conformando como una gran losa a transportar.
Pero eso no importaba.
En mi cabeza brillaba, como siempre lo hace, la siguiente premisa:

Sergio, nunca nadie te dijo que fuera a ser fácil.

Y de esa manera fueron transcurriendo las horas, ofreciendo alguna que otra explicación, regalando tarjetas que muestran un enlace a este blog y recibiendo, literalmente, un portazo tras otro en las narices. 

Pero de pronto, a eso de las trece horas y media, una nueva puerta se abrió y Aurora apareció tras ella. La mujer, sorprendida en un primer instante,  me atendió de manera amable (también hay muchos que lo hacen, todo hay que decirlo). Pero no solo eso, Aurora escuchó atentamente la perorata que hacía referencia a mi historia como escritor que intenta hacerse un hueco en este mundillo y  a esa sexta publicación "¿Y por qué no?" con la que me había presentado. 

-Cuando hablas -recuerdo que me dijo con el libro entre sus manos- resultas muy creíble. 


Pocas veces habían escuchado mis oídos palabras similares.


Entendí que la magia de entablar una nueva conversación con una auténtica desconocida había surgido nuevamente, y fue en una de éstas, cuando Aurora me comentó que tenía un pequeño que comenzaba a hacer sus pinitos en eso de la lectura. Entonces, tras dedicar el libro con el que me había presentado, quise obsequiarle con "La Rioja y sus pueblos entre cuentos. Vol. 1" y dedicárselo a Markel, ese pequeño y futuro gran lector.

Luego de hacernos la foto que ilustra esta entrada, nos despedimos con un par de besos. La puerta se cerró y, al dar el primero de los pasos que me llevaban al siguiente timbre, el frío, la lluvia, la pesadez de las horas infructuosas y sobre todo la mochila cargada de numerosos "noes", cayeron de mi espalda para conformarse en esos férreos escalones que me muestran el camino a seguir. Decidido me subí a ellos, oteé un nuevo horizonte y mi dedo pulsó una vez más. Siempre dispuesto, eso sí, a entablar una nueva conversación y... ¿por qué no? a dedicar un nuevo libro al lector número 7001 que ayudaría a dar más base a esta historia. 

Solo sé que son personas como Aurora, las grandes protagonistas de esta historia.

 ¡Gracias!

Cada día me siento más ilusionado por poder atesorar experiencias como la contada, porque, a pesar de las innumerables dificultades que puedes hallar en tu camino, una cosa está más que clara:

Hay que buscar siempre el valor que nos impulsa a perseguir nuestros sueños. 

Habrá muchos obstáculos y es probable que nunca lleguemos a conseguirlos, pero no hay duda de que si te muestras constante e ilusionado, tu calidad de vida cambia de manera considerable. Porque a fin de cuentas 

¿hay algo más valioso que ser el artífice de tu propio camino?






"Soñar el sueño imposible, 
luchar contra el enemigo imposible,
correr donde valientes no se atrevieron, 
alcanzar la estrella inalcanzable. 
Ese es mi destino."

Don Quijote
M. de Cervantes




sábado, 5 de noviembre de 2016

Maribel, una gran lectora. Un nuevo gran apoyo.


Con Maribel, una gran lectora
Últimamente estoy recibiendo mensajes francamente inspiradores que me dan fuerzas para continuar con esta ardua labor de buscar lectores.
Ocurrió el domingo 23 de octubre cuando recibí el siguiente mail:

Hola Sergio. Me llamo Maribel.
Pasaste por casa el viernes hacia las 15:00 h. Me pilló completamente de sorpresa porque ni me lo esperaba. Me hubiera gustado dedicarte más tiempo, pero era una hora "regular" para mí. Te cogí el libro "¿Y por qué no?", todavía no lo he terminado, porque aunque la lectura es cómoda, lo estoy saboreando.
Me gustaría saber si algún día de esta semana vas a volver a Logroño para cogerte los otros cinco.
Si estás en otro barrio, no te preocupes, tú me dices y yo me muevo.
Un abrazo
Maribel




Mis libros publicados hasta la fecha
Imaginaos.

Apenas, el libro ¿Y por qué no?, llevaba un mes de recorrido, cuando recibí este mensaje de una lectora que, debido a su lectura, quiso adquirir el resto de mi antología. 

¿Se puede pedir algo más como escritor?

Recuerdo que cuando me acerqué nuevamente a Logroño el martes de la siguiente semana, Maribel me recibió de manera fantástica, me ofreció una taza de café -que desdeñé amablemente, por no importunar en demasía-, hicimos un recorrido por sus habitaciones, en las cuales, ella, completamente orgullosa, me mostró numerosos anaqueles repletos de colecciones de libros y narrativa por doquier.

Todo ello avalaba que Maribel era una gran lectora. 
Charlamos luego un rato en el salón, dediqué los libros anteriores y, su hijo, Ignacio, nos sacó la foto que ilustra esta entrada.

Se trata de una nueva curiosidad que he querido añadir a esta historia, porque no cabe duda que Maribel, al actuar de esta forma, se ha convertido en una de las grandes protagonistas que no hacen más que ofrecer algo más de viento a favor a esta trayectoria errante. 


Gracias Ignacio por la foto y a ti Maribel, por este fuerte empujón que me invita a subir algunos peldaños más.





"Solo el que sabe es libre, y más libre es el que más sabe...
solo la cultura da libertad...
No proclaméis la libertad de volar, sino dad alas; 
no la de pensar, sino dad pensamiento.  
La libertad que hay que dar al pueblo es la cultura"

Miguel de Unamuno 




miércoles, 2 de noviembre de 2016

Librería Estudio y Miranda de Ebro me abren sus puertas...

Uno de los momentos en la Librería Estudio
Con Olivia, propietaria de la Librería Estudio en Miranda de Ebro  -establecimiento con el sello de referencia cultural de Castilla y León-, llevábamos tiempo hablando para realizar un encuentro con los lectores y la fecha quedó fijada, por fin, al tener una sexta publicación  en mis manos. 

Así pues, el viernes 28 de octubre a eso de las 20:15 h, presenté por vez primera esta última obra "¿Y por qué no?" en la que recojo treinta y ocho curiosidades seleccionadas entre las miles encontradas en estos cinco años que llevo de promoción  por diferentes ciudades.

Ainara, la ilustradora y apoyo fundamental en esta historia que voy contando, me acompañó para hablar fundamentalmente del libro infantil "La Rioja y sus pueblos entre cuentos.Vol.1"

Tengo que decir que Miranda de Ebro es una localidad que siempre me ha tratado bien las veces que me he presentado ante la gente como escritor que busca lectores.

Un momento de la presentación
Como es lógico y habitual los "noes" también allí son numerosos, pero, gracias al evento, quise aprovechar la ocasión y los días anteriores al viernes de esa semana, decidí presentarme ante la gente con esta última obra.



"Hola, soy Sergio, un escritor que está promocionando su última publicación y busco a gente que le guste leer. ¿No sé si será el caso...?"

De esa forma, la promoción iba a tener más sentido si cabe. Y fue así como en esos días pude conocer algunos lectores más, a la vez que iba repartiendo numerosas tarjetas con el enlace a este blog en el que se hacía mención del evento. 

Y al transcurrirse la semana, llegó el citado día:

Recuerdo que resultó un encuentro agradable en el que pude explayarme con los asistentes y conté de primera mano mi firme intención de hacerme un hueco en el mundo de la literatura. 


Y otro...
Recalqué además que, "¿Y por qué no?" es un libro vivo, en el sentido en que, con las próximas ediciones actualizadas, aumentará de tamaño pues iré incluyendo más experiencias que mi modo de actuar me va ofreciendo. 

Recuerdo también que, una vez explicados los aspectos fundamentales de "¿Y por qué no?", la charla se transformó en una más de las experiencias entrañables que voy atesorando. 

Mis oídos pudieron escuchar aquella tarde frases como: 

-Tocaste a mi puerta hace dos días y, tal y como te dije en aquel momento, he decidido acercarme. 
Y otro más

Otras como:

- Te cerré la puerta en las narices y luego me sentí mal. Es por eso que he querido asistir -comentó Rosa, otra gran lectora, tras alzar su mano. 


Y otro
-Ves, Rosa, cuando escucho cosas como esas, todos los "noes" encontrados se caen al suelo para conformarse en férreos escalones que me llevan a un nuevo Sí -me vi en la obligación de exponer. 

Además, los mensajes de ánimo fueron acrecentándose y mis oídos continuaban escuchando frases del tipo: 


"nunca, por mucho que te cueste, dejes de intentarlo" 

Con José Luis Montes.
Autor del libro "Historias de Miranda"

Es cierto. Por lo que se ve, todas las alternativas que tiene uno a su alcance tienen que ser tocadas si realmente quieres perseguir tus sueños. Esto me lo viene diciendo la experiencia y, ciertamente,  lo que más me ha impactado descubrir a lo largo de todo este tiempo, es que lo más importante no es conseguir tu objetivo, sino la calidad de vida que vas obteniendo solo por intentarlo. 

Sé que los pasos dados son pequeños sí, pero, no cabe la menor duda de que son siempre firmes y contundentes. 

Son eventos como el de este viernes los que te hacen parar un poco en tu promoción puerta a puerta para reflexionar, respirar hondo, saber que el camino aún es largo, pero te percatas que las ganas se acrecientan por ver que algo importante se ha hecho y que, todavía, felizmente, también queda mucho por hacer. 




Con Miguel Ángel
Los proyectos siguen estando ahí, quizá dándose forma de manera pausada, para que, en un futuro puedan ver la luz y proseguir como hasta la fecha, o quizá y si algo cambia, poder caminar con un poco de viento a favor. ¿Quién lo sabe?

No obstante, a pesar de todo estoy satisfecho con lo logrado, y a cada momento me encuentro con más ganas de conocer a más y más lectores que sepan valorar este esfuerzo.

Siempre los hay. No hay duda de ello.

Solo hay que buscarlos entre los duros prejuicios, mentalidades cerradas, caras arrugadas, risas despectivas que definen personalidades incapaces, rebosantes de orgullo y engreimientos varios que también nos caracterizan como sociedad.

"Nunca dejes que mentes pequeñas destruyan tus grandes sueños"


Con Olivia y algunas asistentes


De esa forma, con todo,  también quise poner todo de mi parte para que el evento llegara a cuanta más gente mejor y decidí hablar con los medios que en años precedentes me hicieron caso. Por su parte, Olivia también ayudó en este aspecto.
Así pues, la noticia de que un "tipo loco" que un día decidió conocer a sus lectores, iba a exponer su última publicación, llegó a mucha más gente debido a los siguientes medios a los que me veo en la obligación de citar:


- 7Semanal:                                                                     - Cadena Cope Miranda:




7Semanal


-Cadena Ser Miranda:                                                       - El Correo de Miranda:





Me resta decir que ha sido un placer caer de nuevo en una localidad que tan abierta está a los actos culturales. Escuché, asimismo, ese viernes, decir a alguien que existen en activo unas cincuenta asociaciones en el municipio...

¡Gracias Miranda de Ebro!

Gracias también a los medios de comunicación, a los asistentes al evento y sobre todo a Olivia por ese inestimable y gran apoyo demostrado.
Así da gusto caminar errante con tus libros bajo el brazo.

Ahora, con los ánimos renovados, continuaremos intentándolo...


¿Y por qué no?










"Si votar sirviera para cambiar algo, 
ya estaría prohibido"

E. Galeano






miércoles, 19 de octubre de 2016

Pradejón-Pradesound

Silvia, la ganadora del concurso, con su ilustración
Un día de hace dos semanas recibí un mail que a grandes rasgos venía a decir lo siguiente:

Estimado Sergio,

Soy Eduardo G. fundador de Gastro Cultural (www.gastrocultural.es). Es una empresa de promoción y evento que creamos en junio y ya hemos hecho más de 30 eventos por toda Rioja. 
Nosotros ofrecemos a los pueblos un día completo de actividades gastronómicas y culturales, entre ellas: conciertos, degustaciones solidarias, talleres para niños...
He pensado que podría cuadrar dentro de las actividades culturales una promoción de libros. Es algo que debería acercar la cultura a la gente y, sin haber leído tus libros, reconozco, que sólo la iniciativa y el modelo de promoción bien vale que nos sentemos un día a charlar.
Por lo pronto, tenemos un festival los días 14, 15 y 16 de octubre en Pradejón,
Dale una vuelta y si te interesa la idea puedes contactar conmigo.

Un cordial saludo,
Eduardo.


Degustación amenizada con música
Estaba claro que Eduardo me abría una puerta y yo no tenía intención de desperdiciar la oportunidad. Son bastantes, quizá demasiadas las que se me cierran en mí día a día.
Así pues, sin dudarlo un momento, acepté y este pasado fin de semana 15 y 16 de octubre me acerqué a la localidad riojana para, además de conocer el municipio, hablar con los lugareños sobre mis libros y sobre mi promoción como escritor que busca un hueco en el mundo de la literatura.

Fue así como, mediante una carpa y unas mesas cedidas por la organización Gastro Cultural,  me vi inmerso en las actividades de este nuevo festival amenizado por conciertos, gastronomía y diferentes actividades culturales.


Tres futuras grandes lectoras
Entre todas ellas, los más pequeños también pudieron disfrutar de lo lindo con un taller de dibujo la tarde del sábado. Esta vez enfocado en el libro "La Rioja y sus pueblos entre cuentos. Vol.1" y concretamente en la vendimia (las fechas no podían ser más propicias).

Incluso hubo un concurso con tres premios a las mejores ilustraciones.

Quedó así la cosa:

El tercer premio fue para Vega, que consistió en dos paquetes de aperitivos.
Un segundo premio fue a parar a Candela, que se llevó una botella de vino y un paquete de aperitivos y el primero de los premios lo ganó Silvia con su ilustración.
Ella, al haber adquirido con anterioridad el libro "La Rioja y sus pueblos entre cuentos. Vol.1" pudo elegir entre uno de mis libros, esta vez para mayores, y se decidió por mi cuarta publicación "agua". Junto con el volumen el premio se configuraba también con una bolsa de aperitivos.
"La Rioja y sus pueblos
 entre cuentos. Vol.1"



Y para concluir, el domingo y último día,  hubo una exhibición canina del grupo riojano de rescate, música ambiental y degustación de paella.
Me queda decir que me llevo un gran recuerdo del festival Pradesound, de las gentes del lugar y agradezco desde aquí a Eduardo y a su equipo multidisciplinar por abrirme las puertas aquel día, por la buena acogida y por contribuir a que la cultura tome parte relevante en certámenes novedosos.

Nos hace tanta falta gente con inquietudes...




"El que tiene imaginación,
con qué facilidad saca de la nada un mundo"

Gustavo A. Bécquer




Próximo evento:







Librería estudio, Miranda de Ebro.
Viernes 28 de octubre 2016 a las 20:15h.



















lunes, 10 de octubre de 2016

Melani, una gran lectora. Un gran apoyo.

Melani con la Trilogía "Soy un gusano"
 e "¿Y por qué no?
Como ya he comentado en anteriores entradas, mi última publicación "¿Y por qué no?" recoge treinta y ocho curiosidades seleccionadas entre miles y acontecidas en estos cinco años de promoción de mis títulos por diferentes ciudades.

Eso determina que "¿Y por qué no?" es un libro vivo.

No. No se trata de una novela más. Esta publicación habla de la historia real de un escritor que decidió conocer personalmente a sus lectores. Así pues, está, como digo, muy vivo porque a medida en que continúe presentándome ante la gente, irá adquiriendo nuevas experiencias singulares que a veces soplan con viento a favor.

Por su parte, los "noes" siguen siendo importantes. Son ellos el sustento; entre ellos, entre toda esa inmundicia, surge la más bella flor que dice sí. Esta es la maravilla encontrada..., quizá el premio a la constancia.

Sucedió así:

Aquel 6 septiembre de este año 2016, recibí el siguiente mail:

"Hola, mi nombre es Melani y hace una semana dí con tu libro"agua" gracias a mi suegra Obdulia. El caso es que este mes pasado y hasta hoy exactamente cerraban la biblioteca de mi pueblo por vacaciones. Yo, muy previsora me llevé a casa dos libros (Mónica decide morir de Pablo Cohelo y la elegancia del erizo de una tal Muriel...) de los que he disfrutado un montón. Pero como llevo cosa de un año o más con una terrible (para quien así lo vea) adicción a la lectura, pues si no leo tres libros casi semanales me entra una especie de síndrome de abstinencia, fui a casa de mi suegra como he dicho y le tomé prestado dos libros. Resultó que uno de ellos tenía una dedicatoria para ella y al leer la contraportada comprendí la razón. Le pregunté a ella personalmente por el escritor errante y me dijo que habías estado en su casa dos veces, pero que si lo que quería era la trilogía "soy un gusano" no la tenía. La verdad es que aún apenas había empezado a leer agua, pero me fascinaba esa historia de que el autor te traiga directamente el libro. ¡Es alucinante!
Bueno, el caso es que ahora mismo acabo de terminar "agua" y todavía estoy asimilando la muerte de Felipe y la situación por la que ha pasado Dana. Tengo que darte las gracias porque desde hace días he disfrutado a conciencia cada vaso de agua, cada ducha... normalmente soy bastante consciente con el gasto que hago y procuro no despilfarrar, pero hay temporadas en que se olvida y se da por hecho todo. Me has dado una bofetada que me devuelve la cordura por un buen tiempo respecto a ese tema. También decirte que he vivido tu libro como una película y con todos los sentidos porque hace un calor del demonio en Álava estos días. Vivo al lado de el pantano de vitoria y cada día desde la lectura se transforma en el lago Onturia y lo veo secarse y descender de nivel cada día por el calor y me proporciona un ambiente perfecto para situarme en esta lectura. Cualquier barquita se convierte en la de Felipe y su nieta... Digamos que "agua" vino a mí en el momento y espacio perfecto. ¡Todo un regalo para terminar el verano! Así que simplemente gracias y hacerte saber que "soy un gusano" Estará próximamente en mi casa primero, y luego lo compartiré con la biblioteca. Es mi regalo por tu regalo. GRACIAS"

Muy entusiasmado, no tardé en responder a sus palabras. Entonces, al de un tiempo recibí un nuevo mensaje:

"¡Hola Sergio! Soy Melani ¿me recuerdas? Como te dije ya he leído "Soy un gusano". Tengo que admitir que no lo he comprado puesto que la economía de este mes está bastante tacaña. Lo he cogido prestado de la biblioteca, nos lo enviaron a la del pueblo porque en la nuestra no tenían el ejemplar. Pero prometo que me haré con la trilogía. Bueno, te cuento un poco por encima mis impresiones porque como me explaye... Por supuesto me ha encantado y sorprendido, con la historia del gusano no conseguía intuir por donde irían los tiros. Me han encantado algunos temas tratados. La perspectiva de la vida que deja Ana en herencia a Hugo, me ha hecho pensar y replantearme cosas como madre que soy. La mención a el valor que se le da a cada tiempo (pasado, presente y futuro) y esa portada que tan intrigada me ha tenido por fin tiene sentido (tengo esa manía de buscar enlace de portada-narración), el tema de Dios me gusta como esta enfocado (no puedo estar más de acuerdo con la forma que termina teniendo Hugo de verlo).
A ti como escritor decirte que tienes una forma muy sencilla pero muy culta de escribir y que con "agua" y "Soy un gusano" me llevo incluso nuevo vocabulario y eso es un plus para mi. En octubre será el cumple de mi suegra Obdulia gracias a la cual conocí a tus personajes, le regalaré la trilogía y espero que vuelvas a llamar a su puerta para que tenga la oportunidad de que se las dediques. Un saludo."

Lucía con
 "La Rioja y sus pueblos entre cuentos. Vol 1"
Después de compartir algunos mails con Melani, me acerqué, el cuatro de octubre a media  mañana a localidad alavesa de Legutiano para, tal y como habíamos quedado, entregarle de primera mano y dedicados, no solo la Trilogía, es decir, "Soy un gusano", "Dos cabezas de alfiler" y "Consciencia", sino también "La Rioja y sus pueblos entre cuentos. Vol.1", puesto que su hija Lucía se había interesado por él.

Lucía es una lectora y futura artista, tal y como me comentó Melani. A ella le gusta crear historias e incluso ilustrarlas con un gusto excepcional. Su madre, siempre muy orgullosa, me mostró unos bocetos en los cuales estaba trabajando y yo no podía hacer más que sonreír por el gran trabajo creativo.
Además, gracias a todo ese inestimable apoyo, me sentía con la obligación de obsequiar a Melani con mi última publicación "¿Y por qué no?"
!Qué menos!

Pero como ocurría que aquel día me había acercado por allí y no conocía a ningún lector de la localidad, decidí continuar con mi labor y presentarme ante los habitantes con este último libro. La mujer, según me advirtió, también había avisado por "Wasap" a los vecinos, de que iba a acercarse un escritor promocionando sus libros puerta por puerta. Un poco para prevenirlos de las futuras llamadas no esperadas.
¿Se puede pedir algo más?

Tengo que decir que me quedo con un grato recuerdo de aquel día en el que, a pesar de los "noes" encontrados, hallé también tras las puertas a personas que sabían de mí gracias a la mediación de Melani. Incluso hubo algunos que adquirieron algún ejemplar y ayudaron a que esta historia coja algo más de base. 

No obstante, ahí no quedaba la cosa porque a pesar de todo lo contado, Melani, siempre inconforme, se dedicó a hablar con las personas responsables de la Biblioteca de la localidad para preguntar sobre una posible presentación que quizá planteémos en un futuro. 

"...yo aquí sólo soy un gusano pero 
¿qué no puede conseguir un gusano si se lo propone?"

Con esta última frase cerraba uno de sus mensajes.

Está claro que no siempre te encuentras con personas que tanto se puedan implicar por tu causa y es a causa de ello por lo que, tal y como decía, en una próxima edición actualizada, esta experiencia saldrá reflejada en el libro. 

Es cierto, es difícil, pero son personas como Melani, las que te ayudan que las cosas sean más sencillas. 

Únicamente me queda dar las gracias a los lectores de Legutiano, a Obdulia, por escucharme aquel lejano día en Vitoria y adquirir uno de mis ejemplares. Gracias por supuesto a Melani por tu increíble gran apoyo contado, y a Lucía, por esa inquietud creativa que tanto te empeñas en desarrollar. ¡¡Sigue así!!
Un fuerte abrazo.



"Si das un paso hacia una utopía, ésta se aleja un paso. Si das dos pasos se aleja dos pasos. Entonces una utopía sirve para eso, para andar" 

Del libro que me recomendó Melaní,
  "Veintitrés maestros de corazón"