descripcion

descripcion

...7000, 7500, 8000, 8500...



500 LIBROS DISTRIBUIDOS (17/02/2012)


Vitoria, viernes 17 de febrero de 2012. Nunca he sido muy ducho en esto de la informática, pero reconozco que alguna que otra vez me han dicho que debería crear un blog, para contar un poco esta experiencia que vengo realizando desde hace ya unos meses. Lo cierto es que todo ello quedó relegado en la pantalla del pasado. Es más, me dije, si llego a los quinientos libros distribuidos, lo hago.
Hoy es ese día. He conocido a Fernando, el cual me abrió la puerta y, muy amablemente, (no en todos las ocasiones ocurre lo mismo, como os podéis imaginar) me atendió. Pero no sólo eso. También se mostró interesado por mi modo de proceder y como es lector habitual, me abrió su puerta, le expliqué el porqué de toda esta peculiar promoción y recalqué que el libro que tenía en mis manos tenía algo especial.

¡Se trataba del número 500!

Fernando accedió a la adquisición del libro y le comenté que llevaba una cámara digital, pues al tratarse de un número especial quería tener un documento fotográfico. Así fue cómo apareció Mari carmen, su mujer, la cual nos sacó la foto.


Con este ejemplar he logrado un nuevo objetivo. Ahora, creo yo, poseo una base en la que me es más cómodo andar.
La idea es seguir con esta dinámica puesto que me he marcado un nuevo objetivo: mil ejemplares. Ahora a disfrutar del éxito y a seguir con la expansión.
Gracias, Mari Carmen y Fernando.




                     


1000 LIBROS DISTRIBUIDOS (17/05/12)


Pues sí, otro objetivo conseguido. Ahora la cifra va aumentando de tamaño gracias a todos vosotros que un día decidísteis escuchar a un tipo que iba con un libro, llamó a vuestra puerta y os explicó que sus intenciones no eran más que hacer llegar no sólo esta novela, sino toda la trilogía a cuantas más personas mejor.

Irene con el ejemplar nº 1000
Hoy, ha sido Irene. Una simpática chica de Pamplona (concretamente de Zizur Mayor) que ha decidido echarme un cable y acceder a la lectura de "Soy un gusano".

En cierto modo, Algo dentro de mí me decía que este ejemplar sería fácil de distribuir. Sentía una especial ilusión por conocer a la persona que lo iba a adquirir.

Serían las cuatro de la tarde. El número 999 ya lo había adquirido un vecino del barrio de adosados. El sol, en Navarra y a esas horas, caía a plomo. No obstante, se agradecía un viento que conseguía paliar, sólo en parte su azote.

-¡¡¡Ringg!!!
- ¿Sí? ¿Quién es?
- Hola, buenas tardes, soy Sergio, un escritor que está promocionándo su primera novela y ando buscando gente que le interese la lectura. No sé si es el caso.
- No, no, gracias. No me interesa.

Es lo que tienen los porteros automáticos. Con ellos, nos es más fácil desprendernos de visitas inesperadas y normalmente fuera de contexto.

El caso es que trasncurrían los minutos y las llamadas a pisos seguían siendo infructuosas. No obstante, sentía que sería fácil encontrar a la persona que se interesaría por el número 1000.


Nada más lejos de la realidad:

En una de éstas, una vecina del barrio accedió a escuchar mi relato, y mis intenciones. Tras comentarle que se trataba de un ejemplar especial, creí,con ello, haber dado en el clavo. El caso es que esta vecina, que por cierto no transmitía la mayor de todas las simpatías, después de haberme escuchado de forma paciente, (la charla se ha acercado a unos cinco minutos de reloj) me ha dejado bien claro que no le interesaba. Sí, por supuesto que leía, pero que no tenía intención de aquirir un ejemplar. Ni de ayudarme con el ejemplar número mil, ni nada de nada.

En esa ocasión me he quedado sorprendido, quizás todo ello, sólo gracias a mi culpa y al deseo e impulsividad de llegar cuanto antes a tan ansiada meta. Todo esto no hace más que indicarme una vez más de que vivimos en un mundo muy complejo, difícil y arduo, y que muchas veces únicamente nos queda esa pequeña luz, vocecilla, gusano, o vete a saber qué leches, que nos dice, ánimo que estoy aquí, todavía lejos pero se puede, créeme que SE PUEDE.

Entonces, haciendo más caso a ese SE PUEDE, y, por supuesto, relegando ese NO ME INTERESA a la pantalla del pasado y deslizándola lo antes posible a la máquina del olvido, proseguí con mi tarea.

Entonces, tras varios intentos más, Irene salió a recibirme y la conversación que mantuvimos se me antojo del todo agradable, y enriquecedora (todo lo contrario a la anterior). Está claro que siempre, aunque nos encontremos a cientos de personas malhumoradas, desagradables, con carácter hiriente, depresivas y asqueadas de su paso por la vida, siempre, por suerte, también existen muchísimas personas como Irene que hacen, con su carácter abierto, que todo esto bien valga la pena. Que nuestro paso por la vida sea más agradable. Desde aquí te envío un saludo.

Para mí hoy es un día especial y desde aquí quiero agradecer a Irene, también a Irantzun y a su madre por la agradable charla, a los que me animáis a seguir con vuestros comentarios y críticas de la novela, a los que habéis adquirido los otros dos volúmenes "Dos cabezas de alfiler" y "Consciencia". A Carmen de Burgos (foto Diario de Burgos), A Fernando de Vitoria (número 500), a Onda Cero, a Diario de Burgos, y a Diario La Rioja.., en definitiva a todos los que, con vuestra actitud, habéis decidido valorar en estos meses el trabajo que supone esta peculiar difusión de las tres obras.

Ningún momento mejor que hoy para decir:

¡¡¡¡MIL GRACIAS!!!!



1500 LIBROS DISTRIBUIDOS (17/10/12)


Esta vez el "Ringg" ha sido en Logroño.

Al rato de estar hablando con Jesús después de abrirme la puerta de su casa, ha aparecido Begoña, su mujer, que tras escuchar mi relato desde algún lugar en el interior del piso, ha salido decidida a adquirir el ejemplar mil quinientos de "Soy un gusano".
La conversación se ha ido alargando y me han comentado que a su hija Sofía, le gusta mucho leer. Se trata de una futura artista puesto que está estudiando Bellas Artes.

El caso es que una vez, también me han dicho, leyeron la noticia del Diario La Rioja y han recordado que en su día, se cuestionaron el adquirir o no el libro si por casualidad yo tocaría su puerta en alguna ocasión.

Hoy ha sido ese día. Y no ha sido un día cualquiera. Se trataba, ni más ni menos que del ejemplar mil quinientos. Es por todo ello que yo iba cargado con todo el equipo habitual; mi carpeta negra con las copias de los reportajes de los periódicos, mi maleta al hombro repleta de ejemplares, mi bolígrafo de firmar y como en las dos anteriores ocasiones (500 ejem. y 1000 ejem.) con la cámara fotográfica.

Desde hacía ya tiempo tenía decidido el obsequiar al comprador del libro 1500 con los dos siguientes volúmenes de la trilogía. Esta mañana, el hacerlo me ha resultado muy sencillo.
Al comprender que se trataba de una pareja encantadora, no lo he dudado un instante.

Tras recibir los tres libros, ellos me han agradecido el obsequio y no han dudado en regalarme ni más ni menos que ¡¡cinco litros de aceite virgen extra!! puesto que poseían, según me han comentado, unos olivos en propiedad. Hoy, nada más llegar a casa, lo hemos probado con algo de pan y desde aquí quiero decir que este "oro líquido" de primerísima calidad, está exquisito.

La Trilogía al completo para Jesús y Begoña.



Una vez más, me siento enormemente satisfecho de haber podido charlar con gente que sabe apreciar el esfuerzo que supone esta peculiar promoción. Es gente como Jesús y Begoña, la que consiguen que en mi pantalla del presente, siempre queden grabadas estas dos palabras:

                         ES POSIBLE

Como bien sabéis, los portazos en las narices, los desprecios, las caras con sus ceños arrugados, los ambientes grises y desánimos generalizados con sus frases de "no me interesa", son habituales en mi día a día.
Es algo con lo que hay que lidiar, no sólo en esta peculiar experiencia, sino en el devenir de la vida.

Todos podemos, utilizando la metáfora del relato, relegar esas experiencias a la pantalla del pasado y triturarlas en nuestra propia máquina del olvido, para poder poner en la pantalla del presente, los mensajes que mejor nos convengan.

Volver a dar las gracias a Begoña, a Jesús, a Sofía (aunque no te conozca estoy seguro que sacarás, en alguna ocasión, tiempo para leer la Trilogía) por demostrarme, una vez más, que hay gente que no se conforma con ese mensaje que tenemos todos, (quiero incluirme) muy interiorizado: "Yo no abro la puerta a nadie, se oyen tantas cosas..."

Hoy vosotros me habéis abierto la puerta y con ello, lográis que continue con mi humilde propósito de llegar a cuantas más personas mejor.

Desde aquí os envío un afectuoso abrazo así como a todos los que un buen día decidistéis escuchar a un tipo que iba con un libro en la mano.

Una vez más, GRACIAS...


2000 libros distribuidos (5/02/13)


En esta ocasión también ha sido en la ciudad de Logroño. Un poco porque esta semana va a ser interesante en mi promoción. Ya tengo dos citas importantes confirmadas:

-Mañana Miércoles 6 de febrero me harán una entrevista en Popular TV a eso de las 22:00h presentando la trilogía y la manera de promocionar el primero de mis libros.

-El Jueves 7 de febrero daré la Conferencia-presentación de la Trilogía en el Colegio Of. de Ingenieros Industriales, en la plaza de San Bartolomé a las 20:00h.

Es por todo ello por lo que he decidido incidir más en las puertas de esta ciudad, para promocionar la trilogía. A todos aquellos que muestran un cierto interés les invito a asistir a la Conferencia del jueves, puesto que después de ella también se ofrecerá un Catering.


Fernando con la Trilogía y el ejemplar nº 2000
El caso es que en la mañana de hoy, después de pulsar su timbre, Fernando me ha abierto la puerta de su piso. Le he pillado totalmente fuera de contexto. Pero, tras explicarle que no era más que un tipo que estaba promocionando sus libros puerta por puerta, ha decidido adquirir un ejemplar de "Soy un gusano".


Una vez aceptado el nº 2000 de "SOY UN GUSANO", tal y como viene siendo costumbre en mi modo de proceder, le he obsequiado con las otras dos partes de la Trilogía : Dos cabezas de alfiler y, Consciencia.

Esta vez me ha ocurrido algo inusual; Fernando me ha dicho, de manera literal:

- Pues yo te voy a pagar de manera especial.

Lo cierto es que me ha dejado un tanto descolocado, pero tal y como os muestro en estas dos imágenes, ahí tenéis la prueba. Era la primera vez que veía una de estas monedas de doce euros.

Cara de la moneda de 12 euros
Cruz la misma moneda

Lo que queda bien claro es que el hecho de moverse de una y mil maneras y hablar con diferentes personas, hace que, a veces, sucedan cosas como estas.

Un fuerte abrazo a Fernando y espero que disfrutes con la lectura.



 Nº 2500 y la Trilogía cayó en Burgos (8/05/13)

Semana intensa pero fructífera. El ejemplar número dos mil quinientos distribuido, gracias a la colaboración de María Ángeles que me abrió este martes la puerta de su casa y se dignó a escuchar mi historia. Tras la charla también se interesó por "Soy un gusano" y, por supuesto, como se trataba de un número significativo en esta historia, se llevó de regalo, tal y como viene siendo habitual cada quinientos ejemplares, la trilogía al completo. Es decir, "Dos cabezas de alfiler" Y "Consciencia".
María Ángeles con la Trilogía al completo.


Esta vez, se trataba de un hito importante en la aventura. Necesitaba no simplemente una persona que le gustara leer, sino también que estuviera dispuesta a adquirir un ejemplar, e incluso que quisiera sacarse una foto conmigo y con los tres libros. Hasta ahí, la cosa podía ser habitual en este camino que me he empeñado en realizar. No obstante, también buscaba una persona que no le importara salir en nada menos que en dos periódicos de la región; El Diario de Burgos y El Correo de Burgos.

En otras circunstancias me hubiera parecido, todo este reto, sencillo de realizar. Pero en esa ocasión no las tenía todas conmigo. El tiempo era reducido. Con los periodistas había quedado en que yo mismo realizaría la foto y cuando la tuviera me acercaría a hacer sendas entrevistas. Tenía que aprovechar la ocasión y sacar la foto con el lector número 2500.

Por lo general siempre llego a Burgos aproximadamente a las once la mañana para comenzar con mi búsqueda de lectores (creo que es una hora prudencial).
El caso es que tras varios "noes", "no me interesa", "no tengo tiempo", e incluso hubo una pareja que adquirió un ejemplar pero no quería salir en los medios, al fin dí con Mª Ángeles nada menos que una hora y media después. Es decir, a las doce y media ya tenía la foto con la lectora 2500 y en el día pude hacer las entrevistas. Un paso, y de los importantes, conseguido.

Al día siguiente salí en los dos medios de comunicación. El trabajo de los periodistas, excelente. Una muy buena manera de ayudarme con la promoción. Desde aquí agradezco la labor de Rodrigo y Almudena.

DIARIO DE BURGOS:

EL CORREO DE BURGOS:

Noticia en papel:
Y de todo esto tiene la culpa, Ediciones Balnea. La editorial que me está ayudando y mucho al haberme abierto sus puertas. Juan Manuel Crespo y Ana Isabel Núñez la conforman, los dos son escritores y editores. Se trata de una editorial atípica. En el sentido en el que no solo apuesta por la buena literatura, sino también por las personas y los valores.


Para demostrar esto, pongo los primeros tres ejemplos que me vienen a la cabeza:

-Paula Hernández, una niña de tan solo doce años ha editado con ellos su primera novela "El poder de los sueños".

-Laura Terradillos, una mujer que ha superado un cáncer, decidió escribir un libro para hacérselo saber a su hijo de una manera nada menos que original. También ha editado con Balnea. El libro: "¿Qué le pasa a Benjamín?"

-Y, yo mismo. Decidieron apostar por un tipo que iba promocionándo su Trilogía puerta a puerta por las diferentes provincias limítrofes a La Rioja.

Con Juanma, Ana Isabel y Sol

El caso es que toda esta difusión es debido a que ellos me propusieron presentar en Burgos. Así pues el 9 de mayo estuvimos en la Librería Hijos de Santiago Rodríguez, de la mano de Sol como coordinadora del evento.

Todas estas experiencias no hacen más que afianzar un camino completamente inestable desde sus orígenes, pero son muchas las personas que en el día a día van creando esta historia. 
Hoy cito y agradezco la ayuda a Mª Ángeles, Juanma, Ana Isabel, Almudena, Rodrigo, Sol, Antonio...

Con Antonio, Juanma, Ana y Sol

Nunca quiere aparecer en las fotos y lo respeto profundamente.
Desde el principio (sé que no es tarea fácil) me ha apoyado en esta propuesta desprovista de pilares básicos. Carente a todas luces de estabilidad. Pero como reza una de nuestras máximas:
"Si eres capaz de lograr sentirte a gusto en la inestabilidad, cuando la tempestad amaine, el camino será más sencillo".

Hoy, el camino sigue siendo arduo, pero la verdad es que, mirándolo bien, podemos sentirnos a gusto y satisfechos. Ahora simplemente resta dar los pasos necesarios, lo mismo da si son mil, dos mil o un millón. Por todos es sabido que nunca llueve eternamente.

Hoy quiero citar de manera especial:

A mi compañera de viaje y confidente, Ainara


  Nº 3000 y la trilogía cayó en Bilbao (14/08/13)




Roberto con la Trilogía "Soy un gusano"
- ¡Vale! Me has convencido- Roberto, un chico de Barakaldo (Bilbao), me lo ha dejado bien claro esta tarde, tras abrirme la puerta de su casa y escuchar mi discurso promocional.
Se había convertido, en ese instante (rondarían las dieciséis horas), en el comprador número 3000 del primer libro de la "Trilogía Soy un gusano".

Para mí se trataba de un momento muy especial y desde hacía tiempo, añorado.

- Quiero que sepas que se trata del libro número tres mil- le he dicho a continuación- Gracias a esto te voy a obsequiar con los dos volúmenes siguientes que completan la Trilogía: "Dos cabezas de alfiler" y "Consciencia".
Roberto ha aceptado e incluso ha sido tan amable de hacerse una foto conmigo para dar constancia del acontecimiento.

Hoy, Roberto forma parte de esta historia tan peculiar que un día comencé hace ya un año y unos cuantos meses.

Hoy también me viene a la cabeza el primer libro que distribuí en la localidad de Rivabellosa (Álava). Aquel libro, siempre quedará en mi pantalla del pasado como el causante de que un hielo impertérrito, capaz de mantener bien cerradas las puertas, se quebrase.
En aquella ocasión un hombre me dijo que él no leía pero su mujer sí que lo hacía. La primera dedicatoria en esta aventura, llevaba el nombre de "Merche".

La decisión de aquel hombre en aquel entonces, supone el primero de estos 3000 "Síes" y creo que nunca lo olvidaré.

Un buen día decidí hacerme siempre una foto con el lector, cada vez que lograra recopilar 500 "Síes".


Hoy, como para mí es un día especial, me voy a permitir recordar esos momentos:

- Fernando (Vitoria) Lector nº 500:


- Irene (Navarra) Lectora nº 1000:

- Jesús y Begoña (Logroño) Lectores nº 1500:


- Fernando (Logroño) Lector nº 2000:


- Mª Ángeles (Burgos) Lectora nº 2500:

¿Quién diría en aquel entonces?
Hoy, quizás más que nunca me siento satisfecho de haber escrito la "Trilogía". Siento, no os imagináis cuánto, unas ganas terribles de editar mi cuarta novela (en proceso).
Y de lo que más me puedo alegrar es que día a día voy descubriendo a personalidades increíbles, experiencias que, de haber actuado de otro modo, no habría tenido, comentarios que te animan a seguir hacia adelante...

El paro sigue ahí. Y, ciertamente, todos sabemos que supone un enorme lastre para una sociedad. Es lamentable que aún no se haya podido solucionar un problema tan elemental.
A día de hoy, por suerte, yo puedo decir que al menos puedo "subsistir" con esta peculiar promoción.
Sigo, sí, en la actualidad, en el paro (desde un principio tuve claro que era un problema que, de ninguna de las maneras me compete) pero también puedo decir con todas las letras que me sigo negando a estar parado.

- Mil gracias a Roberto de Bilbao, por darme el "Sí" número 3000.

- Mil gracias a Fernando, Irene, Jesús y Begoña, Fernando de Logroño, y Mª Ángeles, por vuestros "Síes" y vuestra disposición a salir en las fotos.

y, sin lugar a dudas...

- Mil gracias a todas aquellas personas que un día decidieron abrir sus puertas a un tipo que llamó con un libro en la mano y, decidir al menos, escuchar sus propósitos.


 Nº 3500 y la trilogía cayó en Vitoria 23/12/13


Iñaki con la Trilogía
Me alegro de que la casualidad haya coincidido con estas fechas de fiestas, regalos, fin de año...

Sí, Iñaki, hoy, un chico de Vitoria, me lo ha dejado bien claro; leía. Pero no sólo eso. También ha decidido escuchar mi relato y, tras presentarme como autor del primero de los libros de la Trilogía, esto es, "Soy un gusano", Iñaki ha decidido adquirirlo.

Entonces, entusiasmado, le he comentado que ese volumen se trataba de un libro especial en mi promoción. Consistía en el número 3500 distribuidos puerta a puerta.
Así pues, tal y como ya es costumbre en mi promoción, le he obsequiado con los dos siguientes volúmenes que conforman la Trilogía:
-"Dos cabezas de alfiler" y,
-"Consciencia".

Se lo he dejado bien claro. Lo hago así, porque un día se me cerraron todas las puertas. Lo hago porque el mercado laboral, en su día no me quiso tener en cuenta. Lo hago porque tengo tiempo. Lo hago también porque quiero hacer caso a mis inquietudes y enfocar mi vida en lo que realmente me apasiona: la escritura.

A lo largo de todo este tiempo, me he dado cuenta de que lo hago también porque quiero conocer a las personas que leen. A las personas que están dispuestas a escuchar a un tipo que pretende llegar a los lectores. Quiero seguir recibiendo críticas y mensajes de ánimo, puesto que los considero un gran avituallamiento indispensable en mi proceder. Quiero, asimismo, seguir utilizando todos los caminos que estén a mi alcance, tanto los convencionales como los que no lo son tanto. Cada vez siento que la base por la que me muevo es mucho más amplia. Hoy, a diferencia de los primeros días de promoción, me entra una gran curiosidad por conocer a la persona que me va a abrir la siguiente puerta.
A día de hoy, a pesar de que esto pueda resultar duro muchas veces, también quiero aferrarme, como siempre, a esas personas que se muestran abiertas. A aquellas que, como hoy ha hecho Iñaki, han valorado este esfuerzo.

Un fuerte abrazo para Iñaki, para Oihane como hacedora de la foto y, también, para los tres mil quinientos tres lectores que en su día decidieron echarme una mano con mi proceder.

Una vez, hace tiempo, una señora me dijo:

- Te lo voy a coger, más que nada, porque tengo hijos y sinceramente, no me gustaría que acabaran de esta forma.

Fue ahí cuando le contesté.

- No señora. Se equivoca. Yo no he acabado, estoy empezando.


Así pues, cada vez estoy más convencido de que esto acaba de comenzar. En breve, dejaré de distribuir el primero de mis libros, para empezar a repartir la última de mis novelas. Ésta verá la luz a principios del 2014.

Lo vuelvo a decir, porque hoy estoy más convencido que nunca:

"Si un escritor quiere ser leído, no se tiene que quedar esperando a ver qué es lo que sucede".

Desde aquí os deseo unas felices fiestas repletas de buenas lecturas.


  Nº 4000 y la Trilogía cayó en Bilbao 7/04/14


Inés, lectora 4000, con la Trilogía
Por supuesto, para mí no se trataba del típico lunes. Es más, quería poner todo de mi parte para que eso no sucediera de ninguna de las maneras.
Por lo común, empezar la semana tocando el primero de los timbres, que la puerta se abra y encontrarte con un lector que se interese por tu proceder, es cosa poco probable.

No obstante, eso fue lo que ocurrió este primer día de semana. Inés abrió la puerta de su casa. Me presenté como autor del libro "soy un gusano". Ella, quizás algo incrédula en un principio, pronto se interesó por el libro. Lo cogió, lo hojeó. Me escuchaba atenta, observando mi trayectoria con las copias de los medios, que suelo llevar en mi carpeta.

Sin duda, eso lo descubrí en los primeros instantes, Inés es una buena lectora. Estaba decidida a adquirir la primera de mis novelas. Cuando aceptó, en ese momento, se había convertido en la lectora número cuatro mil de mis obras.

- Al tratarse de un número especial, te tengo que decir un par de cosas- le dije.

Ella me miró asombrada. Como diciendo:- y ahora ¿qué me dirá este tipo?

- Te voy a obsequiar con los dos volúmenes siguientes, es decir; "Dos cabezas de alfiler" y "Consciencia". Y si te parece nos hacemos una foto para documentar este hito en mi trayectoria.

Al fin, tras la firma de ejemplares y después de la foto, proseguí con mi tarea. No había hecho más que comenzar la semana y me encontraba feliz por haber logrado hallar y poner nombre a la lectora número 4000.

En una ocasión, recuerdo, una escritora amiga, me dijo;

- Sergio, es que tú ya no vas sólo en esta promoción. Tú llamas a las puertas acompañado de todos los lectores que una vez adquirieron tus libros.

Quizás sea eso cierto. Comprendo lo que quiso decir. El caminar, muchas veces arduo, se ve recompensado por las experiencias que me voy encontrando. Éstas, sin duda, son las que avalan mi proceder. Lo curioso de ello es que cada día salgo con más ganas de conocer a las personas que se encuentran detrás de las puertas de sus casas. No en busca de importunar. Tampoco en busca de molestar. Ni siquiera buscando comprensión o ayuda.
Simplemente, voy en busca de personas con mentalidad abierta, capaces de escuchar a un tipo que intenta utilizar los medios que dispone a su alrededor, para salir del enorme hoyo que a muchos nos ha dejado este mercado laboral tan deteriorado.

Huir. Eso es. Hay que huir, tal y como una señora en Vitoria, me comentó en su día. Hay que escapar de toda esta pobreza mental que nos invade. Que muchas veces nos absorbe y nos deja no sólo ciegos, sino mancos y cojos. Inmóviles e incapaces de observar más lejos que de nuestras propias narices.

Probablemente, todo esto siga siendo, como al principio, una auténtica locura. Sin embargo, cada día estoy más contento de haber decidido desvariar una lejana jornada de hace ya un par de años y medio.

Un camino, muchas veces arduo, pero con recompensas valiosas.

Como siempre digo, los lectores sois los protagonistas de toda esta historia, e Inés es la número cuatro mil. Sinceramente, los días anteriores a esta fecha, en mí se originaban unas enormes ganas de conocerla, como en su día ocurrió con:

- Fernando, Vitoria -17/02/12- (nº 500)
- Irene, Pamplona -17/05/12- (nº 1000)
- Jesús y Begoña -17/10/12- Logroño (nº 1500)
- Fernando, Logroño -5/02/13- (nº 2000)
- Mª Ángeles, Burgos -8/05/13- (nº 2500)
- Roberto, Bilbao -14/08/13- (nº3000)
- Iñaki, Vitoria-23/12/13- (nº 3500).

¿Quién lo iba a decir? Sin duda son hitos importantes en esta trayectoria. De ellos, en mis presentaciones y charlas, hablo un rato. Para mí es importante nombrarlos porque supone un gran apoyo y me siento satisfecho de conocerles de primera mano, así como a los cuatro mil lectores que me habéis apoyado hasta el momento.

"Un viaje de mil kilómetros, siempre comienza con un primer paso"
"Lao Tse"

"La acción más pequeña es más importante que la intención más grande"

Son dos frases, creo yo, a tener en cuenta cuando te propones hacer algo que realmente anhelas conseguir.

En estos momentos, ya son cuatro mil veintitrés libros distribuidos por las diferentes ciudades limítrofes a La Rioja. Son ya un par de años y medio.

Desconozco quién será el lector número cuatro mil veinticuatro. Pero lo que tengo claro es que cada vez tengo muchas más ganas de encontrarme con él.


- Mil gracias a todas las personas que un día decidieron abrir la puerta de sus casas, hablar conmigo y escuchar mi relato.

- Mil gracias a mis lectores. Por su apoyo, por los que se interesan, tras leer "Soy un gusano", por la Trilogía al completo, por los comentarios y mensajes de ánimo. Éstos, para mí, siempre son importantes.

- Mil gracias a Juanma y Ana por apoyarme como editores de "Ediciones Balnea" y a los medios de comunicación que han hecho eco de mi trayectoria.

Y por supuesto,

- Mil gracias a Inés, por convertirse en la lectora 4000 de esta promoción.


Nº 4500 Y, ESTA VEZ, EN BURGOS 7/07/14

La experiencia me decía que, una de dos: o me encontraba con el lector número cuatro mil quinientos a la primera de cambio o, todo lo contrario, los "noes" tomarían el protagonismo en la jornada.

Para mi desgracia, fue, en el día de ayer, lo segundo lo que me ocurrió. Cierto era que la mañana era agradable, esto siempre ayuda. El caso es que comencé el día con ganas. Me dispuse a buscar a mi lector ansiado, en un bloque que tendría unos diez portales de cinco plantas cada uno en cualquiera de las barriadas que existen en la ciudad de Burgos. Todo me decía que en ese inmueble encontraría a la persona que estuviera dispuesta a adquirir un ejemplar de mi última novela, esto es, "agua".

Entré en el primer portal y, desde un primer instante, las negativas me acecharon con excesiva insistencia. Muchos pisos vacíos y quizá, alguna persona adquiría la tarjeta que me ayuda con la promoción, pero por el momento la cosa no pasaba de ahí. Salí del primer portal sin conocer al lector en cuestión. Entré en el segundo portal y sucedió lo mismo, el tercero igual, el cuarto, el quinto portal...

Subir en ascensor, tocar las puertas de la quinta planta, para ir descendiendo a la cuarta, tercera, segunda, primera planta, y luego despedirme del zaguán y entrar en el sexto portal del edificio. Los minutos iban pasando. Mis ganas se acrecentaban a cada minuto pasado. Séptimo portal, subir en ascensor, bajar por las escaleras, no, no, no...
Octavo portal, noveno y décimo.

Lunes, me decía, es lunes.

Pasar algo más de una hora tocando timbres y no recibir  un sí, o por lo menos una cara amable que se digne a escucharte, nunca es plato de buen gusto. No obstante, conocía de primera mano que Burgos es una ciudad donde se lee y mucho.
Por fortuna, concluí al fin con los portales del edificio "maldito". Quise huir de ahí, lo reconozco. Sacudirme las negativas, escapar con ansia y comenzar de nuevo.

Así lo hice tras cambiar de bloque de viviendas. Este era similar al anterior, pero, como pude comprobar, muy distinta la actitud de las personas que residían en él.
Así me lo demostró Conchi al abrirme la puerta.

- Yo no leo mucho, pero mi hermana Carmen, sí que lo hace. Cuéntame- me dijo.

Sin desvelar ninguna clase de entusiasmo, comencé con mi retahíla de escritor que promociona sus libros puerta a puerta por diferentes ciudades. Hablé de mis anteriores novelas y expliqué de qué iba "agua".

Conchí, de pronto, me confirmó sin ella saberlo aún, que quería ser la lectora número 4500 de mi promoción.

Se lo dije, le comenté que me tenía que hacer una foto con ella para documentar este hito y, fue entonces cuando llamó a Cristina, su hija. Esta también leía y estaba dispuesta a sacarse la foto conmigo.

- Por haberos convertido en las lectoras 4500, os voy a obsequiar también con la primera de mis novelas, esto es, "Soy un gusano".

Cristina, con "agua" y "Soy un gusano"
A partir de ahí, seguí con mi búsqueda incesante de lectores de mi última novela. Tengo que decir que la dinámica, no sólo de la mañana, sino del día, cambió. Seguía encontrándome con "noes", esto es inevitable, pero los "síes", por suerte, también iban apareciendo.

Me entusiasma ver que aunque existan días en los que cueste Dios y ayuda romper el hielo, siempre, en todas las jornadas me voy encontrando con gente que, con mentalidad abierta, al menos se digna a escuchar a un tipo que llama a la puerta con un libro debajo del brazo. Resulta fascinante atesorar momentos que permiten crear una base en la que cada día me voy sintiendo más y más cómodo.

"Seguiremos intentándolo, aunque no nos apoyen"


Como viene siendo costumbre, hoy quiero nombrar a los anteriores lectores de diferentes provincias que, tras convertirse en un número significativo, me apoyaron, en su día, con la promoción:

- Fernando, Vitoria -17/02/12- (nº 500)
- Irene, Pamplona -17/05/12- (nº 1000)
- Jesús y Begoña -17/10/12- Logroño (nº 1500)
- Fernando, Logroño -5/02/13- (nº 2000)
- Mª Ángeles, Burgos -8/05/13- (nº 2500)
- Roberto, Bilbao -14/08/13- (nº3000) 
- Iñaki, Vitoria -23/12/13- (nº 3500)
- Inés, Bilbao -7/04/14- (nº 4000)


Un abrazo para todos ellos, así como a los ya cuatro mil quinientos ocho lectores que, sin duda, así quiero verlo, sois los protagonistas fundamentales de esta historia.


Y de manera especial para Conchi y Cristina y, por supuesto Carmen (que es probable que lea los libros)  
                                   
Yo no sé hasta dónde puede llegar un tipo con un libro debajo del brazo. Lo que sé es que, cada día que pasa, estoy más dispuesto a descubrirlo.


 "Nunca dejes que mentes pequeñas destruyan tus grandes sueños"



 Nº 5000. LA TRILOGIA Y "AGUA" CAYERON EN HARO 14/11/14

Pedro con "agua" y, de obsequio, la Trilogía "Soy un gusano"
Al abrirme esta mañana, Pedro me ha dado a entender  que era una persona que sí que leía.
De hecho me lo ha querido dejar bien claro desde un primer instante;

- Lo hago en digital- me ha dicho.

- Sí, la tendencia, sin duda es esa ahora mismo- he añadido casi condescendiente.

A pesar de ello, Pedro ha querido saber más de este tipo que se ha presentado en su puerta con un libro bajo el brazo.

Entonces le he explicado que lo hago así porque entiendo que cuando vamos a una librería casi siempre elegimos a autores consagrados y, los que queremos hacernos un hueco, lo tenemos algo más complicado. Le he comentado a continuación que llevo más de tres años promocionándome de esta manera por diferentes ciudades, que lo hago con mi cuarta y última obra "agua". Que intento, por supuesto, estar en todos los canales que se encuentran a mi alcance, pero el que más me surte efecto, de manera paradójica, es el entablar conversaciones con los propios lectores; quizá también-le he dicho- porque se elimina, o se hace más pequeña esa barrera que siempre existe entre lector y escritor.

A Pedro le ha llamado la atención la portada (con las cuatro letras de agua deshidratadas sobre un fondo nuboso) así como también el título de la novela.

Al final, tras saber más de ella, ha accedido y ha decidido adquirir el ejemplar número cinco mil.

Tan sólo por haber formulado aquellas palabras, Pedro se ha convertido en el día de hoy, en el lector-protagonista número 5000 de esta historia que, a lo largo de los años, os vengo contando.

Asimismo, he obsequiado a este nuevo lector con las demás obras que tengo editadas -qué menos-, es decir, la Trilogía: - "Soy un gusano""Dos cabezas de alfiler" y "Consciencia". Luego de ello, Mª Luisa, su madre y hermana del escritor Pedro José Sáez Alfaro, nos ha hecho una foto para documentar la visita.

- Empiezo a leerlas esta tarde- me acuerdo que ha dicho Pedro.

Sin duda, un gran hito en esta promoción.

Al final, nos hemos despedido con un abrazo.

Hoy, a mi entender, es un día para celebrar.

Recuerdo los comienzos. Aquellos días en los cuales la incertidumbre, la inestabilidad y un devenir a todas luces oscuro, era lo que predominaba contundentemente. Me recuerdo encontrarme, más bien obligado a quedarme en un agujero tenebroso, en el cual todas las puertas estaban cerradas. Quizá aquel "gusano" fuera el que me dijera que había que tocar las puertas. Así lo hice y pude comprobar que algunas se abrían, ofreciendo algo más de luz a aquella situación tan deplorable.
Hoy la luz se hace cada vez más presente. Una sonrisa surge siempre en mi rostro y también en mis ojos cuando alguien me abre la puerta y no sólo me dice que lee, sino que quiere saber de mis libros.
Hoy son cinco mil puertas abiertas, cinco mil caras conocidas, cinco mil libros distribuidos y firmados de primera mano.
Hoy son cinco mil personas las que ofrecen luz a este habitáculo, las que han apoyado a este tipo que seguirá, sin duda, llamando a las puertas con algún que otro ejemplar de sus libros bajo el brazo. Deseoso de conocer a más lectores-protagonistas. Deseoso también de alejarse cada vez más de esa situación tan común y deleznable que nos ofrece a muchos este mercado laboral, todavía, fijaos bien, tras seis años, tan y tan deteriorado.

Hoy con más ganas que nunca de seguir rompiendo, eliminando, dejando atrás a todas  esas barreras que nos ponen y nos ponemos nosotros mismos en la cabeza:
" ¿Quién te va a abrir la puerta? Ahora ya no se lee en papel..., con la crisis que está cayendo..., con la de robos que existen, ahora se bajan los libros gratis. La cultura está infravalorada. Si no estás en las librerías no haces nada, si no te promociona una gran editorial no tienes nada que hacer. Por mucho que te esfuerces, la gente no compra".

No, no, no, no y más "noes", miles de "noes encontrados en estos más de tres años. Miles y miles de puertas cerradas. Son tantos los límites que hay que traspasar...

Y sí, sólo una frase... SE PUEDE.

Hoy, desvisto mis pies para calzarlos de nuevo. Hoy, miro hacia atrás y me sonrío. Hoy, reflexiono, vuelvo la cabeza y oteo un horizonte límpido y nuevo, con más luz si cabe. Hoy, respiro hondamente, con el fin de caminar de nuevo con diferentes zapatos, tocar más puertas y encontrarme con próximos lectores-protagonistas.

Gracias Bilbao.
  Gracias Álava.
    Gracias Cantabria.
      Gracias Navarra.
        Gracias Burgos.
          Gracias La Rioja.

                  Gracias Haro.

                         Gracias Pedro.

                                            Un  fuerte abrazo.

"Seguiremos intentándolo, aunque no nos apoyen..."

Nº 5500. AGUA CAYÓ EN SANTANDER 20/04/15

Pero también me había acercado a la ciudad de Santander con el objetivo de conocer al lector protagonista de esta historia número 5500. Los lectores de días anteriores iban acercándome de forma insistente a tan esperada cifra.

Tras tocar un timbre, esperar y no obtener respuesta, me dispuse a descender por las escaleras. Ocurrió que se abrió otra puerta aquella mañana de viernes. 
El hombre tras ella preguntó. 
Yo me presenté como autor que buscaba gente que leyera. 
Carlos, tras asentir, se interesó por la novela. Le expliqué. Le gustó la idea y decidió adquirir un ejemplar de "agua". 

- Carlos- le dije a continuación-, este es un libro especial en esta promoción, pues se trata del número 5500. Por este motivo, te voy a obsequiar con la primera de mis novelas "Soy un gusano", pero nos tenemos que hacer una foto para documentar este hecho. 

Carlos, madrileño afincado en Santander y propietario de un parque infantil (http://www.dibertipark.es/), sabe lo difícil que es abrirse camino 
y aceptó sin ninguna clase de remilgos.

Carlos con el ejemplar nº 5500  y el obsequio
 de "Soy un gusano"


Sigue siendo difícil y es probable que lo siga siendo siempre. Pero no importa. Estoy comprometido con una nueva novela a la que he dejado descansar en esta semana para conocer a gente de Santander. 





Ana, la lectora nº 6000 me abre su puerta 17/12/15




"Hola, buenos días, 
¿quieres convertirte en 
el lector/a-protagonista 
número seis mil 
de esta historia y obtener como obsequio  un ejemplar de 
"La Rioja y sus pueblos 
entre cuentos"

En esto pensaba yo esta mañana  en la ciudad de Vitoria, cuando tocaba nuevos timbres y tras haber conocido al lector número cinco mil novecientos noventa y nueve.

 Sin embargo, de mi boca salían otras palabras totalmente diferentes:

- Hola buenos días, soy Sergio, un escritor que está promocionando su cuarta novela y busco gente que le guste leer, no sé si será el caso...

Los "noes", a pesar de todo, se sucedían, pero yo me encontraba entusiasmado por poner cara y poder sacarme una foto con el lector/a número 6000 que ofrece más base a esta historia. La experiencia me decía una y otra vez que daba igual si iba a ser en la siguiente puerta, en la próxima planta, en el siguiente edificio, portal o en las horas consiguientes. Siempre, entre todos esos "noes" inherentes a esta promoción, existen personas que valoran a un tipo con un libro bajo el brazo y que ha decidido luchar por sus sueños. 

Y... al final sucedió. Ana me ha abierto su puerta. Me ha contestado que sí. Que ella sí que leía y no ha dudado en escuchar mi relato. 

- Ana -le he dicho cuando ha aceptado adquirir un ejemplar de "agua"- te tengo que decir una cosa que para mí es muy importante. Este ejemplar hace el número seis mil de mi promoción y quiero obsequiarte con mi última obra "La Rioja y sus pueblos entre cuentos". Pero hay un condicionante: tenemos que hacernos una foto para ilustrar la entrada en mi blog (como ya sabéis, esto viene siendo costumbre con cada lector que hace el número 500).

Ana ha aceptado. Me ha comentado también que tenía tres nietos, uno en edad de dos años, otro de ocho y el mayor de once años. El libro infantil le venía de maravilla. Además, según me ha confesado también, tiene un familiar que es riojano. De San Vicente de la Sonsierra, creo recordar. 

En aquella escalera y después de hablar con Ana,  no he encontrado ningún "sí" más. Pero eso no importaba. Yo estaba pletórico por haber conseguido una meta significativa y por experimentar, de manera fehaciente, que son ciertos los siguientes dichos: "El que la sigue la consigue", "hace más el que quiere que el que puede", "no estás derrotado cuando pierdes, sino cuando te das por vencido", y un largo y extenso etcétera.


Desde aquí quiero agradecer a Ana el haberme abierto en el día de hoy su puerta. El haberme no sólo escuchado sino también por haber adquirido mi cuarta novela y así formar parte de este periplo que ya posee mayor base. 
Sí, cada día estoy más convencido. Sobre una ingente cantidad de "noes" se va estableciendo esta historia. Esos portazos y miradas despectivas, esas indiferencias encontradas y rostros arrugados, esas mentalidades herméticas y gestos indolentes que son hallados tras las puertas y que, siendo optimistas, conforman el ochenta por ciento de esta trayectoria..., sí, todo esto que lamentablemente también nos define como sociedad, se convierte, para mí, en férreos escalones, que sistemáticamente van siendo pisados por mis pies para alzarme nuevamente y otear nuevos horizontes. En ellos he encontrado ya a miles de personas que me han dicho que sí. Ana me ha acompañado hoy al último de todos los escalones y desde allí nos hemos despedido con un par de besos. 


- Ojalá me encuentre con más personas que, como tú, sepan valorar este esfuerzo - le he dicho al despedirnos. 

- Sí, seguramente los habrá - han querido escuchar mis oídos. 

Es cierto. Los hay. Lo sé. Simplemente hay que llamar con una sonrisa y esperar a ver qué nos encontramos tras las puertas. Cada día que pasa creo menos en esa fuerte corriente que nos ofrece el discurso social consistente en que hay que inmiscuirse tanto en uno mismo, retrotraerse tanto,  que ya no queda tiempo para hablarnos entre nosotros... (de manera directa digo, porque todos sabemos que lo hacemos continuamente en realidades virtuales que, lamentablemente, a cada momento las hacemos más protagonistas de nuestras vidas).

"Cada vez nos miramos menos a los ojos" también he oído hoy de los labios de Carmen. Otra lectora con mentalidad abierta. 

Son tantas y tantos... ya no solamente éxitos,  sino también experiencias y satisfacciones personales. 
Continuaremos con ello. Indagando una y otra vez, una vez y otra.
Gracias Ana y a los cinco mil novecientos noventa y nueve lectores a los que un buen día os dediqué uno de mis ejemplares.
También,  y por qué no, a los miles de  "noes" encontrados en el camino y que tanto nos enseñan...


"Las cosas no se dicen, se hacen, 
porque al hacerlas, se dicen solas"
Woody Allen
Nº 6500 24/06/16

Con Naroa, Joseba y Josean
Qué sensación, ¿verdad? Entrar en un portal desconocido y subir en el ascensor hasta el último piso. Abrirse las puertas del mismo y encontrarte con aquella extraña planta caracterizada por esas tan misteriosas puertas. Todas cerradas. Todas provistas con sus felpudos, con sus timbres amenazantes y esas mirillas inquisidoras que, pensándolo bien, siempre inquieren con suma presunción:

 ¿Qué es lo que pretendes, chaval?

El silencio.

Quizá alguna que otra lejana vibración que indica los movimientos de extraños residentes. Personas desconocidas sumidas en sus cotidianos quehaceres que, tras la inoportuna llamada, la desestiman resoplando, o quizá se acercan con sigilo hasta la pequeña lente de la puerta, para vislumbrar el aspecto de aquel molesto personaje. Pero hay quien la abre para despachar, con notable desprecio, al posible comercial de la luz, del gas, o a esa pareja de testigos de algún que otro Dios. 

Pero resulta que hay quienes también abren interesados por saber. Y..., conocen. De hecho se sorprenden al observar que aquel que osó llamar, simplemente es un escritor que lucha por hacerse un hueco en el mercado literario. Solo busca lectores y, curiosamente, aquel que abre la puerta, sí que lo es. Se trata de un ávido lector. Pero esta vez no miente para exponer:

<<No, no leo. No me interesa>>

En vez de ello, quiere saber más de ese extraño personaje que le habla de su última obra editada. La hojea con sus manos, la escudriña con su mirar y se sorprende de la peculiar iniciativa. 
Al fin, la magia vuelve a surgir y, tras una breve charla en la que abundan las sonrisas, decide adquirir una novela dedicada por ese autor inconforme por la insustancial coyuntura social que nos ha tocado vivir, pero que, a pesar de todo, ha decidido firmemente perseguir sus sueños. 

El pasado viernes veinticuatro de junio, en la ciudad de  Bilbao. Tras cuatro años y nueve meses de buscar lectores, Josean me abrió la puerta de su casa después de que tocara su timbre. Él me escuchó y, una vez que decidió hacerse con un ejemplar de mis libros, logró convertirse en el lector-protagonista seis mil quinientos que da pie a esta historia. Sus hijos, Naroa y Joseba también son lectores, así como la madre de estos últimos y autora de la fotografía que ilustra esta entrada.
Gracias a su esperado "Sí", recibieron como obsequio otra de mis obras:


"agua" y "La Rioja y sus pueblos entre cuentos. Vol 1"

Estoy satisfecho de haber hallado a una familia lectora y entusiasta, de la que he recibido un fuerte apoyo.
La mochila de "noes" acumulados volvió a caer aquel día para después de inspirar profundo, adquirir las entereza para continuar escribiendo, para seguir caminando y volver a  conocer a más gente que piensa que aún no todo está perdido.

Gracias Josean, Natalia, Naroa y Joseba por haberos convertido en los lectores-protagonistas número 6500, de esta peculiar historia.

Un fuerte abrazo. 


"No podía esperar para el éxito, así que seguí adelante sin él"

Jonathan Winters


Aurora, la lectora número 7000,
 me abre la puerta en Pamplona 8/11/16


Con Aurora, lectora-protagonista número 7000
Como ya muchos sabéis, cada vez que logro conocer a quinientos lectores que se suman a esta promoción, me suelo hacer una foto y obsequiar con algún que otro libro a quien, tras mi llamada, decida adquirir el ejemplar con el que me presento. 

El día de ayer, martes, ocho de noviembre, me desperté cargado de unas ganas increíbles por conocer al lector o lectora número 7000. 
Sin duda alguna, iba a ser una gran jornada.
Para nada el día gris, el gélido viento, las frías gotas y las bajas temperaturas iban a ser un obstáculo. Además, por si fuera poco, tenía decidido acercarme hasta la ciudad de Pamplona. Sí, desde Haro, el desplazamiento dura una hora y media, pero la ocasión, todo hay que decirlo, bien merecía la pena. 
Con todo, la experiencia me indicaba que la gente de allí no solamente leía, sino que también, algunos, hasta hacían caso a esos que un día decidimos perseguir nuestros sueños. 

Me presentaría ante los habitantes, como escritor que busca lectores, dispuesto a conocer y dedicar de primera mano a quien quisiera adquirir ese ejemplar número 7000. 

Una vez con el coche en movimiento, descubrí que el camino se tornó lluvioso. Observé también que las primeras nieves ya se acumulaba en las sierras, disfruté después del intenso tráfico que imperaba en la ciudad y, al fin, logré aparcar el coche en una de las calles conformadas entre altos y desconocidos edificios. Una vez cargado con mis libros (entre ellos se encontraba el número 7000), me apresuré por tomar un merecido café, para recomponerme del viaje. Tras ello me puse manos a la obra. 
La puerta del portal más cercano a la cafetería se abrió. Luego me llegué hasta el ascensor y subí al último piso. Entonces, ahora sí, comencé con mi labor de búsqueda de lectores. 

Sumados a la intemperie, al desplazamiento y al transcurrir de los minutos y las horas,  los "noes" hallados tras las puertas, se iban conformando como una gran losa a transportar.
Pero eso no importaba.
En mi cabeza brillaba, como siempre lo hace, la siguiente premisa:

Sergio, nunca nadie te dijo que fuera a ser fácil.

Y de esa manera fueron transcurriendo las horas, ofreciendo alguna que otra explicación, regalando tarjetas que muestran un enlace a este blog y recibiendo, literalmente, un portazo tras otro en las narices. 

Pero de pronto, a eso de las trece horas y media, una nueva puerta se abrió y Aurora apareció tras ella. La mujer, sorprendida en un primer instante,  me atendió de manera amable (también hay muchos que lo hacen, todo hay que decirlo). Pero no solo eso, Aurora escuchó atentamente la perorata que hacía referencia a mi historia como escritor que intenta hacerse un hueco en este mundillo y  a esa sexta publicación "¿Y por qué no?" con la que me había presentado. 

-Cuando hablas -recuerdo que me dijo con el libro entre sus manos- resultas muy creíble. 


Pocas veces habían escuchado mis oídos palabras similares.


Entendí que la magia de entablar una nueva conversación con una auténtica desconocida había surgido nuevamente, y fue en una de éstas, cuando Aurora me comentó que tenía un pequeño que comenzaba a hacer sus pinitos en eso de la lectura. Entonces, tras dedicar el libro con el que me había presentado, quise obsequiarle con "La Rioja y sus pueblos entre cuentos. Vol. 1" y dedicárselo a Markel, ese pequeño y futuro gran lector.

Luego de hacernos la foto que ilustra esta entrada, nos despedimos con un par de besos. La puerta se cerró y, al dar el primero de los pasos que me llevaban al siguiente timbre, el frío, la lluvia, la pesadez de las horas infructuosas y sobre todo la mochila cargada de numerosos "noes", cayeron de mi espalda para conformarse en esos férreos escalones que me muestran el camino a seguir. Decidido me subí a ellos, oteé un nuevo horizonte y mi dedo pulsó una vez más. Siempre dispuesto, eso sí, a entablar una nueva conversación y... ¿por qué no? a dedicar un nuevo libro al lector número 7001 que ayudaría a dar más base a esta historia. 

Solo sé que son personas como Aurora, las grandes protagonistas de esta historia.

 ¡Gracias!

Cada día me siento más ilusionado por poder atesorar experiencias como la contada, porque, a pesar de las innumerables dificultades que puedes hallar en tu camino, una cosa está más que clara:

Hay que buscar siempre el valor que nos impulsa a perseguir nuestros sueños. 

Habrá muchos obstáculos y es probable que nunca lleguemos a conseguirlos, pero no hay duda de que si te muestras constante e ilusionado, tu calidad de vida cambia de manera considerable. Porque a fin de cuentas 

¿hay algo más valioso que ser el artífice de tu propio camino?



"Soñar el sueño imposible, 
luchar contra el enemigo imposible,
correr donde valientes no se atrevieron, 
alcanzar la estrella inalcanzable. 
Ese es mi destino."

Don Quijote- M. de Cervantes




Felisa, la lectora número 7500, me abre su puerta en Santo Domingo de La Calzada (31/03/17)

A lo largo de todos estos años lo he escuchado cientos de veces:

Introducirte en el mundo de la literatura, 
en los tiempos que corren, sin ayuda
 y sin ser conocido es tarea imposible. 

Y quizá sea cierto porque lo vengo comprobando día sí y día también. Pero como todos sabemos no solo está difícil sobresalir en este ámbito, sino en muchos de los que conforman nuestras realidades en la actualidad. Entonces, si la coyuntura actual se nos presenta de este modo, ¿por qué no proseguir con ese intento de lograr tus propios sueños? Gracias a ese empeño, en mi cabeza ha quedado grabada una idea:

 -Si algo te apasiona, adelante. Fuera excusas, ve a por ello-

Así pues, llevo ya más de cinco años haciendo lo que realmente me apasiona, escribir. Pero no solo eso, también conociendo de primera mano a los lectores de mis libros.

A colación de lo dicho, viene lo siguiente, porque, como ya muchos sabéis, cada vez que consigo conocer al lector que suma quinientos ejemplares más de mis novelas distribuidas, suelo obsequiar con una nueva publicación que da forma a mi antología y propongo hacerme una foto que documente esta experiencia.

Y fue así como el viernes pasado, a eso del mediodía, yo continuaba con la feliz idea de conocer a un nuevo lector o lectora que tuviera la decencia de escucharme, al menos. Y ocurrió que, en una de estas, Felisa abrió su puerta tras mi llamada y, de seguido, me presenté como escritor que iba en busca de lectores.

Sucedió en uno de los edificios de la localidad riojalteña de Santo Domingo de La Calzada.
Recuerdo que era una mañana típica de primavera. Los chaparrones caían con fuertes y frías gotas de lluvia. Luego, así como de pronto, el día se aclaraba para brillar nuevamente el sol y, tras todo ello, volver a llover de la manera más repentina.

Pero todo eso daba igual porque, pese a los numerosos "noes" que me iba encontrando, también yo proseguía con mi labor hasta que toqué, como digo, un nuevo timbre. Tras aquella puerta, Felisa, un tanto sorprendida por mi extraña presentación, me comentó que sí que leía. Es más, ella se interesó inmediatamente por el libro con el que me había presentado "¿Y por qué no?" y continué explicándole los pormenores de esta promoción.
Felisa me atendió atenta mientras hojeaba con sus manos el ejemplar a la vez que yo iba comprendiendo que me había topado con una nueva gran lectora.

Y esa magia que busco, se originó de pronto, cuando esta mujer canaria residente en La Rioja, me dijo que sí que quería el libro dedicado.

Y fue en ese momento cuando se lo conté:

- Tengo que decirte una cosa-, expuse un tanto inquieto, mientras ella me escuchaba con curiosa atención -este ejemplar es especial.

La mujer sonrió al rato, tras asimilar que se había convertido en la lectora-protagonista número 7500 de esta historia y yo me despedí de ella, tras la foto que ilustra esta entrada, orgulloso de haber conocido de primera mano a esta nueva lectora.

Nº 7500 y
 "La Rioja y sus pueblos entre cuentos. Vol.1"
De obsequio, tal y como decía, se llevó otro ejemplar dedicado a su nombre, de "La Rioja y sus pueblos entre cuentos.Vol.1".

-Este es para niños con edades comprendidas entre los 6 y 12 años -recalqué.
-No importa, me lo leeré también encantada -recuerdo que dijo.

Como decía, tras despedirme de Felisa con un par de besos, proseguí con mi búsqueda de lectores en aquella mañana de primavera, para recibir, tal y como estoy acostumbrado, nuevos "noes" que iban cayendo sistemáticamente cada vez que conocía a gente que, como Felisa, se caracterizaban por poseer mentalidades abiertas, y que tomaban la decisión de leer uno de mis libros..

Seguí así, a sabiendas de que de eso trata la vida. De subidas, de bajadas, de puertas a las que llamar, de puertas que no se abren, de las que se abren para cerrarse de pronto y de las que se abren para recibirme con los brazos abiertos gracias a gente que sabe apreciar el esfuerzo que supone todo esto de perseguir tus sueños.

Gracias Felisa, por abrirme la puerta aquel día, por atenderme y querer formar parte importante en esta aventura que un buen día decidí emprender. No todos los días se halla tras los umbrales a la lectora número 7500.

Hoy también me vienen a la memoria todos los lectores que lo hicieron en su día, me atendieron y decidieron leer alguno de mis libros. Son comentarios interesantes los que todavía atesoro porque de ahí proviene mucha de la fuerza que me invita a levantarme y a proseguir con esta historia errante por las numerosas calles y edificios que pueblan nuestras ciudades.
Gracias nuevamente por vuestro apoyo.

Como muchas veces digo:

-No sé hasta qué punto puede llegar un tipo con un libro bajo el brazo, pero lo que a cada momento tengo más seguro, es que estoy muy interesado en averiguarlo-





"Aprendió tanto de sus errores, 
que cuando tropezaba,
en lugar de caer, 
volaba"
Alex Rovira






Yara, la lectora protagonista número 8000. Portugalete, Bizkaia, 12/7/17


Con Yara, lectora protagonista nº 8000
Ni que decir tiene que resulta muy difícil describir la sensación que se experimenta al despedirse con un apretón de manos y un par de besos a la lectora número 7999.

Cuando eso me ocurrió hace ya unos días, los "noes" volvieron a caer para seguir conformándose como esa férrea escalera que me impulsa a subir un nuevo escalón y otear un horizonte mucho más esperanzador.

Entonces sí. Ese era el momento. Restaba encontrar la persona esperada. Quizá el siguiente timbrazo, la próxima puerta que se abriera me llevaría a conocer al lector o lectora número 8000 de esta peculiar historia.

Pero, tal y como viene a ser costumbre, la corriente seguía fluyendo en contra y los "noes" continuaban apareciendo para proseguir acumulándose. Siempre lo hacen... sin tregua.
Y, lo más fabuloso de todo, es que eso ya no importaba demasiado.

De hecho, una premisa que desde el comienzo me acompaña, volvió a brillar  en mi mente:

"Sergio, nunca nadie te dijo que iba a ser fácil"

Sucedió el pasado miércoles 12 de julio en la localidad vizcaína  de Portugalete cuando, a eso de las 14 horas y 20 minutos, toqué un nuevo timbre en una urbanización del municipio. Al no recibir respuesta pulsé de nuevo.
Acto seguido me giré para probar suerte en la puerta colindante.
Pero, de pronto, apareció, así como de repente, una mujer con su pequeña. Ellas pretendían entrar en el piso al que acababa de llamar.
Entonces, tras los tan habituales saludos formales, me presenté:

- Soy Sergio - Exclamé con una creciente ilusión-, un escritor que está promocionando su sexta publicación y estoy buscando gente que le guste leer. ¿No sé si será el caso?

- Bueno, leer sí que leemos -afirmó Ana, un tanto sorprendida por la inesperada visita.

"¿Y por qué no?" y
"Bizkaia y sus pueblos entre cuentos. Vol.1"
Y fue ahí cuando les hablé de mi primer libro de no ficción "¿Y por qué no?", en el cual recojo unas 38 curiosidades que, tras más de cinco años de andadura por diferentes ciudades, han sido seleccionadas de entre las miles encontradas puesto que definen de manera acertada la lucha de un escritor desconocido que utiliza todas las alternativas que dispone a su alcance, para darse a conocer en el difícil pero fascinante mundo de la literatura.

Tanto Ana como la pequeña Yara atendían con creciente entusiasmo, hasta que escucharon mis oídos, una vez más, después de haberlo hecho ya unas siete mil novecientas noventa y nueve veces, esas palabras mágicas.
Eran las que asentían, las que afirmaban, las que me hicieron sonreír de nuevo. Las que  espantaron de la manera más efectiva los "noes" acumulados. Eran doradas palabras de ánimo que decían...; sí, lo decían alto y claro: ¡¡sigue adelante!!. Así, sin miedo, con fuerza. Porque los sueños se pueden cumplir si realmente te remangas y te lanzas a por ellos.

Y esas palabras, que todo esto decían, brotaron de unos labios:

-Queremos un ejemplar.

Entusiasmado al escucharlas, les dije a estas dos portugalujas, que se habían convertido en las lectoras protagonistas número 8000 de esta historia que comenzó allá por octubre del año 2011. Y que debido a este número tan especial, les obsequiaría con el libro infantil y solidario "Bizkaia y sus pueblos entre cuentos. Vol.1"   Yara, a su temprana edad, era una futura gran lectora.

Un nuevo sí, en este mar de negativas.

De seguido, Ana nos sacó una foto que encabeza esta entrada y pone cara a la lectora-protagonista número 8000.

Una vez de firmar los dos ejemplares y de despedirnos con varios besos de agradecimiento, continué ya por la tarde, con esta dinámica que me llevó a acumular muchos más "noes" y a conocer algún que otro lector más.

Porque, en definitiva, de todo esto va la cosa. De caer, de levantarse, de sacudirse el polvo y de subir un nuevo escalón.

¡Gracias Ana y Yara!



Y concluyo con una cita que va dedicada a Yara y a todos los peques que comienzan a adentrarse en esta tan, muchas veces, desnaturalizada sociedad. Creo que todos, desde bien pequeños, deberíamos tenerla labrada a cincel en nuestra sesera:



"Nunca dejes que mentes pequeñas, 
destruyan tus grandes sueños"





Mª Jesús, la lectora protagonista número 8500. Arrigorriaga, Bizkaia, 28/10/17



Con Mª Jesús, lectora protagonista nº 8500
La semana pasada estuve por Bizkaia presentando mi sexta publicación "¿Y por qué no?"  a los posibles lectores protagonistas que, de una manera un tanto singular, han decidido  formar parte de esta historia.

Pero hoy, antes de nada, quiero comenzar esta entrada con el último comentario que ha llegado a mi bandeja de la mano de la mujer de Aitor, uno de esos lectores:



"Gabon Sergio

Soy Saioa, Bilbao, Portugalete. Debo de admitirlo, es un libro interesante; bueno porque engancha y te apetece seguir y seguir leyéndolo. He tomado "prestado" el libro al marido, a Aitor. 
A mí me gusta leer variado y ya estoy a punto de acabarlo. Voy por la 142 y 143 de la historia.
Te escribo para decirte que no pares hasta conseguir tu sueño.
Me gustaría dejarte estas líneas de aliento para cuando te encuentres esos "Noes". 
No te des por vencido. 

Saludos de mi marido y míos.
Suerte .

                 Yo espero perseguir mi sueño y lograrlo también.


Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar".



Y así, con esta famosa poesía de Machado y este nuevo mensaje de ánimo que me envía Saioa, prosigo involucrado y mucho más animado si cabe, en todo esto de perseguir  mis sueños. 

Son estas palabras de aliento, las que te confirman que hay veces que el viento sopla a favor en este mar formado de ingentes cantidades de negativas. 



Como muchos sabéis ya, cada vez que consigo conocer al lector número 500 que se suma a esta historia, suelo hacerme una foto con él o ella y obsequiarle con uno de mis libros. 


Así pues, el jueves 28 de septiembre me encontraba en la localidad vizcaína de Arrigorriaga recibiendo un no tras otro, y, a su vez, tengo que decirlo, hablando con algún que otro lector que, además de escuchar mi relato, también se decidía a adquirir uno de mis ejemplares firmados de primera mano. Son estos los que me ayudaban a dar con el lector número 8500. 


Entonces, a eso de pasadas las 14:00 horas de aquella tarde, Mª Jesús abrió su puerta tras mi llamada. Esta entrañable señora, una vez me hube presentado como autor que además de escribir, promociona sus obras entablando conversaciones con sus lectores, se interesó inmediatamente por el libro que tenía entre mis manos. 

Mª Jesús lo hojeaba mostrando cierto interés y, en lo que dura medio minuto, ya se había convertido, de esa forma, en esa lectora protagonista número 8500 que ayuda a afianzar todo este recorrido.

Los dos posamos felices en la foto que dio lugar en el salón de Mª Jesús y que ilustra esta nueva entrada. 


Lo hacemos con el volumen que adquirió tras mi presentación "¿Y por qué no?" y, como obsequio el libro infantil y solidario "Bizkaia y sus pueblos entre cuentos.Vol.1"  que lo leerán, tal y como me hizo saber, unos futuros grandes lectores: 

Arrate y Jon.



Cada día veo que resulta más gratificante observar que el peso de los miles de lectores encontrados tras las puertas es mucho mayor que esos "noes" que, como siempre digo, se convierten en los férreos escalones en los cuales se van posando mis pies, alcanzando, a su vez, mayor altura. 
Ahora lo veo cada vez más claro. Siempre será así. Pase lo que pase, cueste lo que cueste y pese a quien le quiera pesar. 


El comentario de Saioa ya está atesorado entre los muchos recibidos. Hay momentos en que me recojo en mi rincón predilecto, los releo y en mi cara se modula una nueva sonrisa que me dice con firmeza: 

Sergio, no hay la menor duda; éste es el camino. 


¡Gracias Saioa y Aitor! ¡Gracias Mª Jesús!




"No estás derrotado cuando pierdes. 
Estás derrotado cuando te das por vencido"


No hay comentarios:

Publicar un comentario