descripcion

descripcion

viernes, 21 de julio de 2017

Desafío de Bandas: Agoncillo e Ibeas de Juarros

Y las citas se van acumulando en este festival itinerante, a medida en que el verano se empeña en transcurrir.
El pasado fin de semana participaron seis bandas más venidas de diferentes zonas del territorio nacional, para deleitarnos con su música en directo y así optar por el suculento premio de 10.000 euros.

 Y, concretamente, el sábado 15 de julio, tal y como decía, nos acercamos hasta la localidad riojana de Agoncillo. Un municipio de algo más de mil habitantes. En cuyo centro urbano se halla el portentoso Castillo de Aguas Mansas, construido a lo largo de los siglos XIII y XIV.

Los más peques, tal y como nos tienen acostumbrados, se acercaron hasta la nombrada plaza del castillo para participar en el taller infantil del libro solidario "La Rioja y sus pueblos entre cuentos. Vol.1", así como también en el de cuero de la mano de Artesanía Trasgo.

Ilustrando

Las catas, las degustaciones, la música y la cultura también brillaron en esta ocasión con fuerza junto con el grupo logroñés Complot  y el grupo poético "El hombre que fue jueves", que se encargaron de prologar a los tres grupos de música participantes en el concurso.


Primeras horas en Agoncillo con el Castillo de fondo




Estos fueron los siguientes:

- Dr. Trotski
- The Monster Lover
- Grand Matter





Y como esto no termina aquí ni mucho menos, al día siguiente nos trasladamos hasta la localidad burgalesa de Ibeas de Juarros.
Escenario en  Ibeas de Juarros

Javier, un residente del municipio y natural de Bizkaia, nos aclaró el porqué de ese curioso nombre que ostenta este municipio burgalés. Pues bien, se conoce que en otros tiempos, un asentamiento alavés le dio el nombre euskaldun (ibai-zugarro / río-olmo) de ahí la singular etimología,  río de olmos, que nos lleva hasta  Ibeas de Juarros.

Son estas curiosidades las que hacen interesante todo esto de entablar conversaciones con la gente. 


Ainara en el taller de ilustración

Los peques burgaleses que se acercaron, disfrutaron a su vez, el domingo, con los talleres de ilustración y cuero. Después hubo incluso incursiones en una cercana acequia y todo, para soportar los duros embates del calor. 

Pero en ese día también sucedió algo que me llamó imperiosamente la atención  y que quiero añadir porque, además, define bastante bien estos derroteros que caracterizan a  mi promoción. 

El día ya iba pronto a concluir y, sin embargo, entre el público asistente al primero de los conciertos, una chica se acercó al puesto donde exponía mis obras. 

- Te conozco -dijo de pronto- viniste hace ya unos meses a mi puerta, en Burgos y adquirí este libro -continuó señalando al ejemplar "¿Y por qué no?" . Me lo leí de un tirón y tenía ganas de comenzar con tu primera novela "Soy un gusano"

Como podréis imaginar, yo sonreía por esa asombrosa casualidad. Una vez más había ocurrido. Alguien sabía de mi historia, se había leído mi sexta publicación donde expongo los pormenores de un escritor que, sin ser conocido, decidió conocer a sus lectores. Aquella chica que ya era lectora protagonista de esta historia, sin más preámbulos, decidió adquirir la primera de mis obras.

Dediqué, entonces, un ejemplar de "Soy un gusano"  a María Victoria (Toya, tal y como me indicó), y nos despedimos con un par de besos.

Resulta fascinante la disposición de la gente.

A cada momento, me siento con mayores ganas de conocer a lectores porque, ¿Quién sabe? Quizá en lo que dura el verano, vuelva a surgir la magia. 


                               
Los grupos que tocaron ese día fueron los siguientes:


-Jack & The Banakubu
- Bluestain
-Los indigentes



Y para concluir, como siempre sucede en todas las jornadas, tras las bandas, se celebró una macrodiscoteca con el DJ Ruben BG.


Sólo queda decir. 

¡Gracias Agoncillo e Ibeas de Juarros!




"La lectura, 
una puerta abierta a un mundo encantado"

F. Mauriac




No hay comentarios:

Publicar un comentario